Doble o nada. Stephen Frears.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original:  Lay the Favourite (Lay the Favorite).
País: co-producción USA/Gran Bretaña/Francia.
Año: 2012.
Duración: 94 minutos.

Dirección: Stephen Frears.
Guión: D.V.DeVincentis, según las memorias de Beth Raymer.
Dirección de Fotografía: Michael McDonough. Color.
Música: James Seymour Brett.
Montaje: Mick Audsley.

Productores: Anthony Bregman, D.V.DeVincentis, Randall Emmette, George Furla y Paul Trijbits.
Compañías. Productoras: Emmett /Furla Films, Random House Films, Likely Story, Ruby Films, Lipsync Productions, Wild Bunch.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Bruce Willis: Dink Heimowitz,
Rebecca Hall: Beth Raymer,
Catherine Zeta Jones: Tulip,
Vince Vaughn: Rosie,
Joshua Jackson: Jeremy,
John Carroll Lynch: Dave Greenberg,
Laura Prepon: Holly,
Corbin Bernsen: Jerry,
Frank Grillo: Frankie,
Wendell Pierce: Dave.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Adaptación del libro de memorias del mismo título de Beth Raymer. En 2001, Beth llega a Las Vegas con la esperanza de trabajar como camarera en algún casino importante. Al principio, tuvo que conformarse con servir mesas en un simple restaurante, pero uno de los clientes del local le presentó a Dink, un profesional de las apuestas deportivas que andaba buscando a alguien de confianza

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

Stephen Frears, a pesar de sus realizaciones de época, situadas en ambientes fastuosos, llenos de glamour, (Las amistades peligrosas o The Queen). se ha caracterizado por ser el pintor de esa Inglaterra marginal que no sale en los folletos de las oficinas de turismo. Ahora se traslada a las Vegas y el público norteamericano y sus críticos han recibido su última película con división de opiniones, sin apenas lograr un  punto intermedio y de encuentro. Kily Smith (The Washington Post) cree que: "Frears se divierte con los temperamentos y la efervescencia de su tripulación de yonkis de la adrenalina y aunque la historia se queda un poco plana, el guion está condimentado con un seco ingenio."; para Mick La Salle (San Francisco Chronicle) es "una película no muy ambiciosa, pero excepcionalmente bien realizada." Frente a ellos, Betsy Sharkey (Los Ángeles Times) cree que "desperdicia un potente reparto con personajes mal dibujados," mientras que para A.O.Scott (The New York Times) la película es simplemente un fracaso.

En España se ha entendido mejor un film que no tiene fecha de estreno, al menos en los cines del centro de las grandes ciudades. Ramon Freixas & Joan Bassa se sitúan en una posición, conocedora del cine del británico, militante de un cine social bajo la égida política de Margaret Thatcher: "El punto de partida, afirman, de Doble o nada (Lay the Favorite, Stephen Frears, 2012) es atractivo al situarnos constantemente en las fronteras de la legalidad. La protagonista, Beth (Rebecca Hall), se gana la vida en Florida como strip dancer a domicilio. Deberemos tener fe y creer que cuanto vemos no es lo que parece. Con permiso de Groucho Marx, aunque vista como una prostituta y se comporte como tal no nos confundamos. Es una furcia. Ella nos introduce en el mundo de las apuestas, perfectamente legales en los paraísos fiscales del Caribe, toleradas o limitadas en algunos estados de los Estados Unidos y prohibidas en otros (...) pero el realizador "incumpliendo las expectativas generadas (...) , lo que se espera de su trayectoria, con un " convencionalismo y un puritanismo impropios del realizador británico", es capaz, sin embargo de aportar "apuntes agradecidos como los correspondientes a los "despachos" de trabajo que, repletos de pantallas televisivas, presentan una gran similitud con cualquier oficina de bolsa (según Dirk, un lugar aún más peligroso. (Doble o nada. Una apuesta perdida. Una apuesta perdida. Dirigido por..., marzo 2015).




Comentarios