Mientras haya hombres.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica: 

Título original: Crush.
País: Gran Bretaña
Año: 2001.
Duración: 104 minutos.

Dirección y guión: John McKay
Dirección de Fotografía: Henry Braham.
Casting: Michelle Guish.
Música: Kevin Sargent.
Montaje: Anne Sopel.
Dirección artística: John Reid.

Diseño de Vestuario: Jill Taylor.
Diseño de maquillaje y peluquería: Roseann Samuel.

Productor: Lee Thomas.
Productores ejecutivos: Paul Webster, Hanno Huth, Julia Chasman.
Diseño de producción: Amanda McArthur.
Compañías. Productoras: Filmfour, asociada con Film Council, Senator Film, Industry Entertainment, Pipedrea Pictures Production.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Anna Chacellor : Molly Catwright,
Andi MacDowell : Kate Scales,
Bill Paterson : R. Gerald Marsden,
Kenny Doughty : Jed Willis.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Tres amigas se reúnen todas las semanas para hablar de su vida amorosa. Una de ellas entabla una apasionante relación con un atractivo joven, pero sus amigas creen que no es el chico adecuado para ella.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Crítica:

¿Por qué habrá querido Pablo Kurt comentar una comedia que califica de mediocre? ¿Habrá sido por la participación de Andy MacDowell?: "Mediocre comedia británica de marcado tono feminista que narra la historia de 3 amigas acomodadas -simpáticos pero estereotipados personajes- que ven peligrar su amistad ante la aventura amorosa de una de ellas con un atractivo y fogoso joven de rudos modales. El previsible drama -como enfrentamiento entre el deseo y los convencionalismos de una sociedad conservadora- se alterna con ligeros apuntes de comedia, que a su vez se interrumpe bruscamente por una tragedia que desentona lo que quiere presentarse, al fin y al cabo, como una -inexistente- comedia romántica. Lo mejor, cómo no, Andie."

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

No todas las películas protagonizadas por mujeres que critican a los hombres son feministas ni incorporan una denuncia del constructo patriarcal, y mucho menos este grupo de mujeres conservadoras, intrigantes y conspiradoras, capaces de cualquier cosa para salirse con la suya pueden erigirse en representantes de la lucha por la liberación de la mujer. No debe confundirnos el hecho de que la primera vez que la protagonista hace el amor con un ex-alumno, mayor de edad, sea en un cementerio, encima de una lápida. Son mujeres que combinan los trajes más provocativos con los históricos mantos de los britannos, con el célebre estampado de cuadros de diferentes colores que identifica a  las diferentes tribus, atados con un fíbula en el hombre derecho cuando los pueblos estaban en paz.

En el colmo de maniqueismo, esta misma sociedad conservadora e hipócrita, no puede tolerar que una mujer mantenga una relación sentimental con una diferencia de edad tan grande, única y exclusivamente si la de mayor edad es la mujer. por lo que el joven debe morir y ella callar para evitar habladurías. Si el film se hubiera terminado aquí hubiera sido deplorable, pero continuarlo más allá es casi indecente...y no tiene ninguna gracia. Cada cual es dueño de  sus decisiones, acertadas o erróneas, honestas o desvergonzadas, pero no se puede jugar con los espectadores con una historia tan increible y con tal falta de empatía, en la que los excesos de las mujeres obedecen a los instintos más bajos, como la envidia. "Seamos como antes, bebamos y comamos chocolatinas como antes", dice el personaje interpretado por Andy MacDowell en un final absolutamente bizarro.

No están en contra de los hombres, sino de los amantes de las demás; aunque alguna de ellas no le hace ascos a las relaciones lésbicas, lo que pone a ciertos carcamales sobre aviso. No es  mediocre, es deliberadamente confusa, que brindan por los cuarenta, por los hombres de todas las formas y tamaños, por el dinero...¿Qué es lo que en realidad las une o les preocupa? Es una pelí de 'chicas' que entran en su segunda juventud.


Comentarios