Escape Room. Adam Robitel. Ficha técnica.




Ficha técnica:


Título original: Escape Room
País: Estados Unidos
Año: 2019
Duración: 99 minutos

Dirección: Adam Robitel (Love Your Costumers, 2007; The Taking of Deborah Logan, 2014; Insidious: la última llave, 2018).
Guión: Maria Melnik, Bragi F.Schut
Casting: Tamara Hunter, Christa Schamberger (Sudáfrica)
Dirección de Fotografía: Marc Spicer
Música: John Carey, Brian Tyler
Edición: Steve Mircovich
Durección artística: Mark Walker
Decoración del set: Tracy Perkins

Diseño de Vestuario: Reza Levy
Diseño de maquillaje y peluquería: Simone Stubbs

Productores: Ori Marmur, Neal H.Moritz
Diseño de producción: Edward Thomas
Compañía productora: Original Film; distribución: Columbia Pictures


Intérpretes:


Taylor Russell:  Zoey Davis,
Logan Miller : Ben Miller,
Jay Ellis :  Jason Walker,
Tyler Labine : Mike Nolan,
Deborah Ann Wol: Amanda Harper,
todos los roles en Imdb

Sinopsis:


Seis desconocidos se encuentran en una habitación mortal en la que deberán usar su ingenio para sobrevivir.


Lo que se dice:


El film ha sido recibido por la prensa y el público con división de opiniones. La página Filmaffinity refleja na nota media de 5,7, basada en 497 votos; la página norteamericana eleva esta media a 6,4, basada en una muestra mucho más amplia, como es habitual: los votos de 14,044 votos.

Los argumentos más positivos son que recoge el testigo de Saw y  le añade acción y adrenalina (Santiago Alverú, Cinemanía); viejo divertimento macabro que busca encontrarse con la Parca (Mireia Mullor,  Fotogramas); thriller entretenido con un guión divertido (Emily Yoshida, Vulture).

Otros introducen algunos matices, como que su única razón de ser es anunciar una secuela (Miguel Ángel Palomo, Filmaffinity); trabajo respetable que bebe en exceso de sus predecesores (Javier Ocaña, Diario 'El País'); logra generar tensión en la mayor parte de su metraje (Nando Salvá, Diario 'El Periódico').

Las críticas del mundo anglosajón y de buena parte de Sudamérica son demoledoras, bien por conocimiento del género, bien por una idiosincrasia que rechaza el mainstream: bebe de referentes claros y se torna aburrida y demasiado formal en la parte final (Glenn Kenny, The New York Times); pertenece a ese tipo de películas que, aunque sean buenas, resultan atracciones de feria (Owen Gleiberman, Variety); no consigue desprenderse de las convenciones de género (Kate Erbland, IndieWire); guión torpe y extremadamente predecible (Katie Rife, Av Club); la falta de empata de los personajes deriva en un relato burocrático (Ezequiel Boetti, OtroCine.com)...

Comentarios