Sigo como Dios. Tom Shadyac.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Evan Almighty
País: Estados Unidos.
Año: 2007.
Duración: 111 minutos.

Dirección: Tom Shadyac.
Guión: Steven Oedekerk, basado en una historia de Steve Oedekerk y  Joel Cohen y Alec Sokolow y en los personajes creados por Steve Koren & Mark O'Keefe.
Casting: Deborah Aquila, c.s.a., Jennifer Smith, asociada.
Director de Fotografía: Ian Baker.
Editor: Scott Hill.

Diseño de Vestuario: Judy Ruskin Howell.
Jefe de Departamento de Maquillaje: Nena Smarz-O'Carroll.
Jefe de Departamento de peluquería: Adruitha Lee.

Música. Score: John Debney;  supervisor Kathy Nelson.
Director artístico: Jim Nedza.
Decorador del set: Ric McElvin.
Coordinador de especialistas: Pat Romano.
Supervisor efectos visuales: Douglas Hans Smith.

Productores: Gary Barber, Roger Birnbaum, Neal H. Mortiz, Tom Shadyac, Michael Bostick.
Productores ejecutivos: Tom Hanks y Gary Goetzman, Dave Phillips, Matt Luber, Ilona Herzberg.
Co-productores: Jonathan Watson, Amanda Morgan Palmer, Ori Marmur.
Diseño de producción: Linda DeScenna.Universal, Spyglass Entertainment presentan , en asociación con Relativity Media a Original Films/ Shady Acres/Barber-Birnbaum.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Steve Carell: Evan Baxter,
Morgan Freeman: Dios,
Lauren Graham:Joan Baxter,
Johnny Simmons: Dylan Baxter,
Graham Phillips: Jordan Baxter,
Jimmy Bennett: Tyan Baxter,
John Goodman: Congresista Long,
Wanda Sykes: Rita,
John Michael Higgins: Marty,
Jonah Hill: Eugene,
Molly Shannon: Eve Adams,
Harve Presnell: Congresista Burrows,

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Evan Baxter es un popular presentador de televisión, que aspira a ser congresista. Tras ser elegido se traslada desde Bufalo hasta Washington para incorporarse a su cargo con su mujer y sus hijos, sin embargo sus planes cambiar cuando se le aparece Dios, tras atender a sus súplicas,  y le pide que construya un arca.
...

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Lo único que se puede afirmar respecto a esta película que, al menos teóricamente, se erige en un panfleto a favor de la preservación del medio ambiente y la defensa de instituciones tradicionales como la familia, es  que parece increíble que alguien haya puesto su firma en un proyecto así. Una visión ecologista de corte calvinista, en el que Dios favorece y premia a los suyos dotándole de los recursos necesarios para triunfar en la vida. Es frecuente observar en este tipo de cine americano para las masas, que gente que dispone de una situación económica y social privilegiada es acosado constantemente por su familia, que no acepta que su bienestar dependa de un trabajo equivalente a su remuneración, que reclaman tiempo libre para disfrutar de los pequeños placeres que da la vida, de la convivencia en el hogar; el resto se les dará por añadidura.

El film señala la depravación de la naturaleza moral humana más que el abuso de sectores productivos, en los que los empresarios obtienen grandes fortunas violando leyes fundamentales de preservación de reservas naturales, de territorios marginales de estos espacios, amenazando el ecosistema. El Dios de la película provoca un diluvio local, la inundación de las tierras que se hayan en el curso del río represado, y  el arca, cuyo nombre responde a las siglas del lema 'Radiantes de Calidad Altruista' (ARK), e intentando presentar una cara más humana de la divinidad, que no un rostro vengador, sino tan solo aleccionador, que permite subir al arca a todo aquel que por suerte se halla a su alrededor, aunque sólo sea para asistir al espectáculo y reirse de un Noe de tres al cuarto.

Morgan Freeman, un dios vestido de blanco, presiona de manera descarnada a su elegido, transformándolo en un auténtico patriarca irrisorio de la era neolítica, vestido con túnica y haciéndole crecer la barba y el pelo, sin posibilidad de rasurado ni corte de pelo. Ha de realizar su encargo como él quiere, con el objetivo de atraer la atención de  todo el país sobre su elegido y, una vez realizada la misión, le deja volver a su look habitual y moderno. El hombre se había pasado, había creado una burbuja inmobiliaria mediante la construcción de grandes complejos residenciales y la proyección de campos de golf a cualquier precio, y cuando ya todo el mundo presagiaba que iba a estallar hecho pedazos un crecimiento insostenible, Tom Shadyac saca a Dios y lo pone a trabajar al servicio de la humanidad. El escepticismo se instala en todas las capas sociales estadounidenses, en algunos casos muy religiosas como la del congresista convertido en Noé, pero muy reacias a creer que Evan Baxter había recibido el encargo divino de construir un arca, para salvar a dos animales de cada especie, algo sin sentido cuando el diluvio afecta tan sólo a una cuenca, y a todos los hombres que quepan en la embarcación.

Un película infantil, boba, que contiene un gran número de mensajes subliminales para las masas, que por mucho que quieran verla como inocua, la defensa del medio ambiente ya forma parte del imaginario colectivo se quiera o no, y hay que forzar mucho la buena fe de las gentes para hacerles creer que esto lo va a arreglar Dios.




Comentarios