El Sumiller. Prentice Penny. Ficha técnica y crítica.






UN POCO DE RELAX, NO EXENTO DE DIFICULTADES, EN LA ÉPOCA DEL CORONAVIRUS



Ficha técnica:


Título original: Uncorked
País: Estados Unidos
Año: 2020
Duración: 104 minutos

Dirección: Prentice Penny
Guión: Prentyce Penny
Casting: Victoria Thomas CSA
Director de Fotografía: Elliot Davis
Música: Hit-Boy; supervisor: Kier Lehman
Supervisor efectos visuales: George A. Loucas
Editor: Sandra Montiel, ACE

Diseño de Vestuario: Rahimah Yoba

Productor: Prentice Penny, p.g.a., Jill Ahrens, Ryan Ahrens, Ben Renso, Datary Turner, p.g.a., Chris Pollack, p.g.a., Jasom Michael Berman, p.g.a.
Productores ejecutivos: Patrick Raymond, Verónica Mikel, Drew Brees, Derrick Brooks, Michael Finley, Veronika Nickel, Tony Parker, Patrick Raymond
Diseño de producción: Kendall Bennett
Compañías productoras: Mandalay Pictures, Miles Media Production, Datari Turner Productions, Argent Pictures, Penny for Your Thoughts, Netflix

Intérpretes:


Mamoudou Athie: Elijah
Courtney B.Vance: Louis,
Niecy Nash: Sylvia,
Matt McGorry: Harvard,
Sasha Compere: Tanya,
Gil Ozeri: Richie,
Kelly Jenrette: Brenda,
Bernard David Jones: JT
Meera Rohit Kumbhani: Leann,
Lashun Pollard:  Dotorthy,
...

Sinopsis:


Elijah quiere ser sumiller. Su padre, sin embargo, espera que participe en el negocio familiar, el asador más conocido de Memphis.


Lo que se dice:


El film que dirige Prentice Penny, realizador de películas como Gilfriends (2000), Finales Felices (2011) o Insecure (2016), realiza en 2020 'El Sumiller', ha sido recibido sin mucho entusiasmo por la  prensa y los pocos usuarios que se han manifestado en la página española Filmaffinity, que recoge una nota media de 5,4, basada en 128 votos de usuarios, una media que la página norteamericana Imdb eleva a 6,3, basada en 668 votos.

Los argumentos que dan los críticos, todos ellos anglosajones, tanto británicos como norteamericanos, son que la película es como un bálsamo espiritual relajante para esta época de incertidumbre (Michael Rechsthaffe, Los Angeles Times); un film que le da la vuelta a los estereotipos globales sobre la gente negra (Lovia Gyarkye, The New York Times); un producto que ayuda a sobrellevar la época del coronavirus y que da ganas al crítico de salir corriendo a buscaruna chuleta (Jordan Hoffman, TV Guide); otros piensan que si tuvieran que comparar un vino con Uncorked elegiría un Chardonnay (Anna Menta, Decider); una película tranquila que requiere su tiempo (Audra Schroeder, The Daily Dot). Otros, más centrados en el análisis cinematográfico introducen algunos matices, como Benjamin Lee (The Guardian), que afirma que en su opera prima, Prentice Penny, intenta innovar, pero se queda a mitad del proceso; Owen Gleiberman (Variety), si bien cree lo define como un drama honesto, irregular y emotivo,. Incluso hay quien la califica muy mal, al tiempo que afirma que los diálogos son forzados ( Adam Grham, Detroits News).


Crítica:



Prentice Penny, un cineasta del que hay todavía muy poca información, es un producto indie al uso con una particularidad: en vez de mostrarnos un pijo blanco, convierte en protagonista a un negro, que sólo se diferencia del primero por el color más claro de su piel. Un joven perteneciente a la clase media americana, cuyos orígenes residen en la esclavitud, aunque, a diferencia de quienes inciden en el hecho histórico de la llegada de barcos de negrero a las costas del Nuevo Mundo, una iniciativa que muchos atribuyen a Fray Bartolomé de las Casas quien, para proteger a los indios que morían a causa de las mitas, sobre todo en las minas en Potosí, aconsejó sustituirlos por negros (el trabajo de los traficantes de esclavos es denunciado por Herzog en 'Cobra verde'), que algunos señalan como el principio de la leyenda negra española, cuyo resultado es la esclavitud de este pueblo que se extendió hasta la Guerra de Secesión Norteamericana; un cine que es ante todo reivindicativo.

Prentice nos muestra otra situación, la que ha permitido llevar a la Presidencia de los Estados Unidos a un hermano, Barak Obama, un mundo en el que, como refleja el cine, conviven grupos marginados por el color de su piel junto a otros que han progresado en el mundo del deporte, los negocios o la cultura. Uncorked entra en un mundo prohibido hasta el momento, el del buen vivir que representa la feel good movie, en el que sus protagonistas viven en casas que parecen decoradas por el dueño de Inditex, minimalistas en el gusto, cuyas gentes aspiran a vivir de acuerdo con sus gustos y sus aptitudes, como Elijah ( Mamoudou Athie ), en actividades reservadas hasta el momento al hombre blanco, un tipo de másteres educados en el buen gusto, el sumiller, a la hora de maridar un buen vino con una comida exquisita y selecta. Una actitud vital que choca frontalmente con la que ha consumido la vida de su padre que ha continuado el negocio que inició su progenitor y que ha permitido a la familia vivir bien y progresar con una cocina popular de mayor enjundia calórica, propia de lo que muchos designan con la etiqueta de 'los guisos de la abuela', basados en la tradición.

Todo es amable, tranquilo, relajado, dominado por los colores fríos que, con frecuencia, compiten con los más cálidos por sus tonos 'palo' muy del gusto de los que huyen de las estridencias. Nadie grita ni se excede, e, incluso la madre, enferma de cáncer, sobrelleva la enfermedad sin molestar a su familia, siempre sonriente. Penny evita en todo momento lo escabroso situando la desgracia fuera de campo; una película muy adecuada para relajarse en los terribles tiempos de una epidemia que somos incapaces de controlar y que nos retrotrae, a causa de nuestros errores, a la Edad Media, en medio de una transición que nos conduce a un nuevo sistema productivo que parece favorecer la pandemia.

Viendo la película dan ganas de salir de casa, si se pudiera, a buscar una botella de Chardonnay  o un Cabernet Sauvignon para regar una comida exquisita. Soñar es gratis, posible y lo puedes hacer con Netflix.

Comentarios