Profundo carmesí.Arturo Ripstein



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Profundo Carmesí.
País: Co-producción: México/Francia/España.
Año: 1996.
Duración: 116 minutos aprox.

Dirección: Arturo Ripstein.
Guión: Paz Alicia Garcíadiego (esposa de Arturo Ripstein ).
Casting: Leticia Córdoba.
Dirección de Fotografía: Guillermo Granillo, a.m.c.
Música: David Mansfield.
Edición: Rafael Castanedo.
Escenografía: Antonio Muñoz-Hierro

Diseño de Vestuario: Mónica Neumaier.
Maquillaje: Carlos Sánchez.
Peinados: Eduardo Gómez.

Productores: Miguel Necoechea y Pablo Barbachano;  Alejandro Arroyo, Benjamín Cabral, Laura Moctezuma.
Co-Productores: Marin Karmiz, José María Morales y Fernando Sariñana (IMCINE)
Productora ejecutiva: Tita Lombardo
Director de producción: Yvon Creen.
Jefa de producción: Puy Oria.
Compañías. Productoras. Instituto Mexicano de Cinematografía, Ivania Films, MK2 Productions, Wanda Films; Televisión Española y  Les Productions Traversiere,  con el apoyo del FONCA, el Gobierno del Estado de Sonora, la Policía Federal de Caminos, el Cuerpo de Bomberos de Cananea; filmada en EstudiosChurubuscoAzteca.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Regina Orozco: Coral  Fabre.
Daniel Giménez Cacho: Nicolás Estrella,
Sherlyn González: Teresa,
Giovanni Florido: Carlitos,
Fernando Soler P.:  Don Dimas,
Alexandre Vicencio: Imelda,
Patricia Reyes Spíndola: Sra. Ruelas,
Julieta Egurrola: Juanita Norton,
Esteban Soberanes: Cantinero,
Marisa Paredes: Irene Gallardo,
Rosa Furman: Sra. Silberman,
Verónica Merchant: Rebeca Sampedro,
Oscar Castañedo: Doroteo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

En esta ocasión Arturo Rupstein lleva a las pantallas la historia de Coral Fabre, una enfermera que se ocupa de pacientes terminales, y que inició su carrera como empresaria de pompas fúnebres, preparando los cuerpos femeninos para los entierros, que lucha por sacar adelante a sus dos hijos, mientras sueña con Charles Boyer, en el México de 1949. Una casualidad nefasta, un anuncio de un tal Nicolás Estrella, que presume en un consultorio del corazón de su parecido con el actor francés y de ser un caballero español en busca de una relación sentimental en una de las revistas que acostumbra a leer esta mujer, hace que encuentre fatalmente este anuncio. Coral decide escribirle. La película está basada en la historia real de la pareja de "corazones solitarios" Martha Beck y Raymond Fernandez, que en los años 40 cometieron una serie de asesinatos, cuya historia ha sido llevada al cine en otras ocasiones: The Honeymoon Killers, (Los asesinos de la luna del miel),dirigida por Leonard Castle en 1969, y Lonely Hearts, dirigidapor Todd Robison en 2006 y protagonizada por John Travolta y Salma Hayek.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Premios 

1997: Sundance: Premio Cine Latinoamericano (Mención honorable) 
1996: Venecia: Mejor guión, mejor música y mejor escenografía .

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Arturo Ripstein repite en 'Profundo Carmesí', la historia de una pareja de asesinos, que contactaron en un consultorio sentimental llamado 'Corazones solitarios', formando una pareja de sociópatas y psicópatas, con menos carga romántica y aureola épica que Bonnie and Clyde, o Kit y Holly, los protagonistas de Bad Lands (Malas Tierras (Terrence Malick, 1973). La pareja que forman Coral y Nicolás es mucho más enfermiza y está unida por profundos lazos más oscuros y sórdidos. El hombre,  tremendamente narcisista, recibió un golpe en el cráneo mientras viajaba en un barco a Norteamérica, tras la Segunda Guerra Mundial, que, al parecer, afecto a su comportamiento social y sexual. Escondía un terrible secreto: unas migrañas que le habían hecho perder el cabello y que le obligaban a cubrir parte del cráneo con un peluquín, unas veces artificial y alguna que otra no. Coral, una mujer joven con exceso de peso, es presentada por Ripstein como una mujer que siente una atracción fatal patológica por este hombre, que antepone a sus propios hijos, lo que le dejará un poso de rencor y resentimiento en su corazón que finalmente pagará otro niño pequeño e inocente.

Nicolás vive de las mujeres que están solas y necesitan de una compañía masculina. La colaboración de Coral es decisiva para que este ladronzuelo de tres al cuarto pueda  concluir con éxito sus pequeñas estafas. La mirada de Ripstein y de la guionista, su esposa Paz Alicia Garciadiego, hacia las mujeres en general no es precisamente muy complaciente: en esta pareja, la mujer añade a su servilismo y deseos libidinosos, la crueldad con los hijos a los que deja en las puertas de un orfanato, la insensibilidad ante la muerte, con la que ha convivido durante muchos años, y la facilidad de quitar la vida a todo lo que se interpone entre ella y su amante. Su físico repelente, tomado desde los ángulos menos favorecedores para ella, incrementan el sentimiento de rechazo que produce.

Es digno de respeto y reconocimiento el hecho de que Arturo Ripstein no haya cedido un ápice ni a la popularidad ni a la comercialidad de sus realizaciones cinematográficas, y se haya mantenido firme a un discurso sobrio incluso en la gama cromática, en la organización de los espacios, aunque los sets aparezcan abigarrados con todos los objetos que funcionan como un fetiche en los hogares de mujeres maduras, casi ancianas, en las que abundan las fotografías, los objetos religiosos, los manteles de ganchillo, los cuadros heredados, llenos de polvo y oscurecidos por el tiempo, que sirven para enmarcar mejor a sus diferentes personajes.

Pero Ripstein condena también la forma de hacer justicia con los más desgraciados que riege en su país. Confesada la culpa, sencillamente se les aplica la 'ley de fugas', una especie de ejecución extrajudicial en la que se simula que el preso ha intentado escapar. La pareja sabe que no tiene escapatoria y que ha llegado al final de su trayecto vital. En esta ocasión el director mejicano abandona los espacios claustrofóbicos y opta por la road movie, obligado por la dinámica de los asesinatos, manteniendo una constante de su cine: la imposibilidad de cambiar la naturaleza de los hombres. Carlos Boyero sentenció en su momento que el film de Ripstein era de una ferocidad y crueldad corrosiva e inteligente; Fernando Morales de dura, áspera y escabrosa (extractos en Filmaffinity)


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentarios