Nimphomaniac. Volumen 1. Comentario.




__________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Títuño original: Nymphomaniac
País: Dinamarca
Año: 2013
Duración: casi cinco horas; primera parte 117 minutos.

Dirección: Lars Von Trier
Guión: Lars Von Trier
Casting: Des Hamilton.
Dirección de Fotografía: Manuel Alberto Claro
Música: Varios.
Edición: Molly Malene Stensgaard
Diseño de sonido: Kristian Selin Eidnes Andersen.
Coordinador del departamento artístico: Cecilia Helner.

Diseño de Vestuario: Manon Rasmussen, 
Responsable de maquillaje: Dennis Amudssen

Productor: Louise Vesth
Productor ejecutivo: Peter Garder
Compañías: Zentropa International Sweden AB, Arte France Cinéma Film I Väst, Groupe Grand Accord. Arte g.e.i.e., con el apoyo de Danish Film Institute, Eurimages, Deutscher Filmförderfonds...


___________________________________________________________________________________________________________________

 Intérpretes:

Charlotte Gainsbourg: Joe,
Stellan Skasgard: Seligman,
Christian Slater:  padre de Joe,
Uma Thurman: Señora H.
Sophie Kennedy Clark : B,
Stacey Martin: joven Joe
Willem Dafoe: L,
Shia LaBeauf :Jerôme,
Jamie Bell: K,
Connie Nielsen : Madre de H,
...

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Esta es la loca y poética historia del recorrido de una mujer desde su nacimiento hasta  los 50 años, contada por Joe, la protagonista que se autodiagnostica como ninfómana. Una fría noche de invierno, Seligman, (Stellan Skarsgård),  un viejo y encantador  solterón encuentra en un callejón, descubre a la joven (Charlotte Gainsbourg), tirada den un callejón,  herida y casi inconsciente, después de que le hayan dado una paliza. Tras recogerla y cuidarla, siente curiosidad por saber cómo pudo haber llegado esa mujer a semejante situación; escucha con atención su  relato de la exuberante  y multifacética  historia de su vida llena de conflictos y turbias relaciones. 

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario 

 Lars Von Trier vuelve a las pantallas ascendiendo un grado en su nivel de provocación, que ya se está convirtiendo en una constante, tras el paréntesis poético de Melancolía. Ahora nos cuenta la historia de una mujer ninfómana, afectada por la hipersexualidad desde su niñez, interpretada por su actriz fetiche: Charlotte Gainsbourg. Completan el reparto actores de la talla de Stellan Skarsgard, Shia Labouf, Jamie Bell, Christian Slater, Connie Nielsen, Willem Dafoe, Jsper Chritiensen, Udo Kier y Uma Thurman; alguno de estos actores forman parte de la nómina habitual del realizador danés. El talante del realizador queda explícito en la estructura y planteamiento de la película, que constará de dos partes y se estrenará en dos versiones distintas: una explícita, con escenas de sexo interpretadas por dobles, y otra light, en la que estas imágenes se sugerirán. (Dirigido por...Marzo 2013).

El primer volumen advierte de que la versión que se presenta goza del permiso del autor, pero no de su participación, y, francamente, nos parece un truco muy vulgar para justificar un fiasco, pues si, a duras penas se pueden soportar los 117 minutos de metraje, cuesta imaginar el suplicio que podría suponer para el espectador el visionado completo de un film pretencioso, que gira en torno a un contacto físico del que gozan hasta los animales, - y mucho -, pero impregnando en los humanos de un discurso audiovisual con unas asociaciones intelectuales que poco o nada tienen que con el trastorno obsesivo-compulsivo al que los expertos llaman ninfomanía, que no es cualquier cosa, que comienza con la infancia de Joe, asociando el sexo con el cebo de la pesca con caña, usando el arte de la mosca, (quizás la parte más provocativa de la película-, el estudio del río y de las zonas en las que  se suelen colocar los peces de diferente envergadura, con el objetivo de pescar a favor de la corriente, la música,o la educación física. El sexo para Lars Von Trier reside casi exclusivamente en el cerebro. Claro que, al menos en esta primera parte, quiere jugar con ventaja y provoca a su público con el cuerpo de una joven adolescente, en el límite de la legalidad, (las ninfas son fases tempranas en la vida de un insecto, justifica Seligman, interpretado por Stellan Skasgard),  aunque la ninfomana-narradora, una Charlotte Gainsbourg muy deteriorada y maltratada fisicamente, es tan solo la protagonista intelectual de esta historia.

Tras la advertencia de que el realizador se desentiende de cualquier responsabilidad de esta versión, un largo plano negro, que te hace pensar que se ha estropeado el disco, la pantalla o tu televisor, un homenaje a Andrei Tarkovsky, da comienzo a este film tan pretencioso, que pocos críticos en nómina se atreven a llevarle la contraria; quien más lejos llega es Tim Robey (Telegraph) que afirma que "Podrías ver esta película durante sus 4 horas, y luego discutir durante 14 sobre si el sexo, para von Trier, es un eterno misterio del ser humano o un chiste cósmico a nuestra costa." (extracto en Filmaffinity) Resultó mucho más duro en 'Anticristo', pero ahora el cine de terror, cuya base es una mezcla de lo lúbrico y lo sagrado, (usando una definición de Giulio Carlo Argan, aplicada a Salvador Dalí, otro pornógrafo con aires intelectuales), ya nos ha acostumbrado a imágenes mucho más duras y espantosas, que superan con mucho las del enfant terrible danés, y además sin pretensiones. Lars Von Trier insultó a la prensa con sus famosas palabras escritas en sus manos (fack you); ahora la devuelven la baladronada, (fanfarronada en román paladino), y el público lo abandona. Los DVDs se pueden adquirir a precio de saldo, aunque nos guarda una sorpresa final: para poder leer los créditos armaos con una lupa.

La mejor secuencia la que protagoniza Uma Thurman con sus hijos, enfrentada a una joven ninfómana, paradójicamente anorgásmica, lo que no es extraño en el constructo mental que el cineasta se ha montado. Al final el ingrediente secreto del sexo es el amor (queremos entender el 'romántico'), un ataque claro de Von Trier  a los plantreamiento feministas en boca de Charlotte: "Para mi el amor sólo era lujuria, mezclada con celos, todo lo demás era un absoluta tontería; de cada cien crímenes cometidos en nombre del amor, sólo uno se comete en nombre del sexo. " ¿Y cuantos se cometen en nombre de la posesión, la humillación, el desamparo...? Una forma frívola de trivializar todo, menos el deseo.



 

Comentarios