388 Arletta Avenue. Randall Cole. Ficha técnica y crítica







Ficha técnica:


Título original: 388 Arletta Avenue
País: Canadá
Año: 2011
Duración: 87 minutos

Dirección: Randall Cole
Guión: Randall Cole
Casting: John Buchan, C.D.C., Jason Knight, C.D.C.
Dirección de fotografía: Gavin Smith
Música:
Edición: Kathy Weinkauf
Productor en línea: Derek Rappaport
Dirección artística: Ian Holl
Decorador del set:David Edgar
Diseño de sonido: David Rose, David McCallum
Visual FC: Ryan V.Hays

Diseño de Vestuario: Patrick Antosh
Responsable de maquillaje: Catherine Viot
Responsable de peluquería: Peggy Kyriakidou

Productores: Steven Hoban, Mark Smith
Productor ejecutivo: Vincenzo Natali
Diseño de producción: Peter Cosco
Compañías:  Copperheart Entertainment, Vértio; TF1 Droits Audiovisueles & Entertainment One, Copperheart Entertainment Production



Intérpretes :


Nick Stahl: James Deakin
Mia Kirshner: Amy Walker
Devon Sawa: Bill Burrows,
Aaron Abrams: Alex,
Charlotte Sullivan: Sherry,
Krista Bridges: Katherine


Sinopsis:


388 Arletta Avenue sigue a una pareja de treintañeros, Deam y Amy, secretamente filmada las 24 horas en su domicilio, en la calle y en su lugar de trabajo. El acosador utiliza las imágenes deformándolas con el fin de crear tensiones en la pareja. Cuando Amy desaparece de repente, Dean no sabe si ha sido secuestrada o si le ha dejado. La respuesta es incluso peor.


Lo que se dice:





Sólo se disponen de valoraciones cuantitativas.La página Filmaffinity proporciona una media de 5, una media obtenida de 295 votos; en Imdb la media es un poco más baja, 4,9, obtenida de la valoración de 1,787 usuarios. El Tomatometer de la página Rotten Tomatoes ofrece un índice de aceptación de la prensa del 50%, consultadas tan solo 9 reseñas y del 22 del público, pulsada la opinión de 214 espectadores.





Crítica:


Randall Cole aborda el nacimiento de nuevas formas de delincuencia, potenciadas por las nuevas tecnologías.A pesar de la monotonía que producen las cámaras, que protagonizan planos subjetivos muy evidentes, o, colocadas siempre en los mismos espacios de la casa (dormitorio, estudio, salón, cocina, pasillos...), siguen a los habitantes del hogar seleccionado para cometer sus atrocidades, Nick Stahl (casi el único personaje, apoyado en unos pocos secundarios) no sólo logra mantener la atención de los espectadores, en un relato que se aleja de la captación de espíritus que vagan cuando los ocupantes de la casa duermen, sino que  crea tensión por intromisiones muy reales y por tanto más temibles, hasta llegar a la secuencia final sin que la narración audiovisual decaiga. Un film interesante para quienes están interesados en la introducción de nuevas formas y texturas en la expresión cinematográfica del siglo XXI.


Imágenes en Google


Trailer en Youtube



Comentarios