La Chinoise. Jean-Luc Godard




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: La chinoise.
País: Francia.
Año: 1967
Duración: 96 minutos.

Dirección: Jean-Luc Godard.
Guión: Jean-Luc Godard.
Dirección de Fotografía:Raoul Coutard.
Montaje: Delphine Desfons, Agnés  Guillemdt.

Compañías. Productoras: Anouchka Films/Les Productionsde la Guéllive//Athos Films/Parc Film/Simar Films. Distribución: A Contracorriente Films, Gaumont.


Intérpretes:

Anne Wiazewsky:Veronique,
Jean-Pierre Léaud: Guillaume,
Juliet Berto:Yvonne,
Michel Semeniako: Henri,
Lex De Bruijn: Krilov,
Omar Diop:Omar,
Francis Jeanson: Francis,
Blandine Jeanson: Blandine.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

París, verano de 1967. Algunos intentaban aplicar los principios que rompieron con la burguesía de la URSS y de los partidos comunistas occidentales. Empapados del pensamiento de Mao Tse Tung y de literatura comunista, un grupo de estudiantes franceses empieza a preguntarse por su posición en el mundo y sus posibilidades de cambiarlo, aunque sólo signifique considerar el terrorismo como una posible vía.

Demoledora reflexión sobre el maoismo por parte de una de las figuras clave de lahistoria del cine moderno,el incomparable Jean-Luc Godard (Banda aparte), ganador de un Oscar honorífico en 2011. Destacan las interpretaciones de Jean-PierreLèaud y Anne Wiazenski. Unapelícula que incluye  muchos de los aspectos fundamentales en la obra del insigne cineasta,verdadero revolucionario artístico y todo un referente de la cultura contemporáneo.

1967: Festival de Venecia.Premio especial del jurado ex-aequo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas:

"En la crónica de la carrera godardiana, 'La chinoise' confirma su abandono de los moldes narrativos tradicionales. (...) Negación del espectáculo burgués del cine (...) todo un clásico del menos clásico de los cineastas. (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)." Antonio Weinrichter: Diario ABC.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Si tiene algún interés la 'revisión' (en el sentido de volver a ver) del film deJean-Luc Godard, que permite interpretar la posición ideológica de muchos que militaron en la revolución producida en 1968 en Francia, conocida con el nombre del mes en que se produjo, mayo (Mayo Francés de 1968), es poder comparar la teoría que se elaboró entonces para cuando llegara la gran crisis de fin de era (no de ciclo) en la que estamos inmersos, entonces en ciernes, con la simplista carga teórica actual. Creían aquellos jóvenes divididos en múltiples tendencias (pro-soviéticos, pro-chinos,anarquistas...), que se acusaban unos a otros de traidores y revisionistas, que la burguesía no iba a entregar su poder sin luchar y que la clase obrera no se iba a unir y subir a las barricadas para conseguir un 12% de aumento salarial, cuando no se previa una crisis lo suficientemente dura como para que los trabajadores tuvieran que pasar a la huelga revolucionaria. 

El debate en torno a la teoría y la acción lo resuelve Godard con una película, realizada en 1967, en preparación, en la que,como afirma Antonio Weinrichter, abandona los moldes narrativos tradicionales y niega el cine como espectáculo burgués, ideología de autor que sigue teniendo su peso en la actualidad; esta es su contribución al cambio que los jóvenes esperaban. Henri, el joven pro-soviético, cree que la revolución sólo será posible si se crean las condiciones objetivas y subjetivas para la revolución de las masas, pero este mismo revolucionario no logrará el entendimiento con sus propios compañeros de grupo, mucho más radicales, pro-chinos, partidarios del terrorismo y de cerrar las Universidades y llevar a cabo en Francia la revolución cultural. Sin embargo los planteamientos de aquellos jóvenes rebeldes eran mucho más claros que los de ahora, y por esta razón, si bien fracasaron en sus propósitos y se quedaron en un 'minimax', permitieron, durante mucho tiempo dar soporte al estado del bienestar europeo.Ahora las categorías son muchos más confusas: la eliminación de conceptos como derecha e izquierda y la división de la sociedad en corruptos y no corruptos, no permiten unificar, como hacían los jóvenes que retrataba Godard, favorecer la unión de estudiantes, obreros, agricultores y trabajadores por cuenta ajena de todo tipo, intelectuales o manuales, que les diferenciaba de los propietarios de los medios de producción. No podían ni sospechar que poderosos medios de comunicación iban a lanzar a sus pretendidos sucesores en la era de la telecracia, que desprecia la política, que para ellos era el punto de partida: "Toda acción de un partido revolucionario es la aplicación de su política", decían."Si no aplicas una política justa, aplicas una política falsa.Y si no la aplicas conscientemente, la aplicas a ciegas."

Estos jóvenes se querían distanciar de sus padres, sentirse jóvenes, rebeldes. La Universidad era elitista en extremo y cerrarla era un gesto, bárbaro, pero para ellos positivo, aunque no sabían cómo habría que volver a abrirla. Pero su praxis no estaba exenta de contradicciones: Yvonne, la chica modesta y pobre del grupo,se prostituye cada vez que ella o su compañero necesitan dinero, es decir, se humilla ante un burgués, aunque es consciente de la contradicción en la que vive por necesidades de subsistencia. Veronique, la líder de la célula y la más radical, estudiante de filosofía, procede de una familia de banqueros y aprovecha las enseñanzas de sus mayores,  recibidas durante la Batalla de Argel, para dar un paso suicida hacia adelante, que no goza del apoyo de las masas a las que dice defender. Son conscientes de que el camino hacia la igualdad no es fácil y no se puede esperar que otros lo haga por ti mismo. Incluso en la teoría marxista la dictadura del proletariado no iba a acabar con las clases sociales, sino que era un periodo de transición a la sociedad sin clases, que iba a exigir nuevas luchas para superar las nuevas contradicciones. La revolución no es una cena de gala; el régimen capitalista tiene tres grandes desigualdades básicas: 1ª Diferencia entre trabajo intelectual y manual; ª entre ciudad y campo y 3ª entre agricultura e industria.

Pero Godard, que introduce las partes en que divide su film (diálogos y movimientos) con grandes letreros representados con los colores de la bandera francesa, (hábito estético y semántico que no ha abandonado), entra también a debatir en el terreno del arte y especialmente del cine, contibuyendo a deshacer prejuicios como el de que sólo el cinema verité representa la realidad, comparando a Lumière y Méliès,  defendiendo al segundo como el auténtico cronista de su tiempo, frente a los hermanos, inventores del cinematógrafo, que se limitaban a filmar trenes, salidas de obreros de las fábricas,jardines públicos, gente jugando a las cartas, tranvías..., algo parecido a lo que hacían los impresionistas : "Lumière era pintor",dice Guillaume, "Como Pisarro, Manet o Renoir. Méliès filmaba viajes a la luna, la visita del rey de Yugoeslavia al presidente Féllières, es decir, las auténticas noticias".Lo cierto es que la ciencia-ficción es más libre para plantear cuestiones de plena actualidad en su momento y refugiarse en que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, postura que permite a los cineastas evitar ser censurados o tachados de dogmáticos. Pero también hace, a través de Henri,  una defensa del cine americano. Cada uno de estos jóvenes habla de acuerdo con su formación y su experiencia y su radicalidad depende de su origen y su estatus social, muy pobre o muy rico.

Un film denso ideológicamente que convendría que muchos jóvenes vieran ahora, para poder analizar los avances que se han producido en los casicincuenta años transcurridos. Si es que se han producido.




Comentarios