Los sueños de Akira Kurosawa. Akira Rurosawa




LOS CIENTÍFICOS INVENTAN COSAS QUE ENVENENAN EL AIRE Y EL AGUA, NO CON MALA INTENCIÓN, SINO PORQUE IGNORAN CÓMO FUNCIONA LA NATURALEZA.


Ficha técnica:


Título original :  Yume ( Akira Kurosawa's Dreams)
País: Japón
Año: 1990
Duración: 120 minutos

Dirección:Akira Kurosawa
Guión: Akira Kurosawa
Dirección de Fotografía: Takao Saito y Shoji Ueda
Música: Shinichiro Ikebe
Efectos visuales: Industrial Light & Magic, Marin Country, California; supervisores: Ken Ralston, Mark Sullivan
Director artístico: Claudia Mullaly
Vestuario: Emi Wada

Productor: Steven Spielberg, Hisao Kurosawa y Mike Y.Inoue
Diseño de producción: Yoshiro Muraki y Akira Sakuragi
Compañías: Amblint Entertainment,  Kurosawa Productions,  Industrial Light & Magic (A Lucasfilm Ltd.), SONY, Yasuda Life; distribución: Warner Communicatios Company


Intérpretes:


Akira Terao
Mitsuko Baisho
Toshie Negishi
Mieko Harada
Mitsunori Isaki
Toshihiko Makano
Yoshitaka Zushi
Hisashi Igawa
Chosuke Ikarya
Chishu Ryu
Martin Scorsese


Sinopsis:


Steven Spielberg, George Lucas, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola y otros creadores de películas, lo citan como la mayor influencia en su trabajo. Los siete magníficos, Por un puñado de dólares y la saga de La Guerra de las Galaxias, se inspiran en su trabajo. Es Akira Kurosawa, considerado como uno de los más grandes directores del siglo XX.

Los sueños de Akira Kurosawa es uno de los más  visionarios y personales trabajos en los 60 años del creador de Rashomon, Los siete samurásis y Ran. Dividida en ocho episodios ricos en imágenes y visiones y protagonizada por Scorsese como Vincent Van Gogh, explora los costes de la guerra, los peligros del poder nuclear, y especialmente la necesidad de la humanidad de armonizar con la naturaleza.


Crítica:


Los sueños de Akira Kurosawa, más a menudo pesadillas, van evolucionando desde los terrores infantiles, insuflados por los padres para mantener a los niños recluidos en el ámbito privado del hogar, sin excursiones que hagan peligrar su existencia, hasta los muy justificados miedos de los adultos, que incluyen las guerras o las catástrofes medioambientales, incluidas las nucleares, que nos impiden cuidar de la pureza del aire y del agua, necesaria para mantener una vida saludable y acabar nuestros días en un lugar como 'la aldea de los molinos de agua', conservando la felicidad, cuando se van los de tu edad y bailando cuando ya los huesos no te acompañan. Son sueños que liberan nuestros temores, que concluyen con un final feliz para un cineasta que murió a los 88 años, y que nos dejó este legado dividido en ocho episodios:

  1. "La luz del sol a través de la lluvia"
  2. Los melocotoneros en flor
  3. La tormenta de nieve
  4. El túnel
  5. Cuervos
  6. El Monte Fuji en rojo
  7. El demonio llorón
  8. La aldea de los molinos de agua.

Para cumplir su deseo contó con la colaboración de los 'wonder boys', Lucas, Spielberg, Coppola y Scorsese, a los que con frecuencia unió su destino, que contribuyeron a dotar de magia unos imágenes impresionantes y de gran colorido, que no sólo son difíciles de olvidar, sino que constituyen un buen remedio para momentos de depresión anímica. Una obra maestra recomendable.

Comentarios