Buñuel en el laberinto de las tortugas. Salvador Simó Busom




Ficha técnica:


Título original: Buñuel en el laberinto de las tortugas
País: España
Año: 2019
Duración: 84 minutos

Dirección: Salvador Simón Busom
Guión: Eligio R.Romero, Salvador Simón Busom, basando en el cómic de Fermín Solis
Dirección de Fotografía: Animación
Música. Arturo Cardelús
Edición: José Manuel Jiménez
Dirección artística: José Luís Ágreda

Productores: Alex Cervantes, Manuel Cristóbal, Bruno Felix, José María Fernández de la Vega, Femke Volting.
Compañías productoras: Sygnatia, The Glow, Submarine


Intérpretes:

Voces: Jorge Usón: Luís Buñuel,
Fernando Ramos: Ramón Acín,
Luís Enrique de Tomás: Pierre Unik,
Cyril Corral: Eli Lotar.


Sinopsis:



Película sobre el rodaje en la región extremeña de Las Hurdes, a cargo del maestro Luis Buñuel, de su película "Las Hurdes, tierra sin pan", en 1933. Adapta el cómic homónimo de Fermín Solís.


Lo que se dice:



El film, muy minoritario, ha sido muy bien recibido por la prensa que ha accedido a su visionado. La página Filmaffinity ofrece una nota media de 7,6, basada en 75 votos;  Imdb eleva esta nota a 8,6, una media de 66 valoraciones.Rotten Tomatoes no ofrece todavía un consenso de la crítica.

Como es lógico  no ha pasado desapercibido el film sobre uno de los cineastas más importantes del mundo, que militó en el movimiento impulsado por André Breton, pionero de las nuevas tendencias antirracionalistas del arte: el dadaísmo y el surrealismo, redactando el manifiesto surrealista en 1924, y cuya amistad con Lorca y Dalí, así como su enemistad con Paul Éluard a causa de Gala. Los argumentos que esgrimen los críticos que se han pronunciado son que estamos ante un relato magistral de la madurez del genio de Calanda (Luís Martínez, Diario 'El Mundo'); retrato del cineasta aragonés libre de idealismo (Andrea G.Bermejo, Cinemanía); ejercicio de cine dentro del cine, que aprovecha las posibilidades de la animación para humanizar el mito (Jesús Chavarria, Diario 'La Razón').


Crítica:


Con una puesta en escena que recuerda en el tono y la atmósfera el cine de Hayao Miyazaki , narra un episodio  de la vida del cineasta aragonés, cuando sus nobles mecenas, e incluso el Papa de Roma , al que la madre del realizador tenía acceso, le habían vuelto la espalda tras el rodaje de 'La Edad de oro'; en este nuevo proyecto recibió el apoyo de Ramón Acin, un anarquista que en 1936 fue fusilado junto con su esposa, un hombre que invirtió todo el dinero que ganó en la lotería de Navidad en el nuevo empeño de su rico y mimado amigo, destinado a fracasar y a perder todo lo invertido. Ahora Buñuel ponía su cámara en una región olvidada de España, un abandono con terribles consecuencias para quienes habitaban parte de la que hoy se denomina  la 'España vaciada' (ignoramos quién la vació), 'Las Hurdes, tierra sin pan'. En un formato de dibujos animados en color, Salvador Simó Busom insertan breves cuñas del film original, realizado en blanco y negro. El film adapta el cómic homónimo de Fermín Solis.

El retrato del estudiante, que formaba parte del círculo de elegidos de la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde trabó amistad con Dalí y Lorca, no aporta datos demasiado novedosos en relación al perfil pesonal de Buñuel que nos han dejado sus biógrafos y que tangencialmente aborda Gibson en la biografía de Lorca. Un hombre que escandalizó al mundo sobre el inmovilismo y el discreto encanto de una burguesía hipócrita y descreída, pero que, a su vez fue capaz de humillar a quienes consideraba más débiles que él, incluido el joven Lorca, que sufrió la pinza del de Aragón y del pintor de Cadaqués, hasta que se desquitó con 'Poeta en Nueva York'. Buñuel podía disparar al aire, con una pistola que siempre llevaba a mano, para que se despeñaran las cabras y hacer de este modo realidad lo que su público esperaba, someter a estos animales a feroces persecuciones por los riscos de otras especies salvajes más fuertes, filmar los estragos de la miseria sobre los cuerpos de hombres, mujeres y niños, e incluso inmortalizar con su cámara a una pobre niñita que muere sola en la calle, a la que deja sola, siguiendo los consejos de sus compañeros,según los cuales ya no se podía hacer nada por ella. Ese era también el director de 'El Ángel Exterminador', uno de los mejores cineastas que ha dado Europa, que pagó, junto con Bergman, médicos y medicinas para su colega Tarkovsky enfermo de un cáncer terminal. Un hombre rudo, concienciado en parte y con un lado oscuro muy potente, que Salvador Simo no duda en mostrar. Interesante.


Páginas vistas: Filmaffinity, Imdb y Rotten Tomatoes.


Comentarios