Rocketman. Dexter Fletcher. Ficha técnica y crítica.


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras
Se utilizará durante la promoción del film


ES MÁS DIFÍCIL DESINTEGRAR UN PREJUICIO QUE UN ÁTOMO (Albert Einstein)



Ficha técnica:


Título original: Rocketman
País: Reino Unido; co-producción Reino Unido/Estados Unidos
Año: 2019
Duración: 121 minutos

Dirección: Dexter Fletcher
Guión: Lee Hall
Casting: Pippa Aillon
Dirección de Fotografía: George Richmond
Música: Elton John, Matthew Margeson
Edición: Chris Dickens
Dirección artística: Tim Blake
Decoración del set: Kimberley Fahey, Judy Farr

Diseño de Vestuario: Julian Day
Diseño de maquillaje y peluquería: Lizzie Georgiou

Productores: Adam Bohling, David Furnish, David Reid, Matthew Vaughn
Productores ejecutivos: Michael Gracey, Elton John, Brian Oliver, Steve Hamilton Shaw, Claudia Schiffer (Claudia Vaughn)
Diseño de producción: Peter Francis, Marcus Rowland
Compañías productoras: Marv Films,  Rocket Pictures, Marv Studios, New Republic Pictures, Pixoloid Studios, New Republic Pictures, Pixoloid Stuios, Distribución: Paramount Pictures.


Intérpretes:


Taron Egerton: Elton John,
Jamie Bell: Bernie Taupin,
Richard Madden: John Reid,
Bryce Dallas Howard: Sheila, madre de Elton,
Steven Mackintosh: Stanley, padre de Elton,
Gemma Jones: Ivy,
Tom Bennett: Fred,
Charlie Rowe: Ray Williams,
...


Sinopsis:


'Rocketman' es la historia de Elton John desde sus años como niño prodigio del piano en la Royal Academy of Music hasta llegar a ser una superestrella de fama mundial gracias a su influyente y duradera asociación con su colaborador y letrista Bernie Taupin.


Lo que se dice:


El film ha sido muy bien acogido por la prensa  La página española Filmaffinity le otorga una nota media de 7,1, basada en 3,305 votos; la norteamericana Imdb sube esta media a 7,7, basada en una muestra mucho más amplia: 39,574 usuarios.

En gran parte , los críticos comparan el film que dirige Dexter Fletcher con las últimas producciones musicales biográficas, y, en especial con la que aborda la vida de otro gigante británico Freddie Mercury, decantándose a favor de la más discreta Rocketman, una opinión que comparto, en todos los aspectos: guión, puesta en escena, trabajo de los actores...(Luís Martínez, diario 'El Mundo'; Oti Rodríguez Marchante, diario 'ABC'; lo tiene todo, Quim Casas, diario 'El Periódico'...Parece que, ahora sí, todo el mundo ha querido opinar sobre el film.

Crítica:



'La ignorancia está más cerca de la verdad que el prejuicio', dijo el célebre científico alemán, nacionalizado estadounidense, Albert Einstein. Un axioma que ha tenido rendimiento en grandes cineastas, incomprendidos por quienes han antepuesto sus prejuicios de toda clase al análisis del texto, en este caso cinematográfico, como ocurre con George Lucas, que nos ha mostrado como pocos que los grandes hombres no llegan a empoderarse, -da igual el lado en que se sitúen, ya sea el del bien o el del mal ., hasta que no acaban destrozados y vencidos por todo tipo de prejuicios: pertenencia a una familia desestructurada, orientación sexual, color de la piel, edad..., y todos aquellos condicionamientos que obstaculizan el éxito. Pero, en la mayor parte de las ocasiones, el sufrimiento es la materia con la que se forja el talento ('De l'home mire sempre les mans', decía Raimon), y en esta mirada de Fletcher, tutorizado de cerca por el propio Elton John, la profundización en el nacimiento, caídas y renacimiento del mito es mucho mayor que en el film que dirigen con Brian Singer, que sitúa generalmente fuera de campo la tragedia del cantante de Queen, y cierra su historia con el masivo concierto del grupo en Wembley, Live Aid.

En Rocketman Dexter Fletcher nos enfrenta a un Elton John, mutimillonario a los 25 años, pero destruido por las drogas el fracaso amoroso, o el alcohol, poniendo sus miserias al descubierto en un grupo de autoayuda, convirtiendo el film en un relato de su vida, un gran flashback que se cierra sobre sí mismo y que tranquiliza al espectador ignorante de la evolución del artista con unas fotografías y unas subtítulos que nos informan de  que el cantante superó sus miserias, rehizo su vida con un hombre que le correspondía y con el que adoptó dos hijos. Es vox populi que este mismo año se retira de su carrera musical y que parte de su gira de despedida la realizará por España. La aparición portentosa, a contra luz, del cantante y compositor musical, que dejaba el contenido del mensaje literario en el letrista Bernie Taupin, interpretado por Jamie Bell, un joven al que todos siguen identificando con el niño que quería bailar, Billy Elliot, una circunstancia que lo convierte en un cantautor a medias, nos muestra a un joven extravagante, camp, popero y kitsch, que se toma muy a pecho lo de llevar en el escenario, y fuera de él, un vestuario que lo identifique como Elton y no como Reginald Kenneth Dwight, un chico de clase media con oido absoluto.No era un caso excepcional, los miembros del grupo ABBA se desgravaban de sus impuestos el importe de su original vestuario que los identificaba profesionalmente. Aunque todo el conjunto elegido por el británico era peculiar, llaman poderosamente la atención las terribles y provocadoras gafas con que aparecía en público.

Eran tiempos de glam, de estética afeminada y extravagante, botas de tacón exagerado (algún que otro plano de detalle nos muestra este gusto por lo desmadrado), colores llamativos, dorados y brillantes en sus trajes futuristas, peinados imposibles y mucha purpurina, que Taron Egerton lleva con arrogancia, soportando en ocasiones con mucha valentía el ridículo; un actor-fetiche de Dexter Fletcher, que protagonizó sus dos entregas de Kingsman, y que ha logrado dejar un recuerdo imborrable del enorme Elton John,al que nadie quiso cuando más lo necesitaba, volviendo con frecuencia su mirada a ese niño desamparado, al que despreciaba el padre y ninguneaba la madre, gozando tan solo del apoyo de su abuela, una mujer de un valor inconmensurable, impotente, como todas, para hacer frente a la mayor parte de los conflictos que amenazan a cualquier ser humano. Quien viviera con su madre, especialmente arropado por su abuela, sufrió el mayor descalabro cuando se independizó: cayó en manos de un desaprensivo e hizo caso omiso a su amigo y letrista de sus canciones  de darse un respiro y volver un tiempo al hogar. Fletcher da respuesta con sencillez a una pregunta que se hacen quienes creen que lo que el hombre sólo busca el éxito y no la satisfacción de sus necesidades vitales que lo hagan sentirse a gusto consigo mismo. Los famosos también tienen fracasos emocionales de todo tipo que pueden hundir su carrera e incluso acabar con su vida. Elton John tuvo la suerte de no ser castigado por una trágica enfermedad que pilló desprevenido al mundo entero y que mató de la  forma más horrible a muchos de aquellos que habían tocado la gloria. Al final, el equilibrio emocional le salvó la vida y hoy se puede reir del pasado.

Un film que merece las alabanzas que ha recibido.

Comentarios