Primeras vacaciones. Patrick Cassir. Ficha técnica y críticas.


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras
Se utilizará durante la promoción del film


Ficha técnico:


Título original: Premières vacances
País: Francia
Año: 2018
Duración: 102 minutos
Género: comedia

Dirección: Patick Cassir
Guión: Patrick Cassir, Camile Chamoux
Casting: Constance Desmontoy
Dirección de Fotografía: Yannick Ressigeac
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil
Edición: Stephan Courtier
Dirección artística: Garance Sanders

Diseño de Vestuario: Nadya Dobrikova
Responsable de maquillaje: Cgristophe Oliveira

Productores: Michal Gentile
Diseño de producción: Samantha Gordwski
Compañías productoras: The Film, Le Pacte, Canal+ , Ciné +,C8; distribución: Le Pacte


Intérpretes:


Jonthan Cohen: Ben,
Camille Chamoux: Marion,
Sagi Halperin: Yuval,
Bar Levy: Almog


Sinopsis:



Marion y Ben se conocen por Tinder. Eso es todo lo que tienen en común; pero los opuestos se atraen y deciden irse de vacaciones a primera hora de la mañana, a pesar de los consejos de quienes les rodean. Finalmente se irán a Bulgaria, a medio camino de sus destinos de ensueño: Beirut para Marion y Biarritz para Ben.


Lo que se dice:


'Premières vacances' es la opera prima de un guionista y realizador que, formado en diseño gráfico, se orientó hacia el campo de las audiovisuales, un tránsito muy habitual entre los creadores con su misma procedencia, y realizó vídeos para Arielle Dombasle, actriz y cantante, de familia de diplomáticos, educada en México, esposa de Bernard Henry-Levy, y fetiche de Eric Rohmer, para quien trabajó en `Perceval el Galo'; el compositor Philippe Catherine, Camelia Jordana o el grupo Plasticines.*  En 2014, Cassir encauzó su carrera hacia el cine y escribió el guión de varios cortometrajes, hasta que en 2018 se decidió a dirigir su primera película: 'Premières vacances', que la prensa ha recibido con división de opiniones, si bien la nota media que refleja Filmaffinity, 6,4, es bastante tranquilizadora para el director, aunque se base en tan solo 51 opiniones. En contra de lo que es habitual, Imdb baja la calificación del film hasta 5,9, basada en la opinión de muy pocos usuarios, 359, lo que evidencia el escaso interés de los norteamericanos por un cine que parafrasea la realidad en lugar de interpretarla, y es incapaz de aplicar la nueva tecnología al lenguaje audiovisual y hacer avanzar el modo de representación, optando por lo facilón y convirtiendo plataformas como facebook (Clara y Claire), Skype, y ahora Tinder,  entre otras plataformas, no solo en protagonistas de sus historias sino en un formato que determina la estructura del relato. El resultado son películas indies bobaliconas, 'cuando quieren ser traviesillas' (M.A.Palomo), tan naïfs como la sociedad que representan, y muy similar al espectáculo que ofrecen los medios cuando las primeras espadas de la comunicación se tuestan indiferentes al sol, sin percatarse que no se puede exigir responsabilidad a los políticos y conminarles a que abandonen toda idea de vacaciones por la conflictividad del momento, dejando que sus retoños hagan de su capa un sayo en los rotativos y radios más importantes del país correspondiente, rozando a menudo lo escatológico, con frecuencia imposible de escuchar  sin sonrojarse y menos aún de reproducir. Pedirles un poco de esfuerzo para documentarse es exigir una quimera; el contenido del discurso se adapta al recipiente, como no puede ser de otra manera; el medio acaba siendo el mensaje y dando la razón a Marshall McLuhan, 'ya que es una extensión del ser humano y también una amputación, ya que la tecnología acaba actuando como prótesis.**.

Se acusa a Patrick Cassir de hacer un film generacional, de iniciación (coming of age) entre adultos, que hace dudar acerca de que algunos cineastas actuales dediquen un solo momento de su vida a pensar en el concepto de puesta en escena (Miguel Ángel Palomo, Filmaffinity), algo que no debe extrañar en una nueva sociedad líquida que desprecia la experiencia, y esa cosa tan fea que se llama esfuerzo; de película liviana pero muy apropiada para el verano (Antonio Weinrichter, diario ABC);  de comedia romántica ideal para el verano (Sergio F.Pinilla, Cinemanía),  cuyo mayor valor reside en proponer la decepción como parte de la felicidad (Fausto Fernández, Fotogramas).


*www.notrecinema.com
** La novia mecánica: folclore del hombre industrial (1951)

Página visitadas: Filmaffinity e Imdb

Comentarios