5 centímetros por segundo. Makoto Shinkai. Crítica.





NO TE VOLVERÁS A BAÑAR EN EL MISMO RÍO


Ficha técnica, sinopsis (Pinchad aquí)


Con un lenguaje muy influenciado por el cine de Ozu. Makoto Shinkai construye un relato compuesto por una sucesión de imágenes tomadas con cámaras fijas que darían la impresión de ser un montaje de fotografías estáticas si no fuera porque levísimos y elegantes movimientos sugeridos por la caída de gotas de lluvia, copos de nieve, imágenes que van sucediéndose a través de las ventanas de los trenes, nos demostrarán que algo se mueve en la edición de la película. Es lo más parecido a la definición de una espiritualidad que le interesa más que el  ruido de las palmas, que caracteriza el cine de animación hollywoodiense basado en la aportación de la acción de la cultura norteamericana a la occidental, parafraseando a Hayao Miyazaki, y que no escucha 'el silencio' del intervalo entre el gesto y el chasquido,  o que es capaz de mantener la placidez y la tranquilidad necesaria para disfrutar de la observación de los pétalos de las flores o las hojas de los árboles mientras caen suavemente, tomándose su tiempo, una interesante observación de Van Gogh de las impresiones visuales  que impactan el ánimo de los japoneses.

A diferencia de Hayao Miyazaki, Makoto Shinkai siente mayor inclinación por la representación de la civilización urbana, por las que transitan, entre altos edificios, puentes y diferentes medios de comunicación que circulan por raíles, unos adolescentes que se entregan apasionadamente, con todo su cuerpo y su alma, al primer amor, que los convierte en seres capaces de hacer largos recorridos para pasar unas horas con la persona amada. Dividido en tres capítulos, Makoto construye un poema en el que recurre a un tópico literario, 'tempus fugit', a la incapacidad de atrapar el tiempo y detenerlo, una magnitud que quien está empezando su vida la siente como demasiado larga, ya que deben hacer frente a una serie de retos (Universidad, trabajo, un salario que les permita vivir con su pareja de forma independiente). Una vez alcanzados estos objetivos descubren que ya no son los mismos que  eraan cuando estaban en el Instituto y que, pasado el tiempo, 'no podemos bañarnos en el mismo río, cuyas aguas fluyen sin parar. 

Un film encantador del que podéis disfrutar en Youtube.

Comentarios