Amante por un día. Philippe Garrel. Ficha técnica



NO ME DA MIEDO LA MUERTE, PERO QUIERO ENVEJECER CON QUIEN AMO


Ficha técnica:


Título original: L'amant d'un jour
País: Francia
Año: 2017
Duración: 76 minutos

Dirección: Philippe Garrel
Guión: Jean-Claude Carrière, Caroline Deruas Garrel, Philippe Garrel, Arlette Langmann
Casting:
Dirección de Fotografía: Renato Berta; cámara: Jean Paul Meurisse
Música: Jean-Louis Aubert
Montaje: François Gédigier
Jefe de decoración:  Manu de Chauvigny

Jefe de vestuario: Justine Pearce
Maquilladores: Miha Oshima, Ana Aya Yabuuchi

Productores: Saïd Ben Saïd y Michel Merkt
Director de producción:Didier Abot
Compañías productoras: arte France Cinèma, SBS Productions, France Culture, Quinzaine des Rálisateures (Cannes, 2017),


Intérpretes:


Eric Caravaca: Gilles,
Esther Garrel: Jeanne,
Louise Chevillotte: Ariane,
Paul Toucang: Mateo,
Felix Kysyl: Stéphane,
Nicolas Bridet: profesor
Marie Sergeant: Yentel,
...

Sinopsis:



Después de una ruptura, una chica de 23 años regresa a casa de su padre. Allí descubre que éste tiene una relación con una joven de su misma edad. Amante por un día, realizada por uno de los directores esenciales del  cine francés contemporáneo, fue presentada en la Quincena de Realizadores y en competición en multitud de festivales como San Sebastián (Sección Zabaltegi), donde ha cosechado excelentes críticas. Filmada en un exquisito blanco y negro, la película ilustra la exploración poética de Garrel por las relaciones, el amor, la fidelidad y el deseo.


Lo que se dice:


El film fue muy bien recibido por la  prensa  europea y americana. La página española Filmaffinity publica una nota media de 6,7, basada en 1,112 votos; Imdb sube esta nota ligeramente, 6,8, basaba en una muestra de 1,438 usuarios.

Los argumentos que han dado los críticos es que representa un estudio nada enfático, ni pretencioso sobre afectos paternofiliales e inesperadas complicidades femeninas (Jordi Costa, diario 'El País')); Luís Martínez se siente tocado  y se pone filosófico, cuando afirma que el film es un delicado ejercicio de cine en el que la textura del blanco y negro se confunde con la temperatura de la piel; Quim Casas  (diario 'El Periódico')  define la película como lúcida y en el fondo esperanzadora; para Daniel de Partearroyo (Cinemanía) es una obra magnética de uno de los cineastas europeos más sensibles; un film de uno de los grandes (Philip Engel, Fotogramas); Philip Garrel regresa a su tema preferido, el amor y la ausencia (Carlos Loureda. Fotogramas); tragicomedia  romántica, atractiva y elaborada con elegancia (Pamela Pianezza, Variety); obra de un estilista que filma pulcro (Pablo O.Scholz, diario 'Clarín); obra menor fascinante de Garrel (Boyd van Hoeij, The Hollywood Reporter ) ; la misma película, 'Amor: ni puedo vivir con él, ni sin él' que el director leva haciendo una década (Ben Croll, Indiewire)...


Crítica:



Philippe Garrel es un cineasta de 70 años, e hijo de un actor, Maurice Garret, cuya obra es poco conocida en España, aunque goza de la popularidad que le dan publicaciones como Cahiers du Cinema, que se ha interesado por el carácter experimental de sus obras, de las que apenas hay información, excepto de sus tres últimas películas, que algunos críticos califican de trilogía: La jalouise, (2011), L'ombre des femmes, (2015) y L'amant d'un jour (2017). Consiguió el premio FIPRESCI de la crítica en los Premios de Cine Europeo'.

Amante por un día plantea la cuestión de las relaciones libres entre un hombre y una mujer, que han resultado ser un fiasco en cualquier tiempo y lugar, incluida la propia película, que visualmente evoca en su comienzo la secuencia inicial de Banda aparte de Jean-Luc Godard, en la que la joven Anna Karina baja por las escaleras de una academia con sus paredes desconchadas, faltas de pintura, y descuidada en general. El protagonista de Garrel, Gilles (Eric Caravaca), es un viudo de la clase media, un cincuentón profesor de Universidad, que goza de una situación privilegiada (ética y estética aparte) para relacionarse con jóvenes de la edad de su hija sin ser acusado de proxeneta. Un compañero le confiesa su turbación ante una situación que empieza a no controlar. Gilles tiene una novia, una alumna-por-supuesto, Ariane, ( Louise Chevillotte ), de cuya existencia conoce el espectador tan pronto como la hija del profesor regresa al hogar porque su compañero la ha tirado de casa en el contexto de una discusión.

Conocidos los tres personajes principales, Gilles, Ariane y la hija Jeanne (Esther Garrel, hija en la vida real de Philippe), se plantea un juego de complicidades entre las dos mujeres, aparentemente más sinceras que con el hombre, aunque el desenlace demostrara que en una ruptura no se impone la lealtad. La pareja formada por el profesor y la alumna carece de la fortaleza de la que ambos presumen, en la que, a la tradicional infidelidad se la denomina eufemísticamente 'relaciones de placer', que es mejor no confesar al otro por si se enfada. Esa es una experiencia ya superada por aquellos que militaron en la revolución del amor de la década de los 60: el que sale peor parado se enfada. La chica, que despierta todas las fantasías sexuales de los hombres que se encuentran en la misma situación vital y socio-económica del profesor de Universidad, se cree el cuento, y como no tiene demasiadas dificultades para tener estos encuentros con chicos de su edad que, como ella, no llevan ninguna prensa interpuesta entre la camiseta y su piel, pues pone en práctica lo que cree que es correcto,sin contarlo, como hacen los hombres. Además, ella no ve problemas en dejarse fotografiar desnuda para una revista porno cuando le hace falta el dinero, algo que sorprendentemente parece poder dañar a quien se siente un hombre progresista y sin prejuicios.

El discurso es, en resumen, bastante convencional. Gilles protege a su hija, como si fuera una niña, y trata a Ariane como a una mujer, su compañera con la que había pensado envejecer, a pesar de que ambas tienen la misma edad.  No es precisamente una historia esperanzadora, sino pesimista. Si el hombre sólo es feliz si se acuesta con una mujer que no supere los 25 años, pero las mujeres tienen el vicio de envejecer, el futuro que le espera es vivir sólo cuando ya no resulte atractivo para las jovencitas. El voyeurismo, la pulsión escópica masculina se concentra en Ariane, a la única que vemos desnuda, aunque sea de forma fragmentaria, una presencia que favorece la concentración de calificativos 'enternecedores'. Gilles creía que iba a poder soportar sus engaños a escondidas, y ella creía lo mismo. Los dos estaban engañados.


Trailer en Youtube.

Comentarios