Vengadores: Endgame. Crítica




VENGADORES, NO 'PREVENTORES'



FICHA TÉCNICA , SINOPSIS, LO QUE SE DICE (PINCHAD AQUÍ)


Crítica:

Los Hermanos Joe y Anthony Russo, financiados por Marvel Studios y Walt Disney Pictures, que se fusionaron y formaron una Sociedad de responsabilidad limitada cuando ambas compañías, propietarias de los derechos de imagen desde el libro a la pantalla, se fusionaron el 1 de enero de 2010, han conseguido alzarse con su segunda película en los promotores del mejor estreno, en cuanto a resultados económicos se refiere, de la Historia del Cine, como prueba una observación atenta del fenómeno desde el día del pre-estreno, en el que las multisalas reservaron casi el noventa por ciento de sus espacios para proyectar el film, hasta el  día de hoy. La asistencia a cualquier sesión, desde las primeras de la tarde, a horas intempestivas (16.00 h.), muestran un público adulto, comprendido entre quienes se aproxima a los 30 años y pueden llegar hasta los 50, con flecos de personas más mayores, amantes del género y niños acompañados de sus padres, nos muestran que el futuro de la nueva sociedad tecnológica, que va a exigir trabajadores cada vez más especializados y con mejor formación, como ha ocurrido en todas las revoluciones técnicas y científicas, tiene que estar dirigido a las masas, que a diferencia del siglo XVIII y XIX ya no son analfabetas, sino que están, con frecuencia, mejor informadas que otros sectores del público con pretensiones de cultivar productos elitistas, que con frecuencia son un verdadero fiasco. El futuro, eso ya lo entendieron tanto el socialismo utópico como el científico, depende de ser capaz de involucrar a las masas en el progreso y el cambio del modo de producción, basado en nuevos medios.

Esto en lo que se refiere al aspecto económico de la revolución tecnológica que impone nuevas formas de hacer y con el mismo objetivo que se ha mantenido desde la primera revolución industrial: producir para las masas. Desde el punto de vista de la capacidad de producir arte con los nuevos medios al servicio de los cineastas, los críticos norteamericanos, en cuyo suelo se encuentran las grandes compañías de producción de efectos visuales con diferentes tecnologías (Thanos cuya actuación está construido mediante la creación de un personaje por medio del sistema de stop motion, que parte de  Johs Brolin, cuya barbilla está esculpida a imagen de la de Abraham Lincoln; Hulk, que se construye con el mismo procedimiento, etc...). Hay acuerdo en que el film es un mashup o creación de un nuevo título a partir de pedazos de otros; los críticos norteamericanos lo consideran exagerado a sabiendas, cuyo objetivo es promover una diversión deslumbrante con constante guiños a los fans que llenan las salas; una trama tan repleta de salvadores y de homenajes al cine de todos los tiempos, entre los que destaca la cita del protagonista de los Hermanos Ethan y Joel Coen, 'El Gran Lebowski',ahora gordo, que interpreta Chris Hermsworth, emulando al carismático Jeff Bridges, representado por un hombre deprimido, primero, y abandonado y descuidado Thor después, que protagoniza un ser que quiere abandonar la máxima magistratura de Nueva Asgard tras convertirse en un gamer que juega con adolescentes y niños al Fortnite, una actividad que reduce su movilidad y aumenta sus grasas (¡Genial apelación a la realidad!) . La concentración de tanto personaje reduce el peso de todos ellos, e incluso da cuenta de que no sería nada extraño ver aparecer en la pantalla a Dwayne Johnson, Jesucrito y el elenco al completo de las dos últimas películas de Star Wars. Unos héroes que siguen enredados en la búsqueda de venganza, no de prevenir ninguna tragedia, sirviéndose de las seis gemas que representan la mente, el alma, el tiempo, el poder, el espacio y la realidad. (Muy interesante)

El resultado del trabajo de los equipos técnicos y artísticos es una acción elegante, ingeniosa y muy entretenida, aunque también sobrecargada y, no obstante, deslumbrante, a pesar de que durante la mayor parte de las tres horas que dura la proyección predominan los aspectos que estimulan la emotividad y el estado de ánimo tierno, mediante la representación de la  camaradería y la fraternidad paterno filial mediante el reencuentro  en ese paseo a través del tiempo de Thor y su madre, Tony Stark y su padre, y Iron Man y su 'hijo adoptivo' Spiderman y el dolor de la pérdida de los seres queridos, algunos de elos importantes superheroes, basado en un buen diseño de los personajes, dejando aparcado el discurso  que los Hermanos Russo plantearon abiertamente en Infinity War , un tema candente que los diferentes géneros, incluido el cine de autor, han decidido no tratar por no 'mentar la bicha': Thanos elabora una estrategia para resolver la crisis que atenaza (nos atenaza) al universo que Vengadores sí aborda, que tiene como fin eliminar a la mitad de la población, para que la otra mitad pueda prosperar (.O.Scott, The New York Times). El villano, cumplido su objetivo, se retira a una vida bucólica, sin contar con el empeño de 'Los Vengadores', no 'Los Preventores', matiza Tona Stark, de recuperar a los suyos viajando en el tiempo y de ejercer la venganza contra los criminales de turno, a quienes el concepto de 'dictadores' apenas representa. De este modo, y sin problemas morales, los superhéroes eliminarán al 50 por ciento que acabó con la población y sus protectores, utilizando los mismos medios que usó Thanos en el pasado, simbolizado en un guante cuyo poder está simbolizado por lo que representan las seis gemas, cuya reunión ocupa gran parte de Infinity War.

De este modo, la segunda parte de esta Odisea del futuro, plagada de personajes de gran fuerza icónica, que pone su foco en Tony Stark/Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitana Marvel (Brie Larson), War Machine (Don Cheadler), Thor (Chris Hemsworth),  Hawkeye (Jeremy Renner), Hulk (Mark Ruffalo), Scott Lang/Ant-Man (Paul Rudd), y en un papel secundario T'Challa/The Black Panther (Chadwick Boseman), y acaba con una invasión masiva de los que intervienen en todas las sagas de Marvel, incluidos 'Guardianes de la Galaxia', se emplea a fondo en el desarrollo y penetración psicológica de los personajes que van a ejercer la recuperación de los suyos, cuya desaparición no aceptan, y la venganza de la sociedad en su conjunto, mostrando la ternura, la fraternidad y la solidaridad de estos seres especiales, dejando a su paso pinceladas, más o menos intensas de ironía, un saber reírse de uno mismo, de comicidad, pero también de cariño, simpatía y ganas de agradar. El sentimiento de justicia y de revancha se impone en un film que, a pesar de la escasa acción y la debilidad del discurso, se transitan con facilidad y el espectador apenas percibe que está destinando tres horas de su vida al visionado del film. Toda la carga discursiva e ideológica estaba contenida en 'Infinity War', cuyo subtexto abordaba un temor que subyace a la sociedad actual, cuyos deseos de paz y negociación comienzan a presentar rotos en sus costuras.





Comentarios