Hijos de las nubes. La úñtima colonia. Alvaro Longoria






::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Oulda Lemzum ( Hijos de las nubes)
País: España.
Año: 2012
Duración: 80 minutos.

Dirección: Alvaro Longoria.
Guión:
Dirección de Fotografía: Josu Incháustegui.
Música: Fernando Velázquez.
Animaciones: Aleix Saló.
Montaje: Yago Muñiz.

Productor: Javier Bardem, Álvaro Longoria y Lilly Hartley.
Productores ejecutivos: Jeffrey Tarrant, Vincent Maraval, Gaël Nouaille, Pilar Benito.
Dirección de producción: Marta Gila, Cristina Zumárraga.
Compañías. Producoras: Wild Bunch asociada con  Candescent Films, Morena Films,Pinguin Films, S.L., Morena Films y la participación de Canal  + España y el apoyo del ICAA; Distribución: Cameo, Wanda Visión.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:


El Sahara Occidental es la última colonia africana. Los saharauis, antigüos ciudadanos españoles, llevan 37 años divididos entre los campamentos de refugiados en Argelia y el territorio ocupado ilegalmente por Marruecos, esperando una solución.

En el contexto de la primavera árabe, este documental es un viaje personal en el que Javier Bardem guía a la audiencia por el tortuoso camino de la diplomacia mundial y la terrible realidad de un pueblo abandonado, buscando comprender cómo hemos llegado a esta situación y cómo se podría evitar otra guerra en África.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

El film plantea  con bastante honestidad el problema del Sahara e incluso visualmente los personajes hablan, incluso cuando no dicen nada. El origen de todos los dramas que ha padecido y sigue padeciendo África, en territorios independientes de las metrópolis o dependientes de otros países africanos, está en la Conferencia de Berlín, que dividió el continente de la forma más arbitraria y en función de sus intereses, sin tener en cuenta los pueblos que habitaban sus tierras e ignorando los enfrentamientos entre tribus, en muchas ocasiones enemigas, como los hutus y los tutsis de Ruanda, obligados a entenderse y generalmente enzarzados en las más crueles contiendas.

Los saharauis, según el documental producido por Javier Bardem, eran beduinos nómadas que buscaban el alimento para sus ganados atravesando un desierto que hoy pertenece a diferentes países, lo que, sin duda alguna, limita su capacidad de moverse libremente por lo que antes de 1885 era su habitat natural. Finalmente lo que ellos consideraron su país, quedó dividido en dos zonas: Sahara Oriental ( ocupado por el Frente Polisario ) y  Sahara Occidental, en manos de Marruecos y Mauritania. A pesar de que el gobierno franquista, según el gobernador militar de la época de la descolonización, prometió que se derramaría hasta la última gota de sangre española para garantizar la independencia del Sahara, no sólo no cumplió su palabra, sino que dejó, según afirma Felipe González,  una situación tan envenenada como la de Corea, las únicas fronteras inamovibles en el statu quo actual, que a ninguno de los bloques en que se divide el mundo le interesa desestabilizar.

Pero hay dos cosas que saltan claramente a la vista: hablar de democracia en una situación de pobreza extrema es una quimera; por otro lado, el canto de un joven que suena mientras los jeeps, cargados de europeos vestidos con trajes caqui de safari, nos ubica en una situación dramática, que demuestra que hay varias formas de morir, de hambre e inanición, o por una patria: "Madre no llores por mí. Moriré como un mártir, ya que prefiero morir a vivir en el exilio." La ausencia de raíces empuja a los más jóvenes al sacrificio. lo curioso es que fue una marcha pacífica, la 'marcha verde', organizada por el Rey Hassan II, la que obligó al ejército español a abandonar su colonia sin cumplir su promesa. Como dice el documental, no se podía disparar sobre mujeres y niños desarmados.

Marruecos reclama lo que considera su territorio, que va más allá del desierto del Sahara e incluye tierras de Argelia y Mauritania, mientras que los saharauis, un pueblo nómada, considera suyos las tierras en las que están asentados por obligación, ya que en todos los países son un cuerpo extraño. Los colonizadores del siglo XIX crearon una situación insoluble de gravísimas consecuencias. Algunos líderes son claros en este aspecto y otros prefieren nadar en la ambigüedad. Volver al statu quo anterior a 1985 es imposible.


Comentarios