The possesion experiment. Scott B.Hansen. Ficha técnica y breve crítica.





Ficha técnica: 


Título original: The Possesion Experiment
País: Estados Unidos
Año: 2016
Duración : 81 minutos

Director: Scott B.Hansen (Dead Men, 2009; Monumental, 2016)
Guión: Mary J.Dixon, Scot B. Hansen
Casting: Rachall Lang
Dirección de Fotografía: Scott B.Hansen
Música: Dirk Ehlert
Editor: Scott Hansen
Director artístico: Jason Michael Juthill
Coordinador de especialistas: Jason Tuthill, Kearston Dillard Scott.

Jefe de Departamento de maquillaje: Harold Scot Clark; maquillaje de efectos especiales: Poffo Ortiz

Productores: Matthew Mussolino, Potsy Ponciroli, Luís Tejada, Todd Stenberg, Shannon Houchins, Angelo P.Reyes, Karen Pool, Tim Bauer, Pat Brown, Mary Dixon, Steve Gebara, Todd Slater.
Diseño de producción: Jay Tuthill, Colin Tuthill, Erik Tuthill, Nikki Leone.
Productor ejecutivo: Bob Winegard, Kenton Taylor, Scott Hansen, Anthony T.Jones
Digital Thunderdome Studios


Intérpretes:


Chris Minor: Brandon Jensen
Jake Brinn: Clay Harper,
Nicky Jasper: Leda Morgan,
Kt Fanelli:  Tra: acey Crowell
Bill Moseley: Padre de Campbell,
Mark Joy; Michael Scott,
Rachel Faulkner: Britanny,
Greg Travis:  Jordi,
Dallas Taylor: Oficial Cahill,
Joven Frank Jensen: Ron Dresser
Richard Crowell: Scott Miflock,
...


Sinopsis:


Brandon Jensen, estudiante de teología, siempre se ha sentido ataído por el ocultismo y cuando tiene la oportunidad de estudiar exorcismos, decide que va a ir a por todas. Comienza un experimento en clase, sin medir las consecuencias.


Lo que se dice:


Curiosamente sólo se han recibido malas críticas y todas procedentes del América del Sur: Pablo O.Scholz (Diario 'Clarin') califica la película de bodrio con algún efecto bueno; film chapucero que se sirve del género para denostarlo (Javier Porta Fouz (Diario 'La Nación   ); una serie de golpes de efecto sin sentido del humor (Leonardo D'Esposito, Revista Noticias); un film que da miedo por su pésima realización (Jesús Chavarría, Cine Premiere).


Crítica:


Cuando nos ponemos a escribir, filmar, pintar o hacer música,  intentamos expresar algo por medio de una historia, una imagen o una sinfonía, que apele a las emociones o la razón de nuestro público. Si un cineasta opta por un género como el de terror, en el que predomina la poesía, la explosión de sensaciones que nos hacen temer algo más o menos explícito y su relato no se sustenta en un subtexto potente, pasado el tiempo y olvidado el motivo que puso en marcha el film, sólo queda la violencia gratuita, cuyos iconos, repetidos hasta la saciedad, han perdido toda la fuerza y apenas rozan la sensibilidad del espectador. Desgraciadamente esto es lo que ocurre en la película que dirige Scott B.Hansen, en la que incluso, no resulta desconocido ni el escenario de los crímenes. El mal, sin más connotaciones, surge con frecuencia en grandes mansiones coloniales, con un frontispicio que emula las villas y los templos clásicos,  tomadas, con frecuencia, en planos picados subjetivos que pretenden ser sugerentes.

The possesion experiment tiene un débil background : el hijo adoptado, nacido de una madre, como poco conflictiva, que, a la larga, hará daño a quienes deciden introducirla en sus vidas como una verdadera hija. Recordamos el escándalo que se formó cuando en 2009 Jaume Collet Serra hizo 'La  huérfana' , protagonizada por Vera Farmina y Peter Sarsgaard, un film hasta cierto punto inocente comparado con el que dirige Scott B.Hansen, pero con una historia mucho más sólida. Y no es una cuestión de dinero.

Imágenes de Google.

Trailer en Youtube

Comentarios