La chica desconocida. Jean-Pierre y Luc Dardenne. Ficha técnica y crítica







LA VIRTUD DE LO COTIDIANO EN UN MUNDO HOSTIL


Ficha técnica:


Título original: La fille iconnue
País: Francia
Año: 2016
Duración: 113 minutos
Subgénero: drama psicológico

Dirección: Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne
Guión: Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne
Dirección de Fotografía: Alain Marcoen
Música: no hay
Edición: Marie Hélène Dozo
Departamento de arte: Julien Denis
Decoración del set: Amanda Petrella

Diseño de Vestuario: Maira Ramedhan Levi
Responsable de maquillaje: Nathalie Tabareau

Productores: Jean Pierre Dardenne, Luc Dardenne, Denis Freyd
Productores ejecutivos: Delphine Tomson
Diseño de producción: Igor Gabriel
Compañías productoras: Les Films du Fleuve


Intérpretes:


Adèle Haenet: Jenny Davin,
Olivier Bonnaud: Julien,
Jérémie Renier: el padre de Bryan,
Louka Minnella: Bryan,
Christelle Cornil: la madre de Bryan,
Nàdege Quedraogo: la cajera del cybercafé,


Sinopsis:


Una noche, después del cierre de su consultorio, Jenny, una joven doctora, escucha el timbre, pero decide no abrir. Al día siguiente, se entera por la policía de que han encontrado, no lejos de allí, a una joven inmigrante muerta, sin identidad, que según las cámaras es la que solicitó entrar en la consulta.


Lo que se dice:



El film, como la mayor parte de las realizaciones de los Hermanos Dardenne, tuvo una buena recepción por parte de la prensa y del público, que se refleja en las notas medias que ofrecen páginas como la española Filmaffinity, que ofrece una nota media de 6,00, basada en 2,264 votos, o la norteamericana que da una nota media de 6,5, obtenida a partir de 6,105 votos.





Crítica:


Como es habitual en su cine, Jean-Pierre y Luc Dardenne optan por una política de autor basada en la vocación de representación de una realidad cruda, una visión de la vida prosaica que huye de una poética inmersiva y opta por otra que tiende a la distopía, desprovista de cualquier tipo de música que cree una atmósfera aunque sea indiciariamente sugerente de cualquier clase de sentimiento o idea reivindicativa o que apueste por la modernidad. Mucha cámara fija y una edición escasa, reducida casi exclusivamente como conectora de secuencias, son características de un estilo orientado a un 'realismo social' más que al thriller, en un relato que no intenta descubrir la culpa directa y el culpable, sino la identidad de la víctima, con el objetivo de recuperar la dignidad de una joven migrante a la que se han negado los derechos humanos más elementales, ha sido prostituida y, al fin ha perdido la vida. La negación de auxilio y la culpa son faltas graves y sentimientos que afectan a la colectividad. Para Jordi Costa no hay más culpables que la propia culpabilidad.

Una historia de mujeres violentadas, dentro y fuera de campo, presentes y ausentes en la diégesis, con el meollo de la cuestión en off, a pesar de que la joven muerta da título al film. Una estructura inteligente que adquiere cierto carácter blasfematorio de blockbuster  de la auto.proclamada elite intelectual, por su alejamiento formal y visual del mainstream de libro. La frialdad, la lentitud, la construcción de un ambiente austero que no distraiga al espectador de la reflexión acerca de la gravedad de lo que se le plantea, -ignorancia, paro, marginación, profesionales de la sanidad obligados a ejercer su profesión en condiciones de riesgo de padecer violencia física -, son también una forma, alejada del uso desplazado de la lengua audiovisual orientada a crear atmósferas poéticas,  de despertar emociones en el público. En ocasiones productos más baratos, aunque no siempre.

Comentarios