Anonymus. Roland Emmerich




:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original Anonymus.
País: Rerino Unido,
Año: 2011.
Duración: 130 minutos.

Dirección: Roland Emmerich.
Guión: John  Orloff.
Casting: LeoDavis, Lissy Holm.
Dirección de Fotografía: Anna J.Foerster
Música:Homas Wander y Harald Kloser.
Edición: Peter R.Adam.
Supervisor efectos visuales: Volker Engel, Marc Weigert.
Coordinador de especialiostas: Rainer Werner.
Directores artísticos: Stefan Speth, Sabine Engelberg, Bryce Tibbey, Kim Fredericksen.
Decorador del set: Simon Boucherie.

Diseño de Vestuario: Lisy Christl.
Responsable de peluquería: Heike Merker,
Responsable de peluquería: Björn Rehsein.

Productores: Roland Emmerich, Larry Franco, Robert Leger.
Productores ejecutivos: Volker Engel, Marc Weigert, John Orloff.
Co-productor: Kirstin  Winkler.Charlie Woebcken, Christoph Fisser, Henning Molfenter.
Diseño de Producción: Sebastian Krawinkel.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Rhys Ifans; Edward de Veres, 17º Conde de Oxford,
Vanessa Redgrave: Reina Elizabeth,
Joely Richardson: Joven reina Elizabeth I
David Tewlis: William Cecil, Primer Lord Burghley,
Xavier Samuel: Carlde Southampton.
Sebastian Armesto
Rafe Spall
Edward Hogg: Robert Cecil,
Sebastian Reid: Carlde Essex
Jamie Campbell Bower: Joven Carlde Oxford,
Trystan Gravelle: Christopher Marlowe,
Helen Baxendale: Anne de Vere,
Mark Rylance: Condell,
Derek Jacobi: presentador.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:


Aprovechando las lagunas históricas sobre la identidad de William Shakespeare, que han preocupado a grandes escritores como Mark Twain y Charles Dickens hasta Henry James y Sigmund Freud , de cuyas obras se han llegado incluso a realizar estudios sobre los diferentes manuscritos que se le atribuyen y que hablan  de su gran cantidad de faltas de ortografía y de la más que probable existencia de un corrector de estilo, Roland Emmerich aporta una cuestión de interés, en la que apenas se incide cuando se habla, tanto en la película, como  acerca de esta época, en la que se estaban formando las naciones modernas: la lucha que entonces existía entre los reyes, que querían consolidar su dominio y los nobles que se resistían a ceder parte de su poder (recordemos la tradición legendaria inglesa de los caballeros de la mesa redonda, en la que no había posibilidad de la existencia de un lugar privilegiado; o en episodios trágicos como el de 'La Campana de Huesca', cuyo badajo estaba constituido por las cabezas de los nobles, decapitados por Ramiro II El Monje, rey de Aragón, porque se negaron a cumplir sus órdenes), IsabelI de Inglaterra se apoyaba en un plebeyo, Robert Cecil, porque desconfíaba de la nobleza inglesa; en 1513 Nicolás de Maquiavelo había escrito su célebre libro 'El Príncipe' en el que aconsejaba a los reyes sobre cómo someter a los nobles que hasta ese momento consideraban al monarca simplemente como el  primus inter pares, (el primero entre sus iguales) . La película, pues, no se cuestiona quién escribió los libros atribuidos a un modesto actor, William Shakespeare, sino que  presenta a Edwar De Veres, 17º Conde Oxford como el verdadero autor, que arremetió ferozmente contra el 'valido'de la reina Robert Cecil, contextualizando la historia en  un época de intrigas, de amoríos cortesanos ilícitos, de conspiraciones promovidas por una nobleza ávida de poder; y todo ello quedaba reflejado en el lugar más inesperado: el teatro londinense.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:


Anonymus es la historia peor contada y más confusa, a la que es difícil incluso clasificar, ya sea como biopic del autor de Hamlet, ya como drama histórico, y a la par embrollada por la profusión de personajes, la representación de obras shakesperianas  que escandalizaban a la sociedad de su tiempo por las alusiones a personajes claves que ostentaban el poder, escritores que giraban alrededor de Shakespeare, nobles que mantenían relaciones ilícitas con la reina, distintas edades y etapas de la vida de los protagonistas, y en medio de todo este barullo un gran tragedia griega: relaciones incestuosas del supuesto autor que se esconde tras  el célebre nombre del dramaturgo más célebre que escribió en lengua inglesa, con su propia madre, Isabel I, de la que, al parecer era su hijo, y con la que tuvo un descendiente. La madre, que había perdido la cuenta de quienes eran sus retoños, incluso mandó decapitar a uno de ellos. Mientras tanto, el espectador intenta orientarse con los Señores de Oxford, de Essex, Southampton..., que la verdad es que importan bien poco, porque acaban convirtiéndose en los árboles que impiden ver el bosque.

Carmen Lobo viene a confirmar esta impresión, cuando afirma: "Acostumbrado a las superproducciones con muchos ceros detrás, lo mejor de la película resulta la recreación de aquel Londres chorreante, sucio y peligroso así como las magníficas vistas aéreas y otras filigranas técnicas de alto presupuesto. Sin embargo, acaba resultando excesiva y confusa: demasiadas conspiraciones, demasiados incestos, demasiada gente, demasiada ambición... Demasiada. Al menos, algo queda claro: Emmerich sabe que fue Edward De Vere, conde de Osxord, el verdadero autor de aquellas piezas maestras y Shakespeare un tipo casi analfabeto, un fraude absoluto, idea que quiere transmitir con un guión embarullado que despista sobre el asunto supestamente central. (Shakespeare qué catástrofe. Diario La Razón).

A josé ManuelCuéllar le convencen las interpretaciones: "En este punto, en el de la interpretación, hay que pararse pues es donde el filme coge altura: dicho conde es el formidable, una vez más, Ryhs Ifans, aquel estrambótico compañero de piso de Hugh Grant en «Nothing Hill», que ha hecho carrera con un talento pocas veces reconocido. Ifans forma teórica pareja de élite con la siempre excelente Vanessa Redgrave en un duelo que eleva hasta las nubes la obra de Emmerich." (Anonymus. Diario ABC)

Comentarios