Moneyball. Rompiendo las reglas.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Moneyball.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Duración: 33 minutos.

Dirección: Bennett Miller.
Guión: Steven Zaillian y Aaron Sorkin, basado en una historia de Stan Chervin., basada en el libro de Michael Lewis.
Casting: Francine Maisler, c.s.a.
Dirección de Fotografía: Wally Pfister, a.s.c.
Música: Mychael Danna.
Edición: Christopher Tellefsen, a.c.e.
Director artístico: Brad Ricker.
Decorador del set: Nancy Haigh.

Diseño de Vestuario: Kasi Walicka Maimone.
Jefe de Departamento de maquillaje: Francisco X.Perez.
Jefe de Departamento de peluquería: Yvette Stone

Productor: Michael de Luca, Rachael Horovitz, Brad Pitt. Scott Rudin, Michael De Luca, Rachael Orovitz.
Productor ejecutivo: Scott Rudin, Andrew Karsch, Sidney Kimmel, Mark Bakshi.
Diseño de producción: Jess Gonchor
Compañías: Columbia Pictures, Sony Pictures Entertainment Company.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Brad Pitt : Billy Beane,
Jonah Hill: Peter Brand,
Philip Seymour Hoffman: Art Howe,
Robin Wright: Sharon,
Chris Patt: Scott Hatteberg.
Stephen Bishop: David Justice,
Reed Diamond: Mark Shapiro,
Brentt Jennings: Ron Washington,
Ken Medlock: Grady Fuson
Tammy Blanchard: Elizabeth Hatteberg.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis y premios:

En 2001, Billy Beane (Brad Pitt), director general de los Atléticos de Oakland (béisbol), se hizo famoso al conseguir grandes éxitos por medio del método "Moneyball", programa que consiste en construir un equipo competitivo con menos recursos económicos que la mayoría de los equipos de las Grandes Ligas y empleando métodos estadísticos por ordenador para coordinar a los jugadores.

Billy Beane, cuenta con el presupuesto más bajo de toda la liga profesional. A fin de sacarle el máximo provecho, contrata a un joven universitario que ha ideado un programa para analizar el rendimiento de los jugadores de manera estadística. Ante el asombro general, el Oakland A's empieza a derrotar a contrincantes mucho más poderosos. (Eulalia Iglesias. Diario Público)

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 Premios: 

 2011: Oscars: 6 nominaciones, incluyendo mejor película y guión adaptado
 2011: Globos de Oro: 4 nominaciones, incluyendo Mejor película dramática
 2011: Premios BAFTA: 3 nominaciones: Mejor actor (Pitt), actor sec. (Hill) y guion adaptado
 2011: Critics Choice Awards: Mejor guión adaptado. 3 nominaciones
 2011: Círculo de críticos de Nueva York: Mejor guión y actor (Brad Pitt)
 2011: Satellite Awards: 4 nominaciones, incluyendo mejor película y guión adaptado
 2011: Festival de Toronto: Sección oficial largometrajes a concurso
 2011: American Film Institute (AFI): Top 10 - Mejores películas del año
 2011: Asociación de Críticos de Chicago: Mejor Guión Adaptado


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas y Comentario:


Javier Ocaña se plantea si Moneyball es : "¿Una película sobre deporte? No solo eso: una película sobre los pioneros, sobre los que más sangran porque son los primeros que se dan contra el muro; sobre el modo de experimentar el aliento del triunfo y del fracaso; sobre la constancia, la nobleza y la profesionalidad; sobre la vida, porque todo es extrapolable a ella. Una obra extraordinaria que sin ser solo una película deportiva es una de las mejores películas sobre deporte de la historia. Y, atención, sin secuencias de partidos; apenas uno, y entrecortado." (El ala oeste del deporte. Diario 'El País' 3 de febrero de 2013).

Si la mayoría de películas de deportes suponen una invitación a la siesta, las de béisbol cuentan con el plus de centrarse en un juego que, al contrario que tantas otras muestras de la cultura norteamericana, jamás ha conseguido cuajar a este lado del océano. Así que, además de aburridas, nos resultan ininteligibles. Moneyball: rompiendo las reglas', segunda película del director de la respetable Truman Capote', Bennett Miller, contaba con todos los números para funcionar como la típica americanada plomiza sobre el tema (...) Aquí la épica no se encuentra en el terreno de juego sino en los despachos donde Billy Beane (espléndido Brad Pitt) y su fichaje estrella, el geek' Peter Brand (Jonah Hill demostrando que tiene más registros que el cómico), negocian, debaten y conforman su equipo ganador. Volviendo a citar a Sorkin, Moneyball' es al deporte lo que El ala oeste de la Casa Blanca' a la política: un pormenorizado retrato de las bambalinas del juego,(Eulalia Iglesias. Diario Público , 3 de febrero de 2012)

La mayor parte de los criticos han señalado la relevancia de los dos guionistas, Steven Zaillian y Aaron Sorkin, en el film de Bennett Miller, que confeccionan el guión de una película sobre deporte en el que éste apenas tiene presencia y en el que la acción se realiza en los despachos y  gira en torno a los fichajes y la financiación, cuestiones que también ocupan amplios espacios de la prensa deportiva. La historia busca el lado más humano de los actores del deporte, beisbol en Norteamércia, fútbol en Europa, -la familia, que en ocasiones se rompe por los continuos desplazamientos que exige la profesión, incluso los cambios de ciudad o estado, que inciden en la escolarización de los hijos...-, pero también inciden en la amenaza que supone para equipos poderosos económicamente el hecho de que otros más modestos y pequeños pequeños, como el de los Atléticos de Oakland, obtengan mejores resultados con inversiones mucho menores, algo que sienten como una amenaza para la conservación de sus fructuosos puestos de trabajo y sus pingües beneficios.

La solución reside en comprar al directivo exitoso, ofreciéndole una cantidad multimillonaria por llevar su equipo y conseguir el éxito. Billy Beane, un romántico que ha sufrido las consecuencias de dejarse arrastrar por el dinero, decide quedarse en su modesto puesto al frente de los Atléticos, lo que no deja de ser una postura sentimental. Brad Pitt realiza un magnífico trabajo y representa al manager de forma muy creíble, sin defraudar a sus espectadores, en ese primerísimo plano final en el que hace algo que pocos hombres saben hacer: llorar.



Comentarios