Dos días, una noche. Jean Pierre y Luc Dardenne




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Títul oroginal: Deux jours, une nuit.
País: Francia/Bélgica/Holanda.
Año: 2014.
Duración: 95 minutos.
Género: Drama social.

Dirección: Jean- Pierre y Luc Dardenne.
Guión: Jean-Pierre y Luc Dardenne.
Casting:
Dirección de Fotografía: Alain Marcorn
Montaje: Marie-Héléne Sozo.
Director artístico: Igor Gabriel.

Diseño de Vestuario: Maïra Rameddhan-Levi.

Productores: Denis Freyd, Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne Productores asociados: Arlette  Zilberbig,
Director de Producción: Delphine Tomson.
Diseño de producción: Igor Gabriel.
Estudio: Wanda Films. Compañías. Productoras: Christelle Cornil, Les Filmes de Fleuve, Archipel 35.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Marion Cotillard: Sandra,
Fabrizio Rongione: Manu
Pilly Grine: Estella,
Simon Caudry: Maxime.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

La historia gira en torno a Sandra, una joven asistida por su marido, que tiene sólo un fin de semana para convencer a sus colegas a renunciar a sus bonos para que pueda mantener su trabajo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

Scott Foundas, alaba el film en Variety: "The Dardenne brothers take on a movie star and lose none of their beautifully observed verisimilitude in another powerhouse slice of working-class Belgian life" .(Los hermanos Dardenne incorporan a una estrella de cine y no pierden nada de su verosimilitud ni de su maravillosa capacidad de observación ofreciendo otra poderosa muestra de la vida de la clase obrera belga ) .(Cannes Film Review: 'Two days, one Night'. Variety).

Javier Ocaña hace una buen crítica del film de los cineastas belgas: "Dos días, una noche, película que huele a cine de guerrilla, de combate, sobre todo en estos tiempos de crisis económica y despidos laborales masivos. El planteamiento, maquiavélico, está por desgracia a la orden del día en pequeñas y grandes empresas: dejar en manos de sus empleados ciertas decisiones, por ejemplo si se revoca el despido de una persona del grupo, a cambio de renunciar al plus que corresponde a los demás. Dividir para vencer. (...)  La dignidad se vende a 1.000 euros. Según el planteamiento de los Dardenne, esa es la cantidad que separa la solidaridad del individualismo, el apego de la sinrazón, el dolor de la rabia. (...) Pero estos artistas del cine social europeo pueden ser muchas cosas excepto maniqueos. (...) nunca juzgan. Y aquí cada trabajador encuentra sus razones para apoyar o denegar la cuestión, y todas pueden llegar a ser loables, comprensibles. Si unas lo son más que otras queda en la mente, en la conciencia, y en las tripas del espectador." (Olor a cine social del siglo XXI. Diario 'El País').

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Los hermanos Dardenne realizan con el público un ejercicio muy parecido al que hacen los empresarios y ejecutivos de la película con sus empleados, a los que obligan a decidir sobre perder los miserables mil euros de la paga extraordinaria, que algunos privilegiados gastan en una noche loca, y que  muchos empleados necesitan para cubrir necesidades tan vitales como pagar los suministros de energía eléctrica y agua de todo el año, o, en caso contrario asumir la culpa del despido de una compañera, casada con un camarero, madre de dos hijos, con una una hipoteca, que ha superado una gran depresión. Los cineastas sitúan a su público ante  un dilema moral: el de decidir si lo que hace cada uno de los trabajadores es lo que ellos harían en una situación parecida, y de qué lado se inclinan finalmente.

Un ejemplo actual de cinema verité en el que se narra sin metáforas ni rodeos la realidad de los trabajadores en  la pequeña y mediana empresa, en la que es fácil conocer la posición de cada uno de ellos, por muy secreto que sea el voto que deban emitir y que pueda contrariar las decisiones de sus jefes, y en cuya plantilla figuran emigrantes de diferentes latitudes. El relato de esta historia, muy necesaria en la situación actual, aunque produzca más de una deserción en el cine de algún espectador que acude al cine buscando evasión y no que le cuenten cómo es su vida cotidiana. Pero los Dardenne hacen algo más que narrar abusos, desvelan los juegos sucios que deben soportar muchos trabajadores para poder alimentar a sus familias, con sueldos mileuristas, un ejercicio muy conveniente para la mayor parte de la población, no sujeta a estas presiones.



Comentarios