Jurassic World: El reino perdido.Juan Antonio Bayona. Crítica



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o compañías productoras y distribuidoras

EL CONFLICTO DE LA CIENCIA Y LA NATURALEZA Y LA POSTERIOR INCORPORACIÓN DE CRITERIOS DE RENTABILIDAD ECONÓMICA GENERA MONSTRUOS

Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí)


Crítica:


Han salido al mercado el DVD y el Blu-ray de Jurassic World: El reino perdido, una oportunidad de utilizar la moviola y detenernos en aquello que más nos interesa. Si la aportación de Juan Antonio Bayona a la célebre franquicia que puso en marcha Steven Spielberg revela algo es que resulta mucho más fácil que la gran industria fagocite a un autor que el que este imponga su criterio al resultado definitivo producido por ésta. El mainstream y el blockbuster nacen con Jaws (Tiburón, 1975), que supuso la avanzadilla de los blocbusters digitales que inaugura Parque Jurásico (1993), ambas  películas de Steven Spielberg, que fundó Dreamworks,* arrebatando su potencial creativo a la gran Compañía que produjo ambos títulos. Pero, no podemos engañarnos, quien paga manda, por muy pequeño que sea. y el que consigue llegar a algún sitio preservando el principio de 'hazlo tu mismo' no se puede enfrentar a proyectos de importancia no sólo económica, sino intelectual.





Y esto es lo que le sucede al director catalán, que, en apenas 11 años, se ha puesto en el disparadero  de la fama con películas tan relevantes como 'El orfanato' (2007), genuinamente española, 'Lo imposible', (2012), que supuso una colaboración, elenco,  y producción norteamericana (Eagle Films) y 'Un monstruo viene a verme' (2016), una colaboración más amplia con Estados Unidos. Tras esta corta y brillante carrera ha sido puesto al frente de una nueva entrega de la franquicia por su creador Steven Espielberg (fundador con Katlen Kennerdy y su marido Frank Marshall de Amblin Entertainment, productora de la película, junto con Universal Pictures), con actores que han revitalizado la saga como Chris Pratt **






Bayona ha sabido adaptarse a las formas de hacer de la sci-fi norteamericana, la importancia de la edición como el sujeto de la enunciación, los filtrados azules que hacen más sólidos los contrastes de color, delimitan los contornos y dan relevancia a personajes, la música de carácter narrativo, máquinas vanguardistas y bichos pergeñados de forma mixta entre imágenes informáticas y realizaciones en latex. En este aspecto ha conseguido aprobar y pasar con mayor o menor éxito las exigencias del blockbuster, pero no ha conseguido sobrepasar al creador de esta historia como autor.






Lo que no ha logrado es introducir un background 'más sesudo y europeo' en una producción norteamericana, en la que, sin tantas pretensiones, Spielberg consiguió poner en cuestión con mucha más clarividencia, frescura y de forma más incisiva la soberbia del hombre que se enfrenta en un acto creativo al trabajo milenario de la naturaleza y su imposibilidad de reconducir sus errores con un mínimo respeto a los seres vivos que había creado, por muy peligrosos que fueran para el hombre. Bayona adopta una postura animalista con una conclusión un tanto descabellada y unas imágenes finales bizarras, insostenibles en la mejor de las utopías, así como la posible clonación de seres humanos, un clásico del cine, que introdujo hace muchos años George Lucas  en 'El ataque de los clones' (2002, segunda temporada) y Clone Wars (2011) la serie de animación, que constituye la tercera temporada. No se entiende bien qué nos quiere transmitir en este aspecto, más allá de reproducir la atmósfera que rodea a los niños que pierden a su madre, que caracteriza la mayor parte de sus películas.





Una entrega que no se puede negar que es entretenida, pero que aporta poco a la comprensión del mundo en que vivimos, y parece un poco exagerado crear monstruos mucho más poderosos, y por tanto más peligrosos que los del doctor Frankenstein, y dejarlos en libertad, conviviendo con surfistas, sobrevolando los cielos o jugando con niños en el parque. No es que sea naïf es que es incluso bizarro e infantil. El discurso final de Ian Malcolm (Jeff Goldblum) el asesor del parque en el momento de su creación que advierte del riesgo del proyecto, incide ahora en el hecho de que tendremos que aprender a convivir con lo que hemos creado.





*Roberto Morato. Mutaciones del mainstream: el blockbuster universal. 23 de junio de 2013
** Jurassic World: El reino perdido. Imdb


Páginas consultadas: Imdb y Filmaffinity; el blockbuster universal

Comentarios