Birdman .La inesperada virtud de la ignorancia.





Ficha técnica:


Título original: Birdman. (or The Unexpected Virtue of the Ignorance)
País: Estados Unidos.
Año: 2014.
Duración: 119 minutos.

Dirección: Alejandro G. Iñárritu,
Guión: Alejandro G.Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Jr, Armando Bo.
Casting:  Francine Maisler, c.s.a.
Director de Fotografía: Emmanuel Lubezki, a.s.c., a.m.c. (Gravity).
Música de batería original: Antonio Sánchez.
Montaje: Douglas Crise (Babel), Stephen Mirrione, a.c.e. (Agosto).

Diseñador de Vestuario: Albert Wolsky

Productor: Alejandro G. Iñárritu, John Lesher ('Sin tregua'), Arnon Milchan (12 años de esclavitud), James W. Skotchdopole (Django desencadenado).
Productores ejecutivos: Christopher Woodrow (Killer Joe), Molly Conners ( Frozen River), y Sarah E. Johnson (Ojalá estuviera aquí).
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Compañías: Fox Searchlight Pictures y Regency Enterprises presentan una producción de New Regency/M Productions/Le Grisbi.



Intérpretes:


Michael Keaton: Riggan Thomson. Keaton,
Zach  Galifianakis: Jake, productor de la obra,
Edward Norton:  Mike Shiner,, novio de Lesley,  un sinvergüenza con un ego monumental, además de sublimemente vanidoso, codicioso y un poco taimado, pero a la vez dotado de un gran talento.
Andrea Riseborough: Laura, amante de Riggan,
Amy Ryan: Sylvia, la madre de Sam y ex esposa de Riggan,
Emma Stone: Sam, hija de Riggan, que acaba de salir de un programa de rehabilitación y colabora con su padre.
Naomi Watts: Lesley, una actriz que debuta en Broadway con la obra de Riggan, 
Lindsay Duncan: Tabitha,
Merrit Wever: Annie.
Jeremy Shamos: Ralph
Bill Camp: Hombre loco,
Damian Young: Gabriel.


Notas de producción:


Sinopsis:


'Birdman  o la inesperada virtud de la ignorancia” es una comedia negra que cuenta la historia de un actor (Michael Keaton) – famoso por dar vida a un emblemático superhéroe– que lucha por montar una obra de teatro en Broadway. En los días que preceden a la noche del estreno se enzarza con su ego y trata de recuperar a su familia, su carrera y a sí mismo.

La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear”.
Don Quijote, de Miguel de Cervantes

La comedia negra de Alejandro G. Iñárritu, Riggan Thomson (Michael Keaton) espera que encabezando una nueva y ambiciosa obra en Broadway logrará, entre otras cosas, dar nueva vida a su moribunda carrera. En muchos sentidos es un iniciativa profundamente insensata, pero el antiguo superhéroe del cine tiene grandes esperanzas de que este ardid creativo le legitimará como artista y demostrará a todos –incluido él mismo– que es algo más que una vieja gloria de Hollywood.

Al aproximarse la noche de estreno de la obra, el actor principal de Riggan resulta herido en un insólito accidente durante los ensayos y tiene que ser sustituido rápidamente. A sugerencia de la primera actriz, Lesley (Naomi Watts), y ante la insistencia de su mejor amigo y productor, Jake (Zach Galifianakis), Riggan contrata de mala gana a Mike Shiner (Edward Norton), un elemento peligroso que garantiza la venta de entradas y una elogiosa crítica de la obra. Mientras se apresta a debutar en escena, Riggan debe vérselas con su novia y coprotagonista, Laura (Andrea Riseborough); con su hija, recién salida de un tratamiento de rehabilitación, y con su ayudante personal, Sam (Emma Stone), así como con su ex esposa, Sylvia (Amy Ryan), que aparece de vez en cuando para dejarse ver, con la intención de estabilizar la situación.

Iñárritu observa que algunos elementos de la historia de Riggan tenían un significado especial para él; en particular, la efímera naturaleza del éxito y la cuestión de la relevancia. “Yo estaba interesado en examinar los combates con el ego, la idea de que el éxito que uno alcance, independientemente de que sea económico o de prestigio, siempre es una ilusión. Es transitorio. Cuando uno persigue las cosas que cree que quiere y hace posible que el público dé validez a sus aspiraciones; cuando por fin lo consigue, no tarda en descubrir que esa alegría es fugaz”.Riggan es profundamente humano”, afirma Iñárritu. “Yo lo vi como una especie de don Quijote, cuyo humor nace de la disparidad y permanente desacoplamiento de sus elevadas ambiciones y la innoble realidad que lo rodea. Básicamente, es la historia de todos nosotros”.Me gustan los personajes que tienen defectos, que son dubitativos, que se mueven a fuerza de dudas y contradicciones …lo que incluye a todos los que conozco. Las decisiones de Riggan han sido erróneas y ello ha afectado a las personas de su entorno. A lo largo de toda su vida, Riggan ha confundido el amor y la admiración. Y cuando se ha dado cuenta de la escasa importancia de la segunda, ha tenido que empezar a aprender, con dolor, cómo amarse a sí mismo y a los demás”.
.
Para el atormentado ego de Riggan, la frontera que separa la realidad de la ilusión es delgada como el papel de fumar; a menudo, ni siquiera existe. La sombra de Birdman –un compañero perpetuo y fastidioso– no le abandona, le guste o no. “Se embarca en un odisea que corrobore lo que él es. Emprende el viaje del ‘yo’, el del ego. Y a medida que lucha contra su mediocridad, su ego –amigo y atormentador incondicional– repite los patrones que Riggan quisiera abandonar y le enfrenta a sus numerosas limitaciones y a sus posibilidades de hacerse falsas ilusiones”.Birdman es el superego de Riggan y desde el punto de vista de Birdman, Riggan ha perdido el juicio haciendo esta obra que, a todas luces, está por debajo de su nivel. Desde el punto de vista de Riggan, es Birdman el que ha enloquecido. Desde el punto de vista de los tiempos que corren, uno y otro son intranscendentes.

El film contempla  la existencia humana tal y como la ven los personajes, tomando a Riggan como punto de apoyo, pero su tono hace equilibrismos entre la comedia y el patetismo; entre la ilusión y la realidad, dejando margen para numerosas interpretaciones.Yo siempre dije que, cumplidos los cuarenta, no merece la pena hacer nada que no te dé verdadero miedo. Y esto me asustaba hasta los tuétanos. Era un terreno nuevo y yo estaba, sin duda alguna, lejos de que lo me era familiar,” afirma Iñárritu.Es una obra basada en los personajes, y un intenso drama de personajes acompañado de elementos cómicos. Era una nueva clase de película para Alejandro”, asegura el productor John Lesher. “Está muy especializado en el terreno de la condición humana”.

Aunque la película se centre en las tribulaciones de los actores, Iñárritu ve su búsqueda de gratificación como una aspiración universal. Moderna definición de logro: la gente quiere ser famosa inmediatamente, no como resultado del conjunto de una obra desarrollado a lo largo de los años. En un segundo, la gente consigue 800.000 ‘me gusta’ o seguidores y, para algunos, eso constituye un logro en sí mismo; pero es un engaño. La inmediatez de los medios sociales puede fácilmente distorsionar la realidad de una persona –especialmente Riggan– que tiene que satisfacer las expectativas de aquello en lo que consiste ser famoso. Y todo esto es nuevo para él; dar ese paso es difícil. Ésta es la historia de un hombre que trata de demostrar que él es más que eso, más que el tipo popular ‘que gusta’. Pero en el mundo actual, donde la ironía es el rey, cualquiera que desee ser concienzudo u honesto es crucificado. Es un mundo absurdo y surrealista”, explica Iñárritu. “Al final, simplemente traté de narrar de una forma divertida los desastres de nuestra naturaleza, a fin de conciliar, si no los defectos o fallos del mundo con nuestra naturaleza, al menos con la forma como los enfocamos y vivimos con ellos”.
La obra que Riggan monta en el histórico Teatro St. James se basa en el relato breve de Raymond Carver, De qué hablamos cuando hablamos de amor, y, naturalmente, la insegura búsqueda del amor y la aceptación es un hilo entretejido a lo largo de toda la película.“Desde la adolescencia he sido un gran admirador de Raymond Carver y este relato es un clásico. Lo elegí para Birdman porque, en realidad, era una malísima idea. Quiero decir que siempre trato de pensar como el personaje; y que alguien como Riggan, que es ajeno al teatro, monte una obra basada en un relato breve de Raymond Carver representa un desafío descomunal y resulta casi absurdo. Yo necesitaba disponer de una obra que se desarrollara en paralelo a la acción, y había una increíble coincidencia en lo relativo a los temas de este relato breve. Y Riggan, buscando que le admiren y tratando de comprender de dónde proviene esa admiración. Yo quería jugar con la idea de que él estuviera tratando de proyectar algunos de los elementos de la obra sobre su propia vida en Nueva York. Y, poco a poco, él se convierte en el personaje que interpreta, ese tipo desesperado que va a la habitación del motel pidiendo ser amado. Tuve mucha suerte de que Tess Gallagher, la viuda del autor, fuera suficientemente generosa como para otorgarme los derechos del relato para este fin. Le estoy muy agradecido”, explica Iñárritu.

Localizaciones:


La película se rodó durante 30 días íntegramente en Nueva York, siendo ésta la primera película de Iñárritu en Gotham sin que los realizadores hubieran nunca pensado en sustituirla por ninguna otra ciudad.La ciudad y Broadway son personajes de la película en sí mismos". Para lograr que la película diera una sensación de autenticidad tan grande como fuera posible, con el objetivo de que haya  una reserva de artistas y técnicos de gran talento, justamente el adecuado equilibro entre personas de la escena y la pantalla. Se utilizó el escenario del St. James, donde, en un momento determinado, los actores interpretaron la escena final de la obra ante un público formado por extras. El vestíbulo y el exterior del teatro también fueron escenarios de rigor de la película.“Yo sé que era importante para Alejandro captar el espíritu de Times Square y del propio Broadway, la actividad de la calle, la gente, las luces, el tránsito; simplemente, la densidad de todo ello, y no cabe duda de que la Calle 44 es excelente porque está justo al borde de Times Square. Percibimos esa energía que estaba sólo a una manzana”, explica Prange.

Comentarios