El asesino ha reservado nueve butacas. Giuseppe Bennati. Crítica




EL IMPERIO DE LA AVARICIA SE IMPONE A LOS SENTIDOS


Ficha técnica, sinopsis, (Pinchad aquí)


"El asesino ha reservado nueve butacas" revela desde el larguísimo título.  difícil de recordar, su pertenencia al género de terror por excelencia, el italiano giallo que ha inspirado el shlaser y el splater norteamericano, caracterizado por esos grandes cuchillos que en este film tienen poca presencia. La música electrónica de Carlo Savini crea la atmósfera que hace tan entrañable este género, en parte bello en parte horroroso, una buena elección para un film en el que Tanatos triunfa sobre el  Amor y la pulsión erótica, a pesar del atractivo de unas cuantas mujeres, vestidas con telas ligeras, debajo de las cuales se intuye la desnudez, y, como una segunda piel, se deslizan con rapidez por su cuerpo cuando el sexo lo reclama. En la imagen que ilustra la carátula del DVD se muestran dos mujeres asesinadas, una pareja de lesbianas, a las que se ha vestido convenientemente, contradiciendo la que nos ofrece el film en el que ambas están totalmente desnudas.

Hombres, mujeres, sangre y multitud de utensilios que se pueden hallar en la tramoya de un viejo teatro son los verdaderos protagonistas de un historia con un background débil, que representa los entresijos de una familia poderosa, que ha sido retratada por otros directores italianos, (Confidencias, Visconti), en la que la promiscuidad, incluido el incesto entre padres e hijas, es moneda corriente y no escandaliza a nadie. La razón por la que el 'teatro' habitado por fantasmas de los antepasados del pater familias, en cuyos crímenes sobrenaturales se mezclan con los de su rango todavía vivos, reaccionan de esta manera, no queda muy clara,y atribuir estas costumbres licenciosas al enfado de los que habitan en las oscuras sombras de un lugar que hacía cientos de años que nadie osaba abrir, es un tanto arriesgado.

De todas formas la belleza del envoltorio invita a disfrutar de un nuevo producto del género.

Comentarios