El misterio de la felicidad. Daniel Burman.



_____________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original:
País: Argentina/Brasil.
Año: 2014.
Duración: 92 minutos.
Género: ciencia-ficción.

Dirección: Daniel Burman.
Guión: Sergio Dubkovsky y Daniel Burman.
Dirección de Fotografía: Daniel Ortega.
Música: Nico Cota.
Edición: Los Barrios.
Dirección de Arte: Margarita Tambornino.

Diseño de Vestuario: Roberta Pisci

Productores: Walkiria Barbosa, Vilma Lustosa, Marcos Didonet, Daniel Burman y Diego Dubkovsky
Productor asociado: Alberto Odorisio.
Productores ejecutivos: Jimena Blanco y Diego Dubkovsky.
Co-productor: Axel Koshevatzky.

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Guillermo Francella :Santiago,
Inés Estévez :Laura,
Fabián Arenillas :Eugenio,
Alejandro Awada :Odukian,
María Fiorentino :Elena,
Sergio Boris :Sergio.

  __________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

Santiago (Francella) y Eugenio (Arenillas), además de amigos, son socios de toda la vida en un negocio de electrodomésticos. Se entienden sin hablar, se complementan, se quieren, se necesitan. Pero un día, Eugenio desaparece sin dejar rastro. Santiago comprende la gravedad del asunto cuando Laura (Inés Estévez), la mujer de Eugenio, entre desesperada y herida, le da la noticia. Santiago y Laura empiezan a buscarlo, pero, de pronto, se dan cuenta de que no quieren encontrarlo. El análisis de los conceptos de fidelidad y traición les lleva a la conclusión de que por encima de los pactos establecidos están los sueños. (Filmaffinity.

__________________________________________________________________________________________________________________

Críticas:

"El misterio de la felicidad. Con unos primeros minutos de slapstick a lo Jacques Tati que resultan casi ridículos, y con unas maneras visuales y de montaje muy pobres, la película sólo despliega un par de chispazos gracias a la comicidad gestual de Guillermo Francella y a que, por suerte (y por desgracia), Burman aún es capaz de ciertas réplicas brillantes. Sin embargo, su magnífica mezcla de trascendencia y levedad se ha transformado, ojalá no definitivamente, en algo poco más que insignificante. "(Javier Ocaña. Burman no es Burman. Diario 'El País', 29 de agosto de 2014).



Comentarios