Cubo y las dos cuerdas mágicas. Travis Knight. Ficha técnica y crítica






Ficha técnica: 


Título original: Kubo and the Two Strings
País: Estados Unidos
Año: 2016
Duración: 101 minutos

Dirección: Travis Knight
Guión: Marc Haimes, Chris Butler, basado en  una historia de Shannon Tindle y Marc Haime
Dirección de Fotografía: Animación: Frank Passingham


Voces:


Charlize Theron: Monkey,
Art Parkinson: Kubo,
Matthew McConaughey: Beetle,
Ralph Fiennes: Moon King,
...

Sinopsis:



Kubo vive tranquilamente en un pequeño y normal pueblo hasta que un espíritu del pasado vuelve su vida patas arriba, al reavivar una venganza. Esto causa en Kubo multitud de malos tragos al verse perseguido por dioses y monstruos. Si de verdad Kubo quiere sobrevivir, antes debe localizar una armadura mágica que una vez fue vestida por su padre, un legendario guerrero samurái. (Filmaffinity) .


Premios 




  • 2016: Premios Oscar: Nominado a mejor largometraje animado y efectos visuales 
  • 2016: Globos de Oro: Nominada a Mejor filme de animación 
  • 2016: Premios BAFTA: Mejor película de animación 
  • 2016: National Board of Review (NBR): Mejor largometraje de animación 
  • 2016: Premios Annie: Mejor montaje, diseño de producción y animación de personaje 
  • 2016: Critics Choice Awards: Nominada a mejor película de animación 
  • 2016: Asociación de Críticos de Chicago: Mejor film de animación. 2 nominaciones 
  • 2016: Satellite Awards: Nominada a Mejor largometraje de animación 
  • 2016: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a Mejor película de animación


Crítica:




Reconozco que me impresionó el alegato que hace Brad Bird en Ratatouille contra críticos como 'Ego', un hombre altivo e intransigente que acaba reconociendo que "no todo el mundo puede convertirse en un gran artista, pero un gran artista puede provenir de cualquier lugar. Es difícil imaginar orígenes más humildes". Es una máxima que he intentado respetar desde que comencé mi actividad bloguera hace ya muchos años, en diferentes páginas orientadas a la profundización del conocimiento de Roma, el cine de género, y finalmente de cualquier tipo de cine, con la intención de contactar con quien compartía, más o menos, mis reflexiones . Cualquier política que practique un cineasta, ya se incline por el género, el cine de autor, el cine de los márgenes, de animación o incluso el indie, nos servirá para conocer aquello que nos enriquece e interesa como aficionados al cine; si sus reflexiones coinciden con las nuestras nos quedaremos con 'mejor cuerpo', pero si no fuese así, nos servirá de igual modo y nos animara a reforzar nuestras ideas rebatiendo las del realizador.

El relato de Travis Knight es, en realidad, un cuento oscuro, cruel, duro, poco apto para niños; casi en la primera imagen del film se nos muestra a un bebé, al que le ha sido arrancado un ojo por su abuelo, cuya madre ha salvado de la muerte luchando con la tempestad . A medida que avance la historia y vayamos conociendo a la familia de Kubo, entenderemos que Knight y sus guionistas Marc Haimes y Chris Butler han construido una potente metáfora sobre la avaricia y los avaros, que deben ser ciegos para no debilitarse con la desgracia y el dolor que esparcen por doquier. El niño luchará con todas sus fuerzas y la ayuda de sus padres por conservar el ojo que no han podido arrebatarle, y en esta contienda se enfrentará a su abuelo, el Rey de la Luna y dos brujas, hermanas de su madre, que descienden desde las alturas con el objeto de acabar con el disidente.

Una narración que sólo puede entender algún niño que mantenga un constante intercambio de sensaciones y sentimientos con sus padres. Kubo ha sido condenado a la miseria junto con su madre por insurgente. Vive, como músico desarraigado (el pelo largo apenas deja ver el parche que cubre la cuenca vacía), dotado de diversas habilidades, y se mantiene a sí mismo y a su madre con esas monedas que nos muestran frecuentes planos de detalle cuando los lugareños echan en su pequeño bol, como pago a un portentoso espectáculo en el que les cuenta bellas historias, ilustradas con figuras de origami (papiroflexia) que realiza in situ con gran destreza, y haciendo sonar su instrumento de cuerdas mágico.

Los que le rodean, personas humildes y bondadosas, son las victimas del egoísmo de sus familiares, algo que el joven desconoce, y no entiende por qué todos pueden hablar con sus antepasado y él no. Kubo y las dos cuerdas mágicas es una historia triste pero está contada de la forma más bella, portentosa, mágica y brillante que quepa imaginar, reuniendo en sí misma los dos requisitos del cine: abrir nuevas ventanas al mundo, algo que predicaba la Nouvelle Vague, y entretener y contagiar su magia a los espectadores, lo que la convierte en una obra maestra. Así pues, tenía razón Brad Bird cuando afirmaba que el talento se puede hallar en cualquier parte; aquellos a quienes gusta el cine hace tiempo que vienen prestando atención al cine animado, provenga de Disney, Pixar o Laika.


Visitada las páginas Filmaffinity e Imdb

Trailer en Youtube



Comentarios