El reverso oscuro de Emma Callan. Mary Lambert



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica:

Título original: The Attic.
País: Estados Unidos.
Año: 2008.
Duración: 88 minutos.

Dirección: Mary Lambert.
Guión: Tom Malloy y Bob Reitano,  basado en una historia original de Tom Malloy.
Casting del director: Judy Henderson Casting, c.s.a.
Casting asociado: Kim Graham.
Director de Fotografía: James Callanan.
Música: Mario Grigorov
Coordinador de especialistas: Jared Burke, Johnny Cenatiempo .
Decorador del set: Ann Mackinnon.
Editor Jack Haigis

Diseño de Vestuario: Olivia Mori.
Responsable de peluquería y maquillaje: Christy McCabe.

Producida por Aimée Schoof, Isen Robbins, Russ Terleckis, Tom Malloy.
Productores ejecutivos: Richard T.Marthens, Greg Polisseni, Eric Bauman.
Productor asociado: Enrique Margulis.
Diseño de Producción: Eric Dean,
Compañías: New Films International, Intrinsic Value Films, Wideye Films.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Alexandra Daddario: Ava Strauss,
Catherine Mary Stewart: Kim Callan,
Elisabeth Moss: Emma Callan,
John Savage: Graham Callan,
Tom Malloy: Frankie Callan,
Lynn-Marie Stetson: Beth,
Jason Lewis: John Trevor,
Gil Deeble: Detective Carter,
Nick Greory: Detective Baaker,
Thomas Jay Ryan: Dr. Perry,
Clark Middleton: Dr. Cofi,
...,


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Sinopsis:

Con el objetivo de buscar la cercanía del hogar del centro universitario en el que Emma debe realizar sus estudios superiores, la familia Callan al completo, incluido Frankie, el hijodiscapacitado interpretado por Tom Malloy, se desplazan a una gran casa, situada en un lugar apartado, de esas en las que a los americanos les gusta ubicar sus historias de terror, porque no sólo están apartadas de la humanidad, sino que disponen de aquellos espacios en los que anidan lo fantasmas, (sótanos o áticos y buhardillas), que aquí están ocupados por fantasmas que pertenecieron a una antigua religión, cuyos 'simpatizantas' van dejando en las paredes signos wicca, que ella interpreta como indicio de juegos satánicos que practican sus padres. Pronto Emma comenzará  a tener alucinaciones, que  le impedirán salir de la casa, de cuya esencia comienza a formar parte, a la vez que empieza a negarse a comer. Cuando los sucesos extraños se repiten con asiduidad, llega a casa, junto con la policía, un joven atractivo, un paramédico,  John Trevor, que en sus ratos libres se dedica a hacer de detective...


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

The attic es el paradigma de cómo un mismo director o directora es capaz de realizar una película de culto o el mayor bodrio de los que se pueden exhibir en una sala de proyecciones; la propia Mary Lambert impactó con Pet Sematari (1989) e inspiró a otros realizadores de terror, pero ahora patina prácticamente en todo: una historia absurda y sin contexto, unos actores, incluidos Tom Malloy, y John Savage, horribles y escasamente creíbles y sobre todo  nos proporciona la evidencia de que los recursos audiovisuales, ya se trate de tomas con la cámara al hombro, steadycam. travellings, música y sonido, que debieran contribuir a potenciar los sustos (jump scare), quedan malogrados por una mala dirección.

La tecnología, poco importa que hablemos de una pluma de ganso o del ordenador de última generación, la linterna mágica, el celuloide, la cámara digital o lo que se pueda inventar en el futuro, no son buenos o malos per se,sino que dependen, como ocurre con la escritura, de la capacidad del que los utiliza para producir una gran obra o quedarse en la antesala del ridículo. Emma va enloqueciendo a saltos, intercalando secuencias en las que parece estar dotada de la mayor cordura, con otras en las que se la ve totalmente desquiciada. La escena en la que su padre la encuentra comiendo macarrones es del todo bizarra e inquietante acerca de la salud mental de la chica, a la que, al parecer y sin que la cosa tenga una explicación plausible, es la vivienda maldita la que está encaprichada en enloquecer a las vírgenes. No hay que buscar ninguna razón, porque no la hay. Esta historia es tan real como cualquiera sea capaz de creer y autoconvencerse, viene a decir el psiquiatra; mas cuando uno cruza el umbral de esa mansión se ve condenado a creer lo mismo que sus antecesoras.


Comentarios