El niño. Daniel Monzón.






::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::




Ficha técnica:


Título original: El Niños
País: España
Año: 2014
Duración: 120 minutos.
Género: Thriller.

Dirección: Daniel Monzón
Guión: Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría
Dirección de Fotografía: Carles Gusi
Música: Roque Baños.
Montaje: Cristina Pastor.
Dirección artística: Antón Laguna.

Diseño de Vestuario: Tatiana Hernández.

Productores: Álvaro Agustín, Ian McShane, Bárbara Lennie, Vérane Frediani, Jordi Gasull, Frank Ribière y Edmond Roch 
Compañías. Ikiru Films, Telecinco Cinema, Mediaset España, Canal +, ONO, Rosp Corunna, Hispano Foxfilm.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes: 

Luis Tosar: Jesús Castro,
Bárbara Lennie Eva,
Sergi López,: Vicente,
Eduard Fernández:Sergio,
Jesús Castro: El Niño,
Moussa Maaskri: Rachid,
Jose Manuel Poga:Mario.
Ian McShane...


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


 Sinopsis: 


Estrecho de Gibraltar, la frontera sur de Europa; apenas dieciséis kilómetros separan África del Viejo Continente. Riesgo, adrenalina y dinero al alcance de cualquiera capaz de atravesar esa distancia en una lancha cargada de hachís volando sobre las olas y con la policía pisándote los talones. El Niño y el Compi quieren iniciarse en el mundo del narcotráfico, lo que para ellos es casi un juego. Jesús y Eva, agentes de Policía, llevan años tratando de demostrar que la ruta del hachís es ahora uno de los principales coladeros de la cocaína en Europa. Su objetivo es El Inglés, el hombre que mueve los hilos desde Gibraltar, su base de operaciones. La violencia creciente de las advertencias que reciben les indica que sus pasos van por buen camino… Los destinos de estos personajes a ambos lados de la ley terminan por cruzarse para descubrir que el enfrentamiento de sus respectivos mundos era más peligroso, complejo y moralmente ambiguo de lo que hubieran imaginado. 

Ver notas de Foxprensa. Pincha aquí si te interesa.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Crítica:


Carlos Boyero es un crítico con el que podrás estar de acuerdo o no, y nosotros muchas veces no lo estamos, como saben nuestros lectores, pero no se le puede negar que se expresa con bastante libertad y  se somete en general únicamente  a su propio criterio y gusto, más que a  otros intereses que denuncia en su crítica de 'El País', lo que da cierto aire de independencia y prestigia a un  periódico que la ha perdido en otros terrenos y está dejando de ser un medio de referencia. Respecto al film de Daniel Monzón, realiza un preámbulo muy ilustrativo: "Entiendes que las televisiones que producen cine se vuelquen en su promoción publicitaria intentando crear en el público el deseo, la necesidad e incluso la obligatoriedad de ver ese producto. Y, por supuesto, para que funcionen esas extenuantes y abusivas campañas conviene tener muy clara la solidez y el magnetismo de la oferta, saber que el espectador al que has machacado sin prisas y sin pausas desde la televisión vendiéndole el irresistible encanto de la criatura no se sienta estafado al conocerla después de pagar la entrada." A continuación cede un poco y continúa: "La trama es sólida, funciona. Sin estereotipos ni mitificaciones, entre gente, diálogos y gestos que respiran autenticidad, empeñados en encontrar el tono y la naturalidad de la vida real." (...) "El niño es irreprochable en muchos sentidos, su estética es poderosa, las persecuciones entre helicópteros y lanchas rápidas llevan la firma de un virtuoso de la imagen y del montaje, las interpretaciones son eficientes " Aunque concluye: "Aclarada mi admiración hacia sus muchas virtudes, no es una película que me deje poso, con la que me involucre sentimentalmente..." (Brillante pero no cautivadora. Diario 'El País', 29 de agosto de 2014).

El resto de la crítica española es inmejorable, alabando aspectos técnicos ya muy trillados en el cine de género  norteamericano, que, con frecuencia se menosprecia por algunos críticos españoles. Así lo ve José Arce: "Daniel Monzón regresa con otro thriller correcto, pero no notable, que se ambienta en un entorno tan cercano para nosotros como es la situación de España como ideal puerta de entrada de la droga que llega de África a la caza de paladares europeos." ("El Niño": al ritmo de la mandanga. La Butaca.net).Cualquier intento de comparar a Luís Tosar con Nicolas Kage me parece excesivo; el norteamericano llegó al cine de la mano de su tío, Fancis Ford Coppola, lo que trajo consigo no pocas reticencias, pero con el paso del tiempo ha logrado hacerse un hueco propio en el cine americano, merced a su físico  e histrionismo que destila algo malsano y perverso que lo convierte en único para realizar ciertas películas, en las que no podría encajar el mucho menos sofisticado actor español.

En el mismo tono se mantiene Joaquín R. Fernández: "Puede que la historia no aporte nada nuevo al género y que su duración sea excesiva, pero consigue enganchar al espectador sin insultar a su inteligencia. Además, posee un clímax estupendo en el que sobresale su conseguida carga dramática. (El Niño": juegos peligrosos. La Butaca.net). Una valoración muy suave, sin molestar, pero poco comprometida.

Tonio L.Alarcón, tras señalar las dificultades con las que se ha encontrado el thriller policíaco español y su trayectoria histórica, marcada por la censura, que dejaba que el espectador más avisado pudiera leer entre líneas,y que gozaba de una mayor libertad en el cine de policías y ladrones quinqui, por razones obvias, afirma que : "Frente al grueso del policíaco español, que suele centrarse en ambientes urbanos, El Niño mira continuamente hacia el mar. Aunque la acción transcurra en alguna de las ciudades que se sitúan a ambos lados del estrecho de Gobraltar, tanto la cámara como los personajes acaban casi siempre mirando hacia el cruce entre el Atlántico y el Mediterráneo. Por eso, la mayor parte de las secuencias de acción del largometraje están protagonizadas por los vehículos acuáticos que conducen los traficantes de hachis (...) normalmente enfrentadas  al acoso de los helicópteros de las fuerzas policiales. (...) Monzón deja claro que la clave de la captación de los jóvenes gomeros (conductores de las lanchas que trasladan el hachís a España) no es tanto el dinero fácil, que también (....) como la necesidad de romper con su entorno social y, de alguna manera repetir determinados patrones de comportamientos criminal que la ficción estadounidense se ha encargado de estilizar a lo largo de los años (Quemando goma.Dirigido por...Septiembre, 2014). Estamos tan empeñados en realizar análisis estilísticos y metalingüístico de nuestro cine que acabamos por no hacernos entender; España carece de una industria del cine, e incluso unos estudios que se montaron con gran esfuerzo de los españoles el año 2005, en 'La Ciudad de la Luz', en Alicnte, -nueve años ha durado la experiencia-,   ahora se están malvendiendo o medio.regalando sus equipos profesionales a universidades para pagar parte de su deuda, ante la incapacidad para motivar a los inversores. Pero aún más, no sólo osamos emular a los maestros norteamericanos del género, sino procuramos descontextualizar cualquier historia, por razones que se nos escapan. Pero llegar a afirmar que los jóvenes españoles no se hacen gomeros por dinero, es algo que no sólo contradice las historias de ladrones y contrabandistas, que se juegan la vida por el vil metal, sino que, de ser cierto, que lo único que pretenden   nuestros directores  es superar sus propios relatos, la verdad es que no nos interesa lo más mínimo,.


 

Comentarios