Fernando Amador. Canicas en el cielo.







El panorama cinematográfico español comienza a abrirse a un cine más moderno y actual, al género que se distancia del casticismo y de la historia de portal y de barrio,y  transmite al mundo una imagen absolutamente distinta de los españoles, que no son únicamente los de las series televisivas como 'Aida' o 'La que se avecina', que marcan una impronta y dejan una marca indeleble incluso en los actores que participan en ellas que, si bien alcanzan notoriedad, no acaban  de ser tomados en serio cuando representan otros papeles. Fernando Amador está en la mejor de las posiciones para iniciar un nuevo camino. Como otros directores, el más sobresaliente Quentin Tarantino, viene del mundo de la música, y ha trabajado, también como él en un videoclub, circunstancia que le ha permitido no sólo conocer los gustos de la gente, sino acceder a la visualización de películas mainstream y otras de serie B, muy apreciadas por el público,  que han marcado a realizadores importantes; Frank Capra aprendió el oficio de montador o editor para no depender de nadie a la hora de tomar decisiones precisamente en el montaje, el verdadero sujeto de la enunciación de las películas. Del mismo modo, ser capaz de confeccionar la propia BSO, incluyendo no sólo música sino también el sonido, convertirla en un elemento más de la diégesis cinematográfica, es un tanto a su favor, ventaja de la que han hecho uso cineastas tan importantes como Alejandro Amenabar o Clint Eastwood. Son palabras mayores. "Pronto sentí que la música y el cine eran dos espacios de creación artística que encontraban finalmente un espacio común"; y tiene razón: es difícil imaginar el cine de Tim Burton sin Danny Elfman, o cómo hubiera provocado Stanley Kubrick tanto terror en su público con  'El resplandor' sin la colaboración de Rachel Elkind. 



Como muchos otros que han sentido la llamada del cine, comenzó a dar sus primeros pasos con una Super8, a la que J.J.Abrams dedicó una película en 2011, y como otros realizadores, cuyo recuerdo nos enternece, entre ellos François Truffaut, aprendió cine yendo al cine. Recordamos sus 'Cuatrocientos golpes', película en la que Antoine Doinel, como Fernando Amador, se pelaba incluso las clases para asistir a una sala de proyecciones. No son pocos los músicos interesados en la producción de imágenes que puedan entender a Fernando Amador, porque tampoco son pocos los que han realizado sus propios video clips, ya que nadie mejor que ellos sabe lo que quieren transmitir al público con su música, y, aunque llega un momento en que nadie puede mantenerse como 'Juan Palomo' son memorables los momentos en los que el artista ha realizado por completo su obra, desde el piano o la guitarra, hasta la imagen que cierra su pequeña producción audio-visual. Inspirado en el estilo de David Fincher, un joven realizador muy apreciado en Estados Unidos, (El club de la lucha (1999), Seven (1995),"Zodiac,(2007); La red social (2010)...), realizó el video de su última composición, ¿Quién lo iba a decir? "Nada más empezar el rodaje, me di cuenta de que el cine me ofrecía una posibilidad de relatar las realidades sociales de una manera mucho más explícita y profunda de lo que podía hacer a través de mis canciones”.

Como vemos, una serie de denominadores comunes de todos aquellos que sienten la llamada del séptimo arte, a las que Amador une su fuerza de voluntad y el conocimiento de realidades económicas, políticas y sociales que le han proporcionado sus viajes por América Latina, una nueva experiencia que le empujó a buscar nuevas formas de expresión más complejas como la realización cinematográfica,  que incluye no sólo la expresión literaria, sino la musical. “Pronto me di cuenta de que este paso adelante, esta evolución en mi carrera y en mi producción musical me acercaba naturalmente al mundo de la creación cinematográfica” explica Fernando Amador. La obtención de un galardón en festivales alicantinos por un cortometraje 'Somniphobia' le animaron a buscar un lugar en el cine español. Al parecer, si Sergio Leone inspiró a Tarantino, Amador se dejó llevar por el discurso de Andrei Tarkovski, un cineasta ruso exiliado que murió invadido por la nostalgia de no volver a ver su casa, a su madre y a su perro, que protagoniza todas sus películas, y al que hablaba todos los días que podía por teléfono. Sin duda el mejor guía es este hombre que piensa que 'el cine surge de la observación inmediata de la vida', algo que impactó a este joven comprometido con temáticas sociales y sus repercusiones psicológicas y en especial el análisis del constructo de género en el que se gesta la violencia estructural, cultural y directa que se hace explícita en la violencia machista.

El videoclip de que hemos hablado con anterioridad, liberado de su servidumbre de un tema musical concreto, emprendió su viaje hacia el terreno del cortometraje, con el objetivo de explorar las relaciones oscuras y esquizofrénicas entre un hombre y una mujer. Esta historia fue protagonizada por Patrick Millet y Laura Arjona. 




Si en los años 70 Andre Malraux se felicitaba por el número creciente de cineastas autodidactas, Martin Scorsese advierte a su hija Francesca, que se inicia en el oficio de su padre, en una bonita carta que publicaron los diarios en enero del año que termina, del riesgo que suponían  para ella las miriadas de jóvenes equipados con móviles cada vez más sofisticados y acostumbrados a grabar material y editarlo desde la más tierna infancia. Por otro lado, la importancia de la formación académica, que, al parecer, preocupa a Fernando Amador, ayuda  cuando haces películas de encargo, o publicidad cara, pero poco o nada tiene que ver con la política de los autores, que pueden optar por hacer cine de montaje o de encuadre, con personajes o sin personajes, con steadycam o con cámara al hombro, con luz artificial o natural...Aunque es verdad que un storyboard puede ayudar al menos a ganar tiempo y evitar errores, que se producen en las realizaciones más importantes. Pero lo que de verdad importa es ser capaz de generar un estilo propio y reconocible que vaya perfilando su capacidad autoral.

Ahora lanza un nuevo proyecto,'Canicas en el cielo', en fase de producción,  film en el que un fenómeno meteorológico extraño será la excusa  perfecta para que cuatro adolescentes se lancen a la aventura en una casa abandonada...Una sorpresa inesperada les hará descubrir un antiguo juego infantil, marcándoles sus vidas para siempre.




Estaremos pendientes de las novedades que se vayan produciendo.

Comentarios