La Familia. Ettore Scola



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: La Famiglia.
País: Italia.
Año: 1987
Duración: 125 minutos.

Dirección: Ettore Scola.
Guión, adaptación y diálogos: Ruggero Maccari, Furio Scarpelli, Ettore Scola.
Director de Fotografía: Ricardo Aronovich.
Música: Armando Trovaioli.
Montaje: Francesco Malvestito.
Departamento de arte: Luciano Bispuri, Domenico Sica.
Decoración del set: Ezio Di Monte.
Efectos visuales: Maurizio Pensa.

Diseño de Vestuario: Gabriella Pescucci.
Maquillaje: Otello Sisi.
Peluquería: Mirella Ginnoto.

Productor: Franco Committeri.
Director de producción: Giorgio Scotton.
Diseño de producción: Cinzia Lo Fazio, Luciano Ricceri.
Compañías. Productoras: Les Films Ariane, Cinemax, FR3 Films Production, Selena Audiovisuel, Massfilm, s.r.l., Cinecitta s.p.a., RAI Uno.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes: 

Emanuelle Lamaro: Carlo, niño.
Andrea Occhipinti: Carlo, hombre joven,
Vittorio Gasman: El abuelo de Carlo,
Cecilia Dazzi : Beatrice joven,
Stefania Sandrelli: Beatrice,
Jo  Champa: Adriana, joven,
Fanny Ardant: Adriana,
Ioska Versari: Giulio niño,
Alberto Gimignani: Giulio joven,
Massimo Daporto: Giulio maduro,
Carlo Daporto: Giulio  anciano,
Consuelo Pascali: Adelina, niña,
Ilaria Stuppia: Adelinajoven,
Ottavia Piccolo: Adelina,
Athina Cenci: Tía Margherita,
Alessandra Panelli: Tía Luise,
Monica Scatini: Tía Ornella,
Meme Perlini: Aristide,
Hania Kochansky: Susanna,
Barbara Scopa: Maddalena,
Philippe Noiret: Jean Luc.
Giampiero Gregori: Tío Nicola maduro,
Renzo Palmer: Tío Nicola anciano.
Marco Vivio: Carletto niño,
Sergio Castellito: Carletto.
...

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

80 años de historia. 80 años en una familia de clase media en  Roma y una vida entera recordada por Carlo, el protagonista. La historia de La Familia,  con tres personajes principales ( Vittorio Gassman, Stefanía Sandrelli y Fanny Ardant, dos hermanas de las que el protagonista se enamora simultáneamente) se desarrolla entre conflictos y sorpresas en las que los personajes se van definiendo y toman parte en la vida del espectador. El resto de los personajes, el abuelo, el padre, la madre, las tres inseparables tías solteras, el hermano, la criada enamorada del hermano y sucesivas generaciones, forman una escena llena de sentimientos, simpatía y sobre todo VIDA,

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Premios:

1987: Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa
1987: Festival de Cannes: Sección Oficial. Nominada a la Palma de Oro
1986: Premios David di Donatello: 6 premios, incluyendo Mejor película. 12 nominaciones.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

'La Familia' es el paradigma de la deconstrucción de un relato cinematográfico en todos sus elementos con el objetivo de construir una diégesis muy viva de la historia de varias generaciones con un testigo de privilegio, un silencioso observador de las trifulcas familiares y los líos de dormitorio: una casa de clase media en una de las vías romanas más importantes, el lugar en el que han vivido varias generaciones, un piso capaz de albergar a una familia extensa. Por otra lado sus personajes: 3 tías solteras, el abuelo, su hijo, su mujer y sus descendientes, y la sirvienta. Una de las imágenes más impactantes es aquella en la que la familia entera se va de vacaciones a la playa, recogen todos los bártulos. y Carletto, el nieto de Carlo, tras apagar la luz cierra la puerta; la cámara recorre el pasillo y los espacios comunes solitarios, hasta que, transcurridos unos segundos,que sugieren que se ha producido una elipsis temporal de tiempo indeterminado, se vuelve a abrir la puerta y entra Beatrice, la hermana de la mujer de Carlo, de la que  el hombre siempre ha estado enamorado.

A medida que la familia crece, unos mueren y otros se van y luego vuelven con sus maridos y sus hijos, de modo que se van multiplicado en progresión geométrica, tal como advirtió Thomas Robert Malthus en el siglo XVIII, hasta que, en la última secuencia, cuando Carletto fotografía a la familia incrementada con  esposos, esposas, ex-maridos, ex-mujeres, nuevos maridos, hijos..., ésta  es mucho más extensa que al principio.  Pero del mismo modo que la moda cambia, a pesar de que la familia es de un gusto muy clásico, de formas básicas que apenas cambian con el paso del tiempo, que se refleja más en  el blanqueamiento de sus cabellos, la casa también va incorporando novedades impuestas por las circunstancias: en la época de Mussolini, la guerra y la posguerra, la familia tuvo que alquilar parte de la casa, algo que advierte el espectador cuando ve un sofá que ocupa de forma incomprensible la mitad del pasillo. Al final del film, en la década de los 80, la casa ha sido objeto de una modernización discreta, en la que los sillones y el sofá aparecen tapizados de blanco, color que viste las paredes y decora los electrodoméstidos, como una gran televisión de tubos catódicos, de formas estilizadas y discretas como el gusto de los ocupantes de la casa.

Carlo y su hermano Giulio son ya octogenarios, la sociedad se ha modernizado y la sirvienta se ha casado con el menor de los hermanos, con el que ha tenido una hija. Tras la guerra las tornas habían cambiado y, mientras la familia, formada por profesores del liceo y la universidad, cantantes, pintores, debían sufrir penalidades económicas, la familia de la criada había progresado, había hecho dinero y estaba en posición de ayudarlos. De este modo se consuma la unión de estas dos clases sociales, en una sociedad más permeable y democrática que las de ahora. Todos siguen en la casa y se supone que así continuará cuando los más mayores hayan desaparecido. Las familias suelen ser el l seno de todas las discusiones, pero también el lugar en el que el solitario encuentra cariño y refugio, a pesar de las discrepancias.

Ettore Scola es un cineasta tranquilo, no apto para todos los públicos, que construye una historia en la que los acontecimientos se producen con vocación de convertirse en una mímesis de la realidad, e incluso el espectador debe estar pendiente de la historia, que se narra linealmente, pero sin grandes sobresaltos,  para no perder datos importantes que dificulten la comprensión de la historia. No existen flashbacks, y si hay alguna elipsis destacada como la que hemos comentado, esta contaminada de connotaciones semánticas para poner de relieve la importancia que adquiere la casa como el principal personajes de la historia.


Comentarios