Life. Daniel Espinosa. Ficha técnica y crítica



¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO NOMBRAMOS LA VIDA?  ¿POR QUÉ LA BUSCAMOS EN OTROS PLANETAS? ¿QUÉ RESPUESTA ESPERAMOS DE NUESTRA BÚSQUEDA? DANIEL ESPINOSA HACE UN FILM QUE SE DESARROLLA EN GRAVEDAD CERO, SIN BASES FIRMES A LAS QUE SUJETARSE.


Ficha técnica:

Título original: Life
País: Estados Unidos
Año: 2017
Duración: 104 minutos


Dirección: Daniel Espinosa
Guión: Rehtt Reese & Paul Wernick
Casting: Mindy Marin
Director de Fotografía: Seamus McGarvey ASC, BSC
Música: Jon Ekstrand
Edición: Frances Parker, Mary Jo Markey. ACE
Supervisor efectos visuales: John Moffatt
Coordinador especialistas: Franklin Henson
Concepto y diseño de 'Calvin': Jonas Ziggy
Supervisor dirección artística: Marc Homes
Decorador del set: Celia Bobak

Diseño de Vestuario: Jenny Beavan
Diseño de maquillaje y peluquería: Christine Blundell

Productores: David Ellison, p.g.a., Dana Goldberg, p.g.a., Bonnie Curtis, p.g.a., Julie Lynn, p.g.a., Don Granger, Vicki Dee Rock
Co-productor: Lisa Dennis
Productor efectos visuales: Victoria Keeling
Diseño de producción: Nigel Phelps
Compañías productoras: Sony, Columbia, Skydance


Intérpretes:


Jake Gyllenhaal: David Jordan
Rebecca Ferguson: Miranda North,
Ryan Reynolds: Rory Adams,
Hiroyuki Sanada: Sho Murakami,
Ariyon Bakare: Hugh Derry.
Olga Dihovichnaya: Ekaterina Golovkina.


Sinopsis:


Life (Vida) es un aterrador thriller de ciencia-ficción  sobre un grupo de científicos a bordo de la Estación Espacial Internacional, cuya misión de reconocimiento  acaba sumida en el pánico al descubir una forma de vida extraterrestre que evoluciona rápidamente y que ha causado la extinción en Marte.Ahora,amenaza a la tripulación y a toda la vida en la Tierra.


Crítica. Lo que se dice:


El film no parece haber gustado a ciertos sectores de la prensa españoles, que siguen insistiendo en colocar etiquetas para, sin esforzarse demasiado, descalificar un flim. Las más utilizadas son blockbuster y mainestream, usadas de forma peyorativa, como todo lector sabe, y, efectivamente, el film que dirige Daniel Espinosa disfruta de un elenco de lujo, y de una serie de técnicos y especialistas seguramente no baratos. De hecho su 'Alien' está inspirado por un moho mucilaginoso , el dyctyostelium, en el  que, en determinados momentos , todas las células se unen  y forman esporas que crecen como los champiñones. De esta forma, y teniendo en cuenta que el cineasta noruego, cuyo nombre ya debiera originar una reflexión, un realizador nórdico de origen chileno, (en definitiva hispano), se ve en la obligación de explicar por qué una pequeña célula muy simple se desarrolla y forma un ser más complejo, que, desde luego, se parece mucho al de Ridley Scott, lo que no va en detrimento de su criatura, porque, como advertía Picasso, lo malo no es copiar a otro, sino copiarse a sí mismo. Los norteamericanos, a quien nadie niega su dominio del modo de representación de la realidad real o fingida, el cine, no sienten esa necesidad de explicarlo todo y son amantes de la elipsis; muchos de los personajes que parecen inéditos en la vieja Europa, ya había sido apuntados en series como  The Twilight Zone, creada por Rod Serling en 1959, y habían influido en roles como el que interpreta Jacke Gigenhaal en 'Source Code', un film de Duncan Jones, el hijo de David Bowie. No parece propio de un conocedor del género (tantos años despreciado en nuestros lares, que ahora se nos atraganta) comparar a Daniel Espinosa con Stanley Kubrick, y menos a éste con Andrei Tarkovsky, y pegar un salto hasta Alfonso Cuarón y su oscarizada 'Gravity'.

No se puede negar que bebe de la distópica imagen de Stanley Kubrick, su visión tan negativa de la evolución y el progreso, que debió ser rectificada por George Lucas, que mostró un universo poblado por seres marcados por la diferencia interestelar, y convirtió en protagonistas a dos más que amables robots. La historia espacial del británico sirvió de base a una discusión en torno al creacionismo (qué simboliza ese monolito que cuando lo tocan los simios se convierten en seres inteligentes, tras establecer el feedback mano-cerebro y lanzar esa quijada de asno que se transforma en nave espacial, un enigma que no resuelve el relato, como se encarga de matizar en la secuencia final). Alien es, sin lugar a dudas, el predecesor de muchos de los seres lovecraftianos que representan a seres de otros planetas, y no hay lugar a dudas a que las maniobras de los astronautas,fuera de la estación espacial evocan tanto '2001. Una odisea del espacio' como Gravity. Desde que George Mélies hizo en 1902 la considerada por todos su obra maestra, Viaje a la Luna, por la que fue considerado el creador de la continuidad narrativa con los pobres recursos de que disponía, hoy, hasta un niño puede crear la ilusión de que estamos en el espacio y podemos viajar a otros sistemas planetarios. Frente a esta realidad Ettore Scola  nos habla en 1982 en 'La noche de Varennes' de 'la máquina de ver', 'el ojo de la historia' en su película, una primitiva linterna mágica; la ciencia ha dado pasos de gigante desde  que estas máquinas primitivas asombraron al mundo.

Si Daniel Espinosa da un paso en una dirección determinada es hacia el cine de las nuevas élites europeas, el  indie, en lo que se refiere a la verosimilitud del relato construido con imágenes de la 'vida real' y a la cotidianidad de la existencia del astronauta en una nave o una estación  llenándolo de vida y de momentos de tensión. Precisamente estos días un ministro-astronauta- español hablaba de la difícil situación de estos trabajadores del espacio cuando despiertan y sienten el vértigo que muchos padecemos o hemos padecido en nuestras pesadillas, relacionado con la sensación de inseguridad que siente el feto cuando abandona el vientre materno, originado por la falta de gravedad; aquí vemos trabajar a los tripulantes de la estación espacial que, salvo en una ocasión en la que una de ellos hace ejercicio en una cinta de gimnasia rítmica, realizan un esfuerzo extraordinario para poder llevar a cabo cualquier tarea, cuya comprensión facilita dividiendo la historia en los días que dura la acción y la forma de organizarse y conjurar el peligro, una imagen inusual en el cine. Haciendo gala de este mismo respeto, no solo a la verosimilitud, sino también a la realidad, los seis miembros de la tripulación pertenecen a pueblos diferentes  de los distintos continentes. Como sin darle demasiada importancia a lo que ya no parece excepcional, las encargadas de la misión, las que conocen el proyecto, sus consecuencias y las decisiones que haya que tomar in extremis, son mujeres. Así pues sólo estamos de acuerdo con quien habla de reescribir en limpio, si se refiere a este extremo.

Pero, reconocido el hecho de que Daniel Espinosa ha dispuesto de grandes recursos, tanto en lo que se refiere a los aspectos técnicos de la película, como al casting de los actores que deben encargarse de darle forma, queda por decir que la historia se basa en un interesante background, se hace una pregunta de calado, que afecta tanto a la posibilidad de que haya vida en otros planetas, -en este caso en Marte -,y para qué necesitamos conocerla, salvo que esperamos que hay un dios que todo lo hace a su imagen y semejanza, y por lo tanto, en caso de existir, los alienígenas serán más o menos como nosotros, un poco más verdes o azules, con más ojos o más dedos, pero en resumen como los terrícolas.Nadie se para a pensar que un virus es un ser vivo, o que incluso los cánceres funcionan como seres vivos que luchan por sobrevivir, después de multiplicarse, como estas células de dyctiostelium, que acaban matando a todos los que habitan allí donde se instalan. La superioridad del alien de 'Life', más blanco, transparente y limpio que el de Scott, radica en la posibilidad de penetrar por cualquier orificio del ser humano, colonizarlo, parasitarlo, engullirlo y al final matarlo. Y el cineasta es inmisericorde y enfático en su denuncia de que no vale la pena luchar por cualquier forma de vida, que, al final, sólo extiende la muerte por todas partes. Esta puede ser la razón por la que, en Estados Unidos, conocedores del género, el Tomatometro de la página Rotten Tomatoes, le otorga un índice de aceptación del 67%, basado en la friolera de 243 reseñas, frente a un 53% del público, mientras que la española Filmaffinity sólo refleja un 5,8, basado en una participación inusual de sus lectores: 21.070 usuarios. Interés en dar su opinión sí han mostrado (cualquiera que sigue la página sabe que estas cifrar no se dan con facilidad), pero la polaridad ha debido ser tan grande como la que reflejan los críticos del país.



Comentarios