Colgado, pringado y sin carrera. Jake Kasdan.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Orange County.
País: Estados Unidos.
Año: 2002.
Duración: 83 minutos.

Dirección: Jake Kasdan,
Guión: Mike White,
Dirección de Fotografía: Greg Gardiner,
Música: Michael Andrews.

Compañías. Productoras: Paramount, MTV Films.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Colin Hanks: Shaun Brumder.
Kyle Howard: Arlo,
RJ Knoll: Chad,
Brett Harrison Lonny,
Schuyler Fisk; Ashley,
Mike White: Mr. Burke,
Jack Black: Lance.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Sinopsis:


Colin Hanks, un brillante joven del condado de Orange, desea ingresar en la universidad de Stanford y convertirse en escritor; pero, por desgracia, su solicitud de ingreso cae en manos de un despistado tutor que la extravía. El joven no se rinde y con la ayuda de su novia y de su hermano llegará a conseguir su propósito.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

El problema de estas películas no  es que tengan un buen o un mal guión, sino que son encargos hechos para adolescentes, con una gramática audiovisual simplemente correcta,  estandar, y una historia que recoge las expectativas y aspiraciones de quien comienza su andadura hacia la edad adulta, conoce su primer amor y quiere escribir poesías (¿quién no ha leído ripios infames de un jovencito o jovencita, de los que se avergüenzan al hacerse mayores?). A ello se añade la presencia de chicos y chicas con perfiles muy estudiados y, si es posible, hijos de famosos, como el protagonista Colin Hanks, hijo de Tom Hanks. En España el propio título es un slogan publicitario: "Colgado, pringado y sin carrera."

Así pues no resulta extraño que los jóvenes no entiendan por qué no gusta o se pone el acento en la baja calidad de un producto al que llaman basura, cuando es el resultado  de un estudio de marketing para agradar a un tipo determinado de joven sano, con posibilidades, un poco provocador y rebelde; sin pasarse. Y tampoco sorprende que los adultos desprecien este tipo de comedia adolescente para 'críos'.



Comentarios