Entre dos amores. Kelly Malkin.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica: 

Título original: Playing House.
País: Canadá.
Año: 2006.
Duración: 90 minutos.

Dirección: Kelly Makin.
Guión: M.V.Lovretta, Patricia Pearson, basado en la novela de Patricia Pearson.
Casting: Marsha Chesley, c.d.c.
Dirección de Fotografía: Thom Best, c.s.c.
Música: Robert Carli; supervisores: Chris Robinson, Ron Proulx.
Editor: Teresa Hannigan

Diseño de Vestuario: Anne Dixon.

Productor: Brian Dennis.
Co-Productores: Suzanne Berger y  Daphne Ballon.
Productores ejecutivos: John Morayniss, Noreen Halpern.
Diseño de Producción: Ingrid Jurek.
Compañías. Productoras: Blueprint Entertainment/CTV TV Network/Canadian Film or Video 
Production Tax Credit (CPTC)/Canadian Television Fund/Cogeco Program Development Found/Frannie and Calvin Productions/Playing House Productions Inc./Regent.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Joanne Kelly
Lucas Bryant
Kristin Lehman
Rosemary Dunsmore
Michael Murphy
Colin Ferguson

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Una joven y ambiciosa editora descubre que está embarazada justo cuando ha aparecido su gran oportunidad profesional.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

En cierta ocasión tuve una discusión con un viejo amigo sobre las causas y los detonantes de las crisis y las revoluciones, que jamás comprendió, especialmente al ejemplificar sobre un collar de perlas de María Antonieta en pleno ciclo de la muerte (escasez. hambruna, epidemias, guerras...), lo que provocó un profundo descontento en una población empobrecida, que en tiempos de bonanza disfrutaba de la experiencia vicaria de ver los lujos de una mujer que cada vez llevaba pelucas más altas, que coleccionaba zapatos y vestidos glamurosos y tenían un pequeño palacio para su solaz y el de sus amigos en el área de Versalles, el Trianon. El film, pre-crisis comienza con una exposición de la protagonista, muy acorde con estos tiempos de fe ciega en un desarrollo ilimitado y sostenible, en el que el hombre, gracias al desarrollo de la ciencia, iba a vivir 100 años y podía permitirse lujos, como comprometerse con hipotecas millonarias de más de cuarenta años de duración: " Lo que nadie te cuenta de los veinte años es que sigues sin saber quién eres y además serás la última en enterarte. De pequeña pensaba que a la temprana edad de 28 años tendría un marido glamuroso. una carrera exitosa y quizás un castillo."

Kelly Malkin hace una película para la TV en la que todos son guapos, viven en buenas casas, incluso cuando son jóvenes y tienen trabajos todavía precarios; los personajes se mueven en terrenos creativos (escritores, redactores, correctores, músicos, psicólogos...), son guapos, visten bien, se mueven sin dificultad, tienen hijos y llegan hasta el ridículo más espantoso realizando una crónica del embarazo que va desde las primeras ecografías, la rotura de aguas, el parto, y los cuchi-cuchi consecutivos . La vuelta de la hija a la mansión de Toronto de sus padres, digna de un rey de Inglaterra, era algo a la que parecía que todo el mundo podrá optar con tan solo desearlo. El final feliz apenas alguien se lo puede creer. Un año después, determinados sectores de la humanidad, que había vivido gozosos esta esperanza vicaria, despertaron de su sueño y se vieron inmersos en una tremenda pesadilla que apenas podían imaginar medio año antes. Como ocurre con demasiada frecuencia, la traducción del título al castellano carece de sentido, porque, a pesar de que el escritor, cuya obra corrige la protagonista, encarna su ideal de juventud, no parece que jamás haya sentido por él nada especial. Sus problemas son claramente mucho más superficiales.

Comentarios