Desafío a la muerte. Simon Fellows.





::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original: Until Death.
País: Estados Unidos.
Año: 2007.
Duración: 113 minutos aproxim.

Dirección: Simon Fellows.
Guión: Dan Harris y James Portolese.
Casting: Tania Polentarutti, Mariana Stanisheva e Illana Diamant.
Casting: Diseño de Fotografía:  Doug Milsone a.s.c., b.s.c.
Música: Mark Sayfritz; supervisores: Phil Middleton, Andy Ross.
Editor: Mathew Booth.
Coordinador de especialistas: Michael Smith.
Dirección artística: Alexandro Santucci.
Decoradores del set: Elli Griff y Axel Nicolet.

Diseño de Vestuario: Elvis Davis.
Maquillaje: Ivon Ivanova, Violeta Lazarova.
Estilista de peluquería: Rositsa Tsanovska.

Productor: Matt O'Toole, Moshe Diamant.
Productores ejecutivos: Avi Lerner, Boaz Davidson, William Pfeiffer.
Productores asociados: Gordon Cheung, Kathy Brayton. Illana Diamant.
Co-producido por David Varod, Daphne Lerner, Christian Frohn, Frank Hubner, Trevor Short. 
Diseño de producción: Pier-Luigi Basile.
Compañías. Productoras: Millenium Films y Signature Entertainment, presentan una co-producción de Bellpark Limited, Euroimage Eood, Absolut Film Management Gmbh,  M7 Productions; distribuidora: DeAPlaneta.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Jean-Claude Van Damme: Anthony Stowe,
Wes Robinson: Chad Mansen,
Stephen Rea: Callaham
Selina Giles: Valerie,
Mark Dymond: Mark Rossini, 
William Ash: Serge,
Stephen Lord: Jimmy Medina,
Gary Beadle: Mac,
C.Gerord Harris: Ross.
Wes Robinson: Chad Mansen.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Anthony Stowe (Jean-Ckaude Van Damme) es un detective de New Orleans cuya carrera y vida sentimental, junto a su mujer Valerie (Selina Giles) está a punto de ser truncada por la heroína. Tras un fuego cruzado con el jefe del crimen organizado, Callagham,  (Stephen Rea), Anthony recibe un impacto en la cabeza y cae en un coma profundo, y tras una lenta recuperación, Anthony tratará de retomar el control de su vida al lado de Valetie y el niño que están esperando, pero Callagham secuestrará a Valerie y obligará a Anthony a iniciar una búsqueda sin tregua.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Simon Fellows, un realizador de cine de acción sin más pretensiones que entretener a sus fans ( Jump, 2000, Barrio francés de New Orleans, enero de 2006. Blessed, 2004, 7 Seconds, 2005, Second in Command, 2006 y Malice in Wonderland, 2009), con la subtrama recurrente de una mujer embarazada en riesgo,  ensalza al héroe individual americano, que se cree investido del poder de salvar a la humanidad, pero que, en este caso es un yonki y un asesino. El film recurre constantemente a la trampa, el engaño y el maniqueismo, gracias al cual una mujer guapa y cultivada hace creer a su bruto marido que está embarazada de otro, un pusilánime profesor universitario, aunque está profundamente enamorada de él.

Para este policía, que violenta la ley a cada paso y que acaba resolviendo el secuestro de su mujer fuera del cuerpo, no existen barreras morales que coarten su espíritu sexista y asesino; como en un juego de ordenador, el más malo de todos, Callagham va soltando esbirros que funcionan como dianas para el desahogo de este hombre desmedido. El derroche de munición y la muerte sin solución de continuidad llegan a aburrir al espectador más complaciente con este tipo de cine, que, al fin, no sabemos qué nos quiere contar, si hacernos caer en la cuenta de que el mundo está plagado de hombres muy crueles y violentos, a un lado y otro de la legalidad, o de que la redención es posible, sobre todo tras un largo coma y un desengaño amoroso.

En esta historia todos son crueles, incluida la esposa desengañada que deja morir a su marido en la creencia de que está embarazada de otro, y que, una vez desaparecido el indescriptible policía, acostumbra a su hija a acudir al cementerio a llevar flores a su padre. Inenarrable.


Comentarios