El castillo en el cielo. Hayao Miyazaki. Ficha técnica y crítica






PROBLEMAS DE DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA POR UN TÍTULO MALSONANTE EN EL PAÍS


Ficha técnica:


Título original: Tenkû no shiro Rapyuta
País: Japón
Año: 1986
Duración: 125 minutos

Dirección: Hayao Miyazaki
Guión: Hatao Miyazaki
Casting: Jack Fletcher
Dirección de fotografía: Hirokata Takahashi
Música: Joe Hisaishi
Edición: Yoshihiro Kasahara, Hatao Miyashaki, Takeshi Seyama
Dirección artística: Toshio Nozaki

Productores: Isao Takahata
Productor ejecutivo: Yasuyoshi Tokuma
Planificadores: Hideo Ogata, Tatsumi Yamashita
Productor de animación: Toru Hara
Compañías productoras: Nibariki, Studio Ghibli, Tokuma Shoti


Intérpretes:


Animación


Sinopsis:


Sheeta es la única persona en el mundo que conoce el secreto de la ciudad flotante, resto de una civilización al parecer extinguida. Pazu es un joven rebelde que se cruza en su camino. Alcanzar el castillo en el cielo y conocer sus misterios ocultos se convertirá en una odisea llena de aventuras y personajes, reforzando a la vez la relación de afecto entre Pazu y Sheeta ante la adversidad.

Crítica:


Es curioso que un film realizado por Hayao Miyazaki en 1986 en el Studio Ghibli tuviera problemas de distribución en España por el título, 'Laputa, castillo en el aire', lo que pone en evidencia el puritanismo reinante en la sociedad actual, posmoderna, transversal y contracultural. Esto se ha producido en España porque casualmente los fonemas que componen el nombre de la Fortaleza Celeste (así se la llama en Filmaffinity) son malsonantes, al coincidir con el nombre que se da popularmente a las prostitutas (un vocablo que procede del verbo latino puto, juzgar o considerar, pero también amputar, disputar, reputar..., que forma parte del nombre con el que se denomina a los máximos representantes del pueblo, diputados, y no tribunos como en la antigüedad).

Lo que queda de niños en cada uno de nosotros, dados a la provocación y la necesidad de molestar a los adultos adentrándonos en terrenos prohibidos, más que al insulto, hace que dibujemos una sonrisa cada vez que oímos hablar de un país que se llama Laputa, pero esto hubiera ocurrido en cualquier otro en el que se hubiera dado esta coincidencia. Con el objetivo de sortear conflictos se ha corregido el título y se ha superado el bochorno, hijo de la ignorancia más absoluta. Dicho esto, lo más sobresaliente es, no solo ese amor por la representación de paisajes extraordinarios de Miyazaki, sino su inclinación por aquellos hombres y mujeres que se sitúan al margen de la ley, ya sean ladrones de guante blanco, en tiempos más recientes, o simples piratas de épocas pasadas, a los que mira con simpatía (aquí la capitana pirata se llama Dora); no falta la princesa, que lleva en el cuello una joya con poderes que la identifica como tal, ni la existencia de un gran tesoro que los amigos de lo ajeno buscan, y que despierta las fantasías de los más pobres en torno a la posibilidad de que alguna vez en la vida descubran el dorado y salgan de su miseria.

Laputa se construye con un icono de gran fuerza que han llevado a sus obras cineastas del talento de George Lucas, en 'La Guerra de los Clones', u otros que han superado el Guinness de taquilla como James Cameron en 'Avatar', inspirado en las montañas flotantes del pintor surrealista del siglo XX, René Magritte. Estos castillos en el aire responden al deseo del director japonés de volar, realizado en la mayor parte de sus películas, imposible en la realidad, como dice la letra de la canción de Alberto Cortez: "Y construyó castillos en aire/ a pleno sol, con nubes de algodón,/ en un lugar adonde nunca nadie pudo/ llegar usando la razón..." * De forma inconsciente estaba describiendo a Hayao Miyazaki. Una película que no te puedes perder; a veces merecemos soñar.



Página visitada: Imdb

Imágenes en Google

Trailer en Youtube

Comentarios