Bumblebee. Travis Knight. Ficha técnica y crítica.






Blumblebee: el transformer spilbergiano más humano.

Historia de una chica y su coche, capaz de experimentar una transformación como la del robot.


Ficha técnica:


Título original: Blumblebee
País: Estados Unidos
Año:2018
Duración: 114 minutos

Dirección: Travis Knight
Guión: Christina Hodson, basado en Hasbro's Transformes Action Figures
Casting: Denise Chamian, CSA
Director de Fotografía: Enrique Chediak, ASC
Música: Dario Marianelli, Amanda Moss Serino
Edición: Paul Rubell, ACE
Supervisor efectos visuales: Jason Smith
Coordinador de especialistas: Mike Gunther
Directores artísticos:Gustaf Aspegren, Richard Bloom, Jordan Ferrar, A.Todd Holland, Sebastian Schroeder
Decoradores del set: Anne Kuljian

Diseño de vestuario: Dayna Pink
Jefe de departamento de maquillaje: Tina Roesler Kerwin
Responsable de maquillaje: Tanya Cookingham

Productores: Lorenzo di Bonaventura, Tom DeSanto & Don Murphy, Michael Bay, Mark Vahradian
Productores ejecutivos: Steven Spielberg, Brian Goldner, Chris Brigham, Edward Cheng
Diseño de producción: Sean Haworth
Productor efectos visuales: Ron Ames
Compañías productoras: Paramount Pictures, asociada con Hasbro & Tencent Pictures, Don Murphy/Tom DeSanto Production, Bay Films Production


Intérpretes:


Hailee Steinfeld: Charlie,
John Cena: Agente Burns,
Jorge Lendeborg Jr.: Memo,
John Ortiz: Dr.Powell,
Jason Drucker: Otis,
Pamela  Adlon: Sally,
Stephen Schneider: Ron,
Len Cariou: Tío Hank,
Glynn Turman: General Whalen,
Gracie Dzienny: Tina,
Ricardo Hoyos: Tripp,
Lenny Jacobson: Roy,
Megyn Price: Amber,
...


Sinopsis:


El spin off de la saga Transformers se centra en el 'hermano pequeño' de los  Autobots, Bumblebee, que es enviado por Optimos Prime para defender la Tierra, comenzando así su viaje para convertirse en un héroe. Es el año 1987, Blumblebee encuentra refugio en una pequeña ciudad en la costa californiana. Charlie (Hailee Steinfeld), a punto de cumplir 18 años y tratando de encontrar su lugar en el mundo, descubre y repara a Bumblebee, disfrazado de Volkswagen Beatle, que fue dañado durante una batalla. Cuando Charlie lo revive, rápidamente se da cuenta que este no es un Volkswagen amarillo normal, dando lugar a una aventura muy divertida y con mucha acción.


Crítica:


La crítica ha reaccionado mejor que un público que quizá esperaba un film de corte masculinista, de lucha de inmensas máquinas que se transforman en potentes guerreros de metal, a la manera de sus antepasados del cómic o del gigante de hierro de Brad Bird, y a los que da vida Michael Bay, que actúa como productor y tiene que sufrir que se acabe haciendo omnipresente, tanto en el fondo como en la forma, espiritual y materialmente, su productor ejecutivo, Steven Spielberg, que impone su visión humanista a estos superhéroes de acero herido y desgastado, los Autobots, por los continuos combates,con los decepticons a que los obliga su profesión: la defensa de su habitat y la búsqueda de otros menos devastados, yendo a parar paradójicamente al planeta Tierra.

La influencia en el realizador del bellísimo film de animación 'Cubo y las dos cuerdas mágicas', su opera prima, comienza por la elección del contexto, Brighton Falls, una pequeña localidad de la costa californiana, frente al célebre y muy reconocible puente de San Francisco, un lugar chiquitito, en el que todos se conocen, y en el que las filias y las fobias de sus vecinos saltan a la vista en las primeras secuencias. La pareja protagonista está formada por una joven de 18 años, Charlie, y un robot-invasor que llega, como los extraterrestres de 'Encuentros en la tercera fase', con buenas intenciones, Bumblebee.

Bumblebee es el más pequeño de los de su clase, los Decepticons, y se transforma en un volkswagen escarabajo, Beatle en inglés, un coche que según Travis Knight, evoca calidad, recuerdos, nostalgia, incluso simpatía por las preciosas curvas de su forma (ahora hablaremos de ellas), cuya consecuencia es la apariencia de escasa robustez y nula agresividad, que lo hace vulnerable y de un estilo ochentero muy evocador de la productiva década de los 80. Pero lo que al parecer le dota de humanidad es, paradójicamente, que, como su propio nombre indica fue concebido como el coche del pueblo, el que Hitler encargó a Ferdinand Porsche con el objetivo de que cumpliera su sueño de diseñar un vehículo para su pueblo, un volkswagen, al que el mismo dictador se encargó de dar esa forma redondeada que lo caracteriza y a embellecer sus laterales. Aunque ese pueblo al que iba dirigido nunca disfrutó de él, si  que lo estuvo financiando con una pequeña aportación periódica, un plan que se frustró por el hundimiento del III Reich. El tirano llegó a imaginar, como inspirado en Fourier y sus célebres falansterios, - un socialista utópico -, una ciudad anexada a la fábrica a la que denominó Wolks-Burg, donde tiene  su sede actual la industria del automóvil. Al coche lo llamó Kdf-Wagen, "Fuerza a través de la alegría"

De este modo el simpático utilitario de pequeño tamaño, concebido como 'el coche del pueblo' se convierte en el héroe de este spin off formando pareja con una magnífica Hailee Steinfeld, protagonizando un relato con el sabor de un tiempo en el que el hombre no había perdido su inocencia ni su dignidad, al tiempo que nos recuerda  que "los objetos que vemos en el retrovisor están más cerca de lo que parecen." Son muchos los críticos actuales que se han formando viendo el cine de Spielberg y Lucas y que son capaces de seguir su rastro en cineastas actuales, de los que gran parte del público es incapaz de sospechar que los tienen como referentes, pero también lo hay que desdeñaron a los que cambiaron el cine a finales de la década de los 70 y principios de los 80, acostumbrados a lecturas lineales, más literarias que cinematográficas y que ahora sienten perplejidad ante ciertas realizaciones, lo que explica la bipolaridad que se produce en la valoración de títulos como Bumblebee. Una buena película, sin duda.

Páginas visitadas: Imdb y Filmaffinity.

Comentarios