Lo que esconde Silver Lake. DVD-Blu-ray







TODO LO QUE ESTABAS ESPERANDO Y QUE SOÑABAS CON FORMAR PARTE DE ÉL ES UNA PURA INVENCIÓN. TU ARTE, TU ESCRITURA, TU CULTURA SON LA CÁSCARA DE OTROS Y SUS AMBICIONES,QUE VAN MÁS ALLÁ DE LO QUE TU JAMÁS ENTENDERÁS.


Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí)


Crítica


COMENTARIO:


La aparición en el mercado del DVD y el Blu-ray de 'Under the Silver Lake' de David Robert Michel, (It Follows)  una joya del cine más actual, permite un visionado analítico, que de entrada muestra cierta confusión en el título español. Ante todo, hemos de entender que el film es un metarrelato que cuestiona al detalle el universo de relaciones sociales que se establece en la Meca del Cine, cuya marca se exhibe en un momento determinado, cuando se hacen visibles desde el interior de uno de los túneles construidos en Silver Lake, un barrio residencial situado en la región central nordoriental de Los Ángeles, construido alrededor del mayor embalse artificial, que debe su nombre al ingeniero local que lo construyó. El barrio en el que Disney construyó su primer gran estudio, un hecho que le otorga un valor icónico, y que es conocido por sus lujosos restaurantes y clubes, y por ser  uno de los enclaves residenciales más importantes de la comunidad gay, unas circunstancias que, por sí solas, marcan el tono que David Robert Michel quiere dar a su cuento.

Para contar su 'historia' el cineasta conocido por su incursión relevante en el género de terror con 'It Follows' recurre a una fórmula clásica, a la que dota de un lenguaje moderno: las fábulas de Esopo, que plantean un conflicto entre varias figuras generalmente animales, entre los que surge un conflicto, que los obliga a elegir entre diferentes posibilidades, una decisión de la que dependerá el éxito o el fracaso de su aventura. En el relato cinematográfico la relación entre el hombre y el animal que le representa se establece por medio de una figura retórica (sinécdoque) que los asocia por contigüidad espacio-temporal y por sus condiciones de vida  y posibilidades de supervivencia en Silver Lake. La primera secuencia es muy significativa: Sam (Andrew Garfield) está a punto de sufrír un golpe grave por la caída de un animal, difícil de clasificar ya que queda despanzurrado en el suelo; al llegar a su casa, en la puerta cuelga un cartel que le commina a abandonar el hogar por falta de pago. Próximos contactos con otros animales irán situando al joven en su verdadero estatus social en una comunidad de ricos.

Tres animales se erigen como los más relevantes de esta fábula: la mofeta, los perros y los coyotes, en torno a los cuales se constituyen trinidades femeninas, que evocan a las tres mujeres que protagonizaron 'Cómo casarse con un millonario' (Jean Negulesco, 1953): Marilyn Monroe, Lauren Bacall y Betty Grable. David Robert Mitchell  no busca un happy end al uso, ni tan siquiera un final convencional. Las cosas son como son. Las mujeres juegan un papel determinado en este Universo en el que el camino hacia la gloria está jalonado de múltiples obstáculos, y el hombre, para poder mantenerse mientras espera su oportunidad, sólo tiene una posibilidad: esperar que aparezca su coyote y seguir su rastro hacia la inmortalidad, por muy ambigua y quimérica que sea. Un film mágico que obliga al espectador a esforzarse para entender que bajo las aguas tranquilas nada es tan transparente como podría parecer, en una ciudad en la que se paga hasta el aire.



No deja de tener interés cómo utilizan los jóvenes cineastas norteamericanos como David Robert Mitchell o Jordan Peele los túneles subterráneos, ya sean antiguos refugios, o los miles de kilómetros de vías de metro abandonadas, como guaridas de monstruos que se esconden en su infierno particular,en el que ejercen su tiraní absoluta, ocultándose de las miradas de las masas que fomentan su poder absoluto de múltiples maneras. Una buena metáfora de ese 1% que controla el 99% de los excedentes obtenidos del esfuerzo de los demás, trabajadores manuales o creadores de contenidos, cuyo coste marginal frecuentemente es 0, o un salario que los arrastra a la pobreza. Unos funcionan como mofetas, otros como perros agradecidos.





Comentarios