Mandy. Panos Cosmatos. Ficha técnica y crítica.









CUALQUIER EXCUSA ES BUENA PARA UNA EXPERIENCIA LISÉRGICA EN LA QUE EMERJAN LOS DESEOS, GENERALMENTE REPRIMIDOS, DE DAR RIENDA SUELTA A LAS SENSACIONES DERIVADAS DE EXPERIENCIAS LISÉRGICAS RELACIONADAS CON LA DROGA, EL SEXO O EL ROCK & ROLL.

EN MEMORIA DE JÓHANN JÓHANNSON, DE CUYA MÚSICA TENDREMOS QUE ACOSTUMBRARNOS A PRESCINDIR.


Cuando muera, enterradme hondo. Colocad dos altavoces a mis pies, ponedme unos cascos en la cabeza y rocanroleadme. Cuando esté muerto


Ficha técnica:


Título original: Mandy
País: Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 121 minutos

Dirección: Panos Cosmatos
Guión: Panos Cosmatos, Aaron Stewart-Ahn, basado en una historia de Panos Cosmatos
Casting UK: Lara Nanwaring;  Bélgica: Sebastian Moradiellos...
Director de Fotografía: Benjamin Loeb
Música: Jóhann Jóhannsson ; "Starless" de King Crimson
Edición: Brett W.Bachman
Decorador del set: Ilse Willock
Coordinador de especialistas:  Benjamin Cooke


Diseño de Vestuario: Alice Eyssartier
Maquillaje artistas y supervisor maquillaje especial FX: Oriane de Neve
Responsable de peluquería: Antonina Prestigiacom


Productores: Adrian Politowski, Martin Metz, Nate Bolotin, Daniel Noah, Josh G.Waller, Elijah Wood
Productores ejecutivos: Nick Spicer, Maxime Cottray, Todd Brown, Christopher Figg, Robert Whitehouse, Nadia Khamlichi, Lisa Whalen
Diseño de producción: Hubert Pouille
Compañías productoras  XYZ Films, Piccadilly Pictures, UM Media, Spectrevision, y el apoyo de Wallimage ;  distribuidoras: Inopia Films




Intérpretes:


Nicolás Cage: Red Miller,
Andrea Riseborough: Mandy Boom,
Linus Roache: Jeremiah Sand,
Ned Dennehy: Hermano Swan,
Olwen Fouéré: Madre Marlene,
Richard Brake: El químico,
Bill Duque: Caruthers,
Line Pillet: Hermana Lucy,
Clément Baronnet: Hermano Klopek,
Alexis Julemont: Hermano Hanker,
Stephan Fraser: Hermano Lewis,
Ivaylo Dimitrov: Skratch,
Hayley Saywell: Sis,
Kalin Kerin: Scabs,
Tamás Hagyuó: Fuck Pig,
Madd'yz Dog Lollyta,
Corfu: Lizzie The Tiger.


Sinopsis:


En 1992, cerca de un lago, en algún lugar de las Montañas de la Sombra, Red Millet vive una pacífica existencia junto a su novia Mandy Boom. Él como leñador y ella como cajera de una estación de servicio con vocación  de pintora, tratan de superar un pasado no muy lejano. Red, su alcoholismo del que no deben ser ajenos sus años de combate, Mandy, su traumática infancia. Jeremiah Sand, gurú de la pervertida secta hippie del Nuevo Amanecer, impresionado por la belleza de Mandy, quiere secuestrarla, ayudado por los Calaveras Negras, moteros  adictos a un potente tipo de LSD y a la carne humana. Con Mandy drogada y  Red inmovilizado con alambre de espino, Jeremiah trata de seducir a Mandy, la quiere viva y apuñala a Red. Red logra liberarse y lleno de ira, vodka, cocaina y el LSD de los Calaveras Negras, y armado con su ballesta, 'la parca' y un hacha de guerra, inicia su venganza. No tarda en verse inmerso en un mundo alucinante, semejante a las pinturas de la fallecida Mandy, que no consigue distraerle de su principal objetivo: un trastornado, desbocado y crudelísimo baño de sangre.

Lo que se dijo:




La prensa acogió relativamente bien el film que dirige Panos Cosmatos, una circunstancia que se refleja en páginas que ofrecen datos cuantitativos, como Filmaffinity que ofrece una nota media de 5,6, basada en 4,300 votos; la norteamericana Imdb eleva esta media a 6,6, basada en una muestra mucho más amplia. El Tomatometro de la página Rotten Tomatoes da un índice de aceptación de la prensa del 91%, consultadas 221 reseñas  y del 66%, pulsada la opinión de 3,374 usuarios.





Crítica:


'Mandy' es la segunda película de Panos Cosmatos, un cineasta de origen greco-canadiense, nacido en Italia en el seno de una familia de artistas, un padre cineasta, George P. Cosmatos, y una escultora sueca, Birgitta Ljunberg-Cosmatos, por lo que se puede afirmar que 'de casta le viene al galgo'. La familia se trasladó a Victoria en la Columbia Británica , Canadá, a principios de los ochenta, y allí realizó su opera prima, Beyond the Black Rainbow, (2010), que lo lanzó a la fama. Se ha calificado su nueva película de 'cine líquido', porque el contenido se adapta a la, o a las,  formas del continente, adoptando la categoría de drama o thriller, film de venganza o de amor, etc. La nueva categoría fue pergeñada por Zygmunt Bauman que desarrolla una doctrina en torno a una modernidad líquida, una sociedad líquida o un amor líquido, al que muchos llamaban una estrella pop de la sociología y era reclamado en festivales de música y cultura alternativa para transmitir a los más jóvenes que el mundo más sólido de nuestros abuelos (trabajo y familia para toda la vida) se ha desvanecido y ha dado paso a un mundo más precario,  provisional e inestable.

Pero se han dicho también otras cosas, que tienen que ver con los referentes del joven cineasta, al que contemplan como un adanista, como un chico al que sus padres no le permitían ver películas, tan solo leer las sinopsis, - ignoramos si cualquier film, lo que no tiene ninguna lógica -, y que el niño, a costa de leer estos resúmenes, que por cierto contienen más spoilers que lo que es capaz de ofrecer el más lanzado de los comentaristas, ha desarrollado una imaginación portentosa que ha hecho posible la realización de un film que golpea la comodidad de todos aquellos que se refugian en sus zonas de confort, sanguinolento y brutal, inimaginable de haber sido concebido por un niño solitario en su habitación. Por otro lado, el visionado del film nos sitúa en un escenario diferente; los cinéfilos o cinéfagos, como ahora prefieren llamar algunos a los aficionados al cine y al género de 'terror' y el thriller, a los que Nando Salvá etiqueta bajo el epígrafe de lunatistas, los fans de estas categorías han podido constatar las influencias que han inspirado a Cosmatos, entre ellos Mark Neveldine, Brian Taylor y Mark Steve Johnson y sus motoristas fantasmas; Nicolas Cage protagonizó la película de este último. Pero hay otros referentes, entre ellos Sam Raimi y su trilogía, cuya protagonista principal es la motosierra mecánica (The Evil Dead, (1981); The Evil II (1987); El ejército de  las tinieblas (1992); David Lynch en la filmación de interiores, iluminados de forma muy peculiar, y la música de Jóhann Jóhannson, un músico que trabajó con frecuencia con Denis Villeneuve, y que murió antes de terminar el rodaje de esta película, que fue dedicada a su memoria.

Si tengo que calificar de algún modo este film es como 'cine de sensaciones': oímos, sentimos impactos emocionales más que vemos lo que en realidad ocurre en la pantalla, oscurecida en su mayor parte, iluminada en aquello que interesa, ya se trate de un rostro, un desnudo o una parte del camino, mucho más allá de la moda de filmar con luz natural. Sin maquillajes ni artificios en el trabajo de los especialistas de la caracterización de los personajes, todo el artificio se concentra en la creación de significado, oscureciendo o destacando aquello que le interesa al deus ex machina que controla este relato, que adquiere todos los tintes de unos asesinos en serie de carácter religioso, una secta que funciona como la de los Manson Family. A la creación de un ambiente terrorífico e incluso sobrenatural, en el sentido de mostrar el riesgo que conlleva cualquier encuentro fortuito con estos personajes diabólicos, contribuye fundamentalmente la música de Jóhannsson, que a ratos nos acerca a los relatos surrealistas de Lynch, o al mundo distópico de Scott en Blade Runner. Es obvio que el cineasta, diga lo que diga es un cinéfilo o un cinéfago.



Páginas visitadas: Imdb, Filmaffinity, Rotten Tomatoes, Wikipedia.

Comentarios