Ellas.Malgoska Szumowska





Ficha técnica:


Título original Elles.
País: Francia, coproducción:  Francia/Alemania/Polonia.
Año: 2011.
Duración: 100 minutos

Dirección: Malgoska Szumowska.
Guión: Tine Byrcker y Malgoska Szumowska
Casting: Aurélie Guichard.
Diseño de Fotografía: Michal Englert
Música. Original: Pawet Mykietyn; Ride of the Valkyries de Richard Wagner:Nocturno in C Minor, Op.48 de Fryderyk Chopin; Solomon de Georg Friedrich Haendel; Sinfoníano.2 Minor, Resurrection part 2 Andante Moderato de Gustav Mahler; Les Feuilles Mortes de Joseph Kosma, Sinfnia no.7 in A Mayor Op.92: Il allegretto de Ludwig Van Beethoven, Gloria in D Major "Gloria i Excelsis" de Antoio Lucio Vivaldi
Montaje: Françoise Tourmen, Jacek Drosio.
Diseño de sonido: André Rigaut.
Decorados: Pauline Bourdon.
Regidor: Benoît Baverel
Manager del set alemán:_ Dorothee Leuck.
Jefes de decoración. Francés: Pauline Bourdon; alemán: Katja Schlömer.
Dirección de post-producción: alemán: Niko Remus; francés: Samantha Baudier

Diseño de Vestuario: Katarzyna Lewinska.
Jefe de maquillaje: Cédric Gérard
Jefe de peluquería: Antonina Prestigiacomo.

Productor: Marianne Slot.
Productor ejecutivo: Olivier Guerbois; alemán: Johannes Rexin.
Director de producción alemán: Rüdiger Jordan
Productores ejecutivos. Francés:  Olivier Guerbois; alemán: Johannes Rexin

Compañías. Productoras: Slot Machine, en coproducción con Zentropa International Polanz, Agnieszka Kurzydlo; Zentropa International Köln, Bettina Brokemper, Canal  + Poland, Beata Ryczkowska, ZDF, Reinhold Elschot, Daniel Blum, Shot Szumowski, Malgoska Szumowska, Libertator Productions, Peter Aalbæk Jensen I- Peter Garde, con el apoyo de Polish Film Institute, Agnieszka Odorowicz, Filmstiftung NRW, Deutscher Filmfrderfonds, Programme Media de l'Union Européenne , La procirep, L'Angoa-Agicoa, y la participación de Haut et Court Distribution, Memento Films International...Distribución:  Haut et Court Distribution, Memento Films, Edition Videóo, Slot Machine, Media Europee Loves Cinema,Cameo, Golem.


Intérpretes:


Juliette Binoche: Anne,
Anaïs Demoustier: Charlotte,
Joanne Kullg: Alicjam
Krystina Janda: la madre de Alicja
Louis-Do Lencquesaing: Patrick,
Andrezej Chyra: cliente sádico,
Ali Marhyar: Saïd,
François Civil: Floent,
Pablo Beugl: Stéphane
Valérie Dréville: la madre de Charlotte,
Jean-Louis Coulloc'h: padre de Charlotte,
...

Sinopsis:


Anne, una mujer adinerada, madre de dos hijos, afincada en París y periodista de investigación para la revista Elle, está escribiendo un artículo sobre la prostitución estudiantil. Su encuentro con dos universitarias ferozmente independientes, Alicia y Charlotte, le producen un profundo desasosiego, obligándola a poner en duda sus convicciones más arraigadas acerca del dinero, la familia y el sexo.


Críticas:


No puedo estar más de acuerdo con Boyero en esta ocasión, porque soy de la opinión de que una simple fotografía de la Binoche en un cartel de cine o la carátula de un vídeo es suficiente para atraer al público. Algo parecido a lo que ocurre con Isabelle Huppert, pero hace mal en mostrar semejante desprecio ante la directora polaca, como veremos en el comentario : "Ellas pretende acercarse al mundo tan cotidiano como oscuro de la prostitución de lujo. Hago memoria cinematográfica y descubro que el cine sobre las mercenarias del sexo solo ha resultado brillante cuando ha sido abordado en clave de comedia. Wilder, que sabía mucho del tema y de comedias, creó algunas putas inolvidables en Irma la dulce, Bésame tonto y Primera plana. Malgoska Szumowska lo aborda en un tono que a veces se acerca al documental, sin moralina, sin juzgar a los personajes. Se agradecen sus intenciones, pero todo resulta desvaído, no sabes que pretende contarte. Se supone que habla del desorden anímico, las torturas y los fantasmas con causa que se le aparecen a una periodista cuya existencia parecía estable, cuando decide escribir un reportaje sobre dos estudiantes que ejercen de putas, mujeres jóvenes y sin circunstancias trágicas a la que parece compensar las ventajas económicas que obtienen con el comercio de su cuerpo. Y, por supuesto, a veces aparece la sordidez o el sadismo entre su clientela yuppie, pero parecen no llevarse mal consigo mismas." (Juliette Binoche en 'Ellas' : bella...inane. Diario 'El País, 23 de junio de 2012).


Comentario:


Vamos a tratar de explicar y explicarnos por qué gustó tanto 'Joven y bonita' de François Ozon, en menor medida al público que a la prensa del ramo, como evidencia la baja recaudación y el descenso del precio de la cinta en comercios especializados con una clientela culta, como la cadena francesa FNAC; como habréis observado si sois asiduos lectores de nuestro blog, no solemos dar nombres ni marcas, pero en esta ocasión y, dada la desaparición paulatina de las entrañables tiendas pequeñas de discos, películas y libros, la franquicia gala centra bien el tema-,y, a continuación, por qué se rechaza la de la directora polaca Malgoska Szumowska, especialmente en un país como el nuestro que ha sido incapaz de hacer una película seria sobre la prostitucion de las estudiantes, mayores o menores de edad.

El propio Carlos Boyero decía entonces: "Si (Ozon)  formalmente ha dividido su filme en cuatro estaciones (empezando por el verano), que a su vez son presentadas por sendas canciones de Françoise Hardy, en el fondo ha sabido no dar recetas ni moralina para su personaje, todo ello –como es obvio en Ozon- empaquetado en unos fluidos y elegantes movimientos de cámara. Al cineasta no le han quedado buenos recuerdos de sus años de juventud: “A menudo, se idealiza la adolescencia en el cine mundial, se la ensalza exageradamente. Conservo un recuerdo más bien doloroso y difícil de la mía. Tenía ganas de abordarlo desde la distancia para hablar al respecto de forma diferente” (Carlos Boyero.Adolescencia francesa frente a ultraviolencia mexicana. Diario 'El País')-

Nosoros decíamos: " El trazo fino de su escritura, el cuerpo en proceso de desarrollo de la joven en el que las formas reveladoras de su sexo apenas han comenzado a aflorar, destruyendo en su avance lo poco que queda de la niña que fue, se apoyan en referencias literarias pretendidamente refinadas (...) La joven fría y anorgásmica descubre en la ausencia de satisfacción sexual la fuente de su poder, que le procura un enriquecimiento rápido y sin esfuerzo, (...)  Este uso del cuerpo de Marine Vatch funciona como una sinécdoque que contamina la totalidad del discurso cinematográfico y se transmite a un contemplación del uso de las cámaras como elegante". Si nos fijamos un poco más, las últimas películas que han realizado hombres sobre el sexo precoz o  mercantilizado de preadolescentes o jóvenes estudiantes universitarias de los primeros cursos ( la citada 'Joven y bonita', Nymphomaniac, Volumen 1, de Lars Von Trier, o incluso de mujeres ya adultas como 'La pianista' de Michael Haneke) , todas las protagonistas tenían una característica común: o eran anorgásmicas o se practicaban ellas mismas el ginocidio o autocastración, para no perder un ápice de su poder, como la oscura pianista del realizador austriaco. Isabelle, ('Joven y bonita'),  es casi una niña, apenas tiene pecho, y se rebela contra una madre de la clase alta, que la contempla como una viciosa, algo que no contradice la realidad de una joven a la que le gusta prostituirse, hasta que un  anciano amante fallece practicando el sexo con ella. Una mala experiencia que contamina, de momento, sus fantasías sexuales con hombres mayores, previo pago del precio establecido.

Malgoska Szumowska, una mujer que no pretende vencer ni derrotar a las amantes, elimina la figura intermediaria de la madre, como ser posesivo, y ni tan siquiera obsesionada por la seguridad de unas hijas que estudian en una ciudad diferente a la de su residencia, por lo que no sufren ningún tipo de control materno. Tanto ellas como Anne, la periodista de Elle, son mujeres formadas, a las que les gusta el sexo, con una pareja o en solitario; las jóvenes han encontrado, además, la forma de pagarse un buen apartamento en el centro, con una actividad que les exige poco tiempo y les da más dinero que un empleo de canguro o un trabajo en un establecimiento de fast food o comida rápida, y  se encuentran felices por ello, aunque en alguna ocasión se cruce un sádico en su camino, obstáculo en su negocio que parecen superar bastante bien. Se arriesgan al trabajar como autónomas, concertando sus citas por internet: Lo que les ofrecen, en caso contrario,  es una habitación en casa de un hombre, que puede ser su padre, a cambio de limpiar el piso, hacer la comida y dejarse prostituir. La alternativa la tienen clara.

Malgoska, con el apoyo financiero y artístico de importantes países europeos y una puesta en escena digna e interesante, pone sobre el tapete una realidad no sólo económica, sino ética y moral de gran calado..La crisis económica que afecta al sistema capitalista de Occidente, los recortes en las ayudas a los estudiantes, incluidos las becas Erasmus para los jóvenes europeos,  han hecho proliferar estas páginas de contactos de jovencísimas estudiantes que ofrecen sexo a hombres que, como dice Charlotte, podrían ser sus padres, introduciendo de nuevo  incluso la desaparecida figura de 'criada para todo'. ¿Qué posibilidades tiene una mujer que se aproxima a sobrepasa los cuarenta años de encontrar un trabajo digno, en un mundo en el que se va generalizando la esclavitud sexual? La propia Anna, interpretada por Juliette Binoche, una mujer de buena posición, culta, que no puede con sus hijos (varones), para los que  la pareja que forma con su marido no es un referente válido, fracasa cuando intenta atraerse a su marido, que prefiere satisfacerse con las jovencitas, mientras ella, a pesar de su estatus sigue haciendo las labores propias del ama de casa y debe soportar ser reprendida por su esposo por no vigilar bien a sus hijos; todos los hombres de la casa,menos el niño pequeño, consumen sexo cibernético.. La última imagen del film es absolutamente distópica y deprimente; dice Boyero que la periodista y las chicas se llevan bien. ¿Y por qué no debían hacerlo? ¿Son enemigas acaso? ¿Que hubiera hecho Anne de haber nacido veinte o más años después? ¿Por qué nadie habla de ésto, ni siquiera la Iglesia, en la Europa liberal?

Magolska Szumowska ha hecho una película elegante, con sexo explícito e incluso aberrante, en el caso de Joanne Kullg, aunque filmado de forma discreta, y más velado en el de Anaïs Demoustier, escondiendo ciertas partes de sucuerpo con escorzos deliberados o alejando las cámaras de la chica. Entonces ¿Que ha hecho mal? Con toda probabilidad alarmar a las familias que mandan a sus hijas a estudiar al extranjero, sin saber que, algunas de éstas pueden estar prostituyéndose para vivir igual que en casa, aunque independientes y sin controles. Hecho que favorece la crisis económica, que ya nadie duda que es un fin de era que anuncia un nuevo sistema productivo. Tras ver una película como ésta, financiada por tantos organismos europeos, con un reparto encabezado por Juliette Binouche, algunos países como el nuestro debía ponerse las pilas e impedir que los jóvenes mejor formados nos abandonen en busca de oportunidades mejores que las que se le ofrecen aquí; Polonia es un país recientemente incorporado a la Unión Europea, que, por lo que se ve,sabe subirse al carro del progreso. Puede que otros de la misma zona también le sigan.Sería lamentable que se sirvieran de los jóvenes que se han formado en las Universidades españolas.

Comentarios