Willard. La revolucion de las ratas. Daniel Mann





Ficha técnica:


Título original:  Willard.
País: Estados Unidos.
Año: 1971.
Duración: 95 minutos.

Dirección: Daniel Mann.
Guión: Gilbert A. Ralston, basado en la novela Ratman's Notebooks de Stephen Gilbert.
Casting:  Irving Lande.
Dirección de Fotografía: Robert B.Hauser, a.s.c.
Música: Alex North.
Director artístico: Howard Hollander,
Decorador del set: Ralph S.Hurt.

Diseñode Vestuario: Eric Seelig y Dorothy Barkley.
Maquillaje: Gus Norin,
Peluquería: Hazel Washington.

Productor: Mort Briskin.
Productor ejecutivo: Charles A.Pratt
Compañías: Bing Crosby Productions.Prism Entertainment., BCP para Cox Broadcasting Corporation,


Intérpretes:


Bruce Davidson: Willard Stiles,
Sondra Locke: Joan,
Elsa Lanchester: Henrietta Stiles,
Michael Dante: Brandt,
Jody Gilbert: Charlotte Stassen,
William Hansen: Barskin
John Myhers: Carlson,
J.Pat O'Malley: Jonathan Farley,
Joan Sahwlee: Alice,
Ernest Borgnine: Martin



Sinopsis:


Los compañeros de trabajo del inadaptado Willard (Bruce Davison) siempre se burlan de él, e intentan restarle mérito a su trabajo. Sus únicas amigas son unas ratas que cría en casa, Ben y Socrates, y todos sus amiguitos. Pero cuando sus compañeros matan a una de ellas, Willard creará un ejército de ratas que le ayudarán a buscar venganza... Pequeño filme de culto dentro del género de terror que tuvo una secuela en "Ben" (1972) y un remake de mismo título original, "Willard", en el 2003.


Crítica.


Desde esta primera adaptación de la novela Ratman's Notebooks de Stephen Gilbert, dirigida por Daniel Mann, hasta la última de 2003, obra de Glen Morgan, han pasado doce años, sin embargo la distancia entre ambas demuestra que este tiempo no ha transcurrido en balde. El Willlard interpretado por Crispin Glover es mucho más rencoroso, perverso y malsano que su antecesor, a su lado el encarnado por Bruce Davidson es incluso angelical,. El subtexto tiene mayor carga psicológica y edípica y el personaje se halla inmerso en un contexto mas hostil, político y con posturas más enfrentadas, en el que no sólo la metáfora de la revolución de las ratas cobra más fuerza, sino las formas son más oscuras. El destino del gato, un animal doméstico muy querido por el hombre es sacrificado a la furia de un ejército de alimañas nauseabundas que pocos hombres pueden soportar.

El Willard de 1971 es más inocente; está sometido a la madre pero ésta todavía conserva el aspecto de un ser humano. Dirige, a través de su lugarteniente Ben, el ejército de roedores, que cometerá más de un asesinato por él, pero pierde la batalla ante su contrincante, al que, en alguna ocasión, se le otorga un nivel de inteligencia impensable, como el de poder discernir en un caja de cartón que contiene veneno para  su exterminio; tras una exploración previa a la ingesta que prepara el chico y que levanta las sospechas de este, Salvo estos matices que hacen de esta película un producto más característico del género de terror, frente a la de Glen Morgan, de la que ha desaparecido cualquier rastro de humanidad, el segundo Willard es un auténtico remake de éste, pero mucho mas oscuro e inquietante. Abstenerse aquellos a quienes les de mucho asco las ratas, máxime si se trasladan en manada.


Comentarios