Cementerio de animales.Dennis Wydmier y Kevin Köllsch. Crítica.



UNA MIRADA INCISIVA SOBRE LA FAMILIA

Ficha técnica, intérpretes, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí).


Crítica:



De nuevo el género de terror, junto al de ciencia-ficción, ponen el contexto para favorecer una mirada tan crítica e incisiva sobre la familia, que no se producía desde las películas de Bergman, que sobrepasa a la pareja y se extiende a su descendencia. Dennis Wydmier y Kevin Köllsch, con un guión de Dave Kajganich y Jeff Buhler, basado en la novela de Stephen King, y en una historia de Matt Greenberg, abren el foco al incidir en cada paso con el que avanza este terrible relato en que esta vampirización de la familia no queda reducida a la que encabeza el médico que presta sus servicios en un campus universitario, sino que hunde sus raíces en la unidad familiar imperfecta en la que nació  se crió y educó su esposa Sara, interpretada por Amy Seimetz, cuyos padres la convierten en responsable del cuidado y la seguridad de una hermana enferma y tullida que produce temor en la pequeña y fomenta el resentimiento de la chica incapacitada que la maldice y le desea una suerte parecida a la suya. Finalmente, la familia se mantiene, una vez aniquilada cualquier posibilidad de resucitar lo que ya estaba muerto desde el principio.

A este tema universal de la imposibilidad de la pareja trascendida a cualquier tiempo y lugar y el choque generacional con sus hijos se une uno de los demonios del hombre, el conocimiento de que su vida tiene un límite y de que tarde o temprano lo visitará uno de los jinetes del Apocalipsis, emblematizado en la película por dos cementerios: el de los animales, y el frecuentemente violado camposanto indio, ambos dentro de la propiedad de esta familia. Estos iconos dieron lugar a una adaptación animada realizada por Tim Burton, Frankenweenie, cuyo formato y abandono de la figura humana real desarticula, aunque no pierde el halo de inquietud, el terror que nos produce mirar nuestra propia muerte de frente. Una temor que adquiere visos de realidad al situar la vivienda de esta familia al borde de una carretera por la que circulan camiones a una velocidad inusitada, y en la que los directores introducen un hecho que últimamente agrava estos trágicos atropellos: la introducción de elementos de la nueva tecnología, no sólo con el uso de drones para iniciar una relato que desciende desde lo más general, la existencia de un bosque amenazante, a lo particular, el interior de la vivienda y la presentación de los protagonistas, hasta las distracciones que provoca y que se traducen en terribles accidentes el uso del teléfono móvil.

Pero hay algo que cabe destacar : El director bicéfalo es capaz de abrir nuevas ventanas al mundo y a la vez de entretener. Dennis Wydmier y Kevin Köllsch no sólo son capaces de crear un contexto en el que ubicar una historia que nos afecta a todos, sino de provocar un sobresalto continuo que comienza con un gran susto que se produce a escasos minutos de comenzar la película, imagen precedida por otras muy aterradoras, que auguran que no va a ser fácil mantener la calma hasta el final. Reconozco que cuando faltaban 15 minutos para el desenlace, el efecto acumulativo del miedo en mi cerebro me aconsejó irme a dormir y terminar el visionado a la mañana siguiente. Siempre me han impresionado las historias que nos cuenta Stephen King, pero 'Cementerio de animales' (Pet Sematary) es una de las que más me enerva y debilita. 

Un film muy aconsejable para los amantes del terror, que podéis encontrar en blu-ray.



Comentarios