Michael Collins.Neil Jordan. Ficha técnicaycrítica






EL LÁTIGO Y EL CUERPO, LA GRAN VERDAD FRENTE A LOS QUE SUEÑAN
CON LA ÉTICA HEROICA DEL FRACASO



Ficha técnica:


Título original: Michael Collins
País: Irlanda. Co-producción Irlanda/Reino Unido/Estados Unidos
Año: 1996
Duración:132 minutos

Dirección:Neil Jordan
Guión: Neil Jordan
Casting: Susie Figgis
Director de Fotografía: Chris Menges
Música: Elliot Goldenthal
Editores: J.Patrick Duffner, Tony Lawson, A.C.E.
Directores artísticos: Arden Gantly, Jonathan McKinstry, Cliff Robinson; Estados Unidos: Justin Scoppa
Decorador del set:Josie MacAvin; Estados Unidos: Ron Von Blomberg

Diseño de vestuario: Sandy Powell

Productor Stephen Woolley
Co-productor: Redmond Morris
Diseño de producción: Anthony Pratt
Compañías productoras: Geffen Pictures Release; distribución: Warner Bros.


Intérpretes:


Liam Neeson:Michael Collins,
Aidan Quinn: Harry Boland,
Stephen Rea: Ned Broy,
Alan Rickman: Eamon de
Julia Roberts: Kitty Kiernan,
Ian Hart: Joe O'Reilly,
Martin Murphy:Capitán Lee-Wilson,
Brendan Gleeson: Liam Tobin,
Stuart Graham: Tom Cullen,
Sean McGinley: Smith
Gerard McSorley: Cathal Brugha,
Jonathan Rhys-Myers: asesino de Collins,
Charles Dance: Soames.


Sinopsis:


A principios de siglo, Gran Bretaña era la primera potencia mundial, y el imperio británico abarcaba más de dos terceras partes del mundo. A pesar de su poder su colonia más conflictiva había sido siempre la más cercana: Irlanda. Durante 700 años se había opuesto al dominio británico con intentos fallidos de rebelión (revolución a partir de la francesa), acabando todos ellos en fracaso, hasta que en 1916 comenzó una nueva rebelión, seguida de una guerra de guerrillas que cambiaría para siempre la naturaleza de esa guerra, cuyo cerebro fue Michael Collins, artífice de una nueva forma de combate, basada en el espionaje y la guerrilla urbana. Suvida y su muerte marcaron esa época con el terror y la tragedia.


Premios:



  • 1996: Oscar: 2 nominaciones: Mejor fotografía, Banda sonora original - drama 
  • 1996: Globo de Oro: 2 nominaciones: Mejor actor drama (Liam Neeson), BSO 
  • 1996: BAFTA: 2 nominaciones: Mejor fotografía, Actor de reparto (Rickman) 
  • 1996: Festival de Venecia: León de Oro, Copa Volpi Mejor actor (Neeson) 
  • 1996: Satellite Awards: Nominada a Mejor banda sonora 
  • 1996: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor fotografía. 2 nominaciones 
  • 1996: Asociación de Críticos de Chicago: 3 nominaciones incl. Mejor actor (Neeson) 


Lo que se dijo:


Se habló poco de esta película que,al parecer mereció tan solo epítetos,entre ellos los de sobria, poderosa, impactante, emocionante y estupenda, a cargo de Jorge Barriuso, (Cinemanía) e intensa,compleja y dolorida para Carlos Boyero (Diario 'El Mundo'). La página Filmaffinity le otorga una nota media de 6,7, basada en 8,578 votos.

Crítica:

Cuando miramos por el retrovisor y vemos una película como 'Michael Collins' comprobamos con tristeza cuánta capacidad de soñar esperanzados en un mundo mejor hemos perdido desde que se ha experimentado la primera crisis global por el cambio del sistema de producción, a causa del avance de la nueva era tecnológica que ha tenido como consecuencia un nuevo sistema en el que  se están diluyendo las relaciones laborales tradicionales, dando lugar a lo que Zygmunt Bauman llama una modernidad líquida, una sociedad líquida o un amor líquido, que esta deglutiendo el mundo más sólido de nuestros antepasados y con ellos una ideología de color más romántico en la que se daba gran valor a todas las aspiraciones e inquietudes humanas que se han desvanecido dando paso a un mundo más precario,  provisional e inestable, y a la par más intransigente y distópico.

El film se inicia en el Dublin de  1916, con una rebelión popular en Irlanda del Norte, a la que se llamó "el levantamiento de Pascua", que fracasó estruendosamente y llevó a sus líderes a la cárcel.En 1922, con estos actores liberados, tras serios enfrentamientos, se llegó a un pacto que daba paso a un Estado Libre Irlandés, en lugar de la República de Irlanda a la que aspiraban los rebeldes. Se les ofrecía crear su propio gobierno, pero con la obligación de jurar lealtad a la Corona Británica, y aunque se reconsideraba la posición del Norte, de momento Irlanda seguía siendo parte del Imperio Británico. Michael Collins fue sacado del anonimato y obligado a negociar y, aunque el pueblo irlandés votó a favor, se produjo una escisión en el movimiento revolucionario de terribles consecuencias.

Estremece comprobar como, si bien la Historia no se repite con las mismas condiciones, si que regresan continuamente los conflictos que se quedan sin resolver, lo que convierte 'Michael Collins' en un film sólido y rotundo que no ha perdido ni actualidad ni interés.

Comentarios