La innegable verdad. (Serie TV). Crítica.




LA PARÁBOLA DE UN FRACASO



FICHA TÉCNICA, SINOPSIS, LO QUE SE DICE (PINCHAD AQUÍ).


CRÍTICA:


No ha tardado la audiencia mundial en percatarse de que las nuevas plataformas (Netflix, HBO, Filmin, Amazon Prime...) están dando voz a las segundas generaciones de los diferentes pueblos que se han ido reubicando a lo largo del planeta, huyendo de las guerras, los estados llamados fallidos, por no identificarlos directamente como lo que son, totalitarios; hambrunas, pestes y nuevas crisis zoonóticas originadas por los crímenes de los hombre contra la Tierra que han recibido como herencia y no han sabido, saben, y tardarán mucho en saber de qué forma la están destruyendo. El verano de 2020, un año en el que la realidad emula a cualquier relato de Stephen King, está siendo testigo de nuevos excesos, que han obligado a ciertos municipios a controlar el acceso de turistas incluso a zonas ruralaes. Estos nuevos relatos que entran en los hogares a precios mucho más populares que el cine, que hace tiempo inició su decadencia, no sólo analizan cómo se estructuran los pueblos, sino la influencia que ejercen sobre ellos superestructuras de poder sólidas que empeoran las condiciones de vida de los hombres por la defensa de intereses espurios con procedimientos criminales; los historiadores clásicos han advertido de que que las grandes civilizaciones se apoyan en horribles crímenes, generalmente fratricidas, ( Caín y Abel, Rómulo y Remo...), una realidad que en el nacimiento de una nación como Estados Unidos, un crisol en el que se han fundido la mayor parte de los pueblos que se expanden por el mundo (aborígenes indios, asiáticos, mongoles y lapones, italianos, ingleses, españoles, franceses...), se erige en una verdad incontestable, tanto como la receta con la que concluye el film, por lo que carece de sentido hablar de una raza pura, cuando los rasgos de una persona no siempre son determinantes para señalar su origen.

Derek Cianfrance construye un relato muy inteligente, -magníficamente representados por Mark Ruffalo, quien protagoniza la mayor parte de las secuencias y escenas -, utilizando la metáfora de dos hermanos  que sustentan el drama de un pueblo, en parte enfermo, en parte arrogante, aunque ambos, según el dictamen de la especialista, la doctora india Patel, son como dos niños perdidos en el bosque, de los cuales, uno ya no tiene salvación, el otro sí;  un aviso interesante. A la complejidad social, cultural y étnica del país, se suman las complicaciones que aporta cada individuo como consecuencia de sus antecedentes familiares, que él no ha decidido, y de su trayectoria vital, que se convierten en auténticos cortafuegos en las relaciones interpersonales, cuando los padres tienen una débil educación y sus hijos han ido a la Universidad. Thomas representa la conciencia atormentada del pueblo americano, que denunció Hartung en sus cuadros y el cine americano en el género fantástico y de terror. La respuesta de las masas a la pandemia del Covid-19 está de mostrando que la reflexión de Max Brooks* (el hijo de Mel Brooks) acerca de que la ignorancia es el aliado más fuerte de los no muertos (como el coronavirus o la maldición de la ascendiente siciliana de los dos hermanos), el conocimiento su enemigo más mortal, es muy acertada, y describe muy bien el ánimo de cualquier civilización, y mucho más, de la más joven de todas ellas (Hasta el siglo XV la Antártida era un territorio mítico, y donde los antiguos colocaban un continente, había un océano que separaba a la vieja Europa de un continente desconocido).

Uno de los gemelos protagonistas de esta historia, ubicada en Three Rivers, (en el relato, situado en Conneticut), Thomas, frecuente inquilino de hospitales psiquiátricos, inspirado en el Apocalipsis de San Juan, comete un atentado contra sí mismo, un aviso a la sociedad de que su país, un pecador irredento, implicado constantemente en guerras, porque son rentables, que lo lleva finalmente a una cárcel de alta seguridad. La televisión, que entra, como testimonio de la realidad en casas particulares e instituciones de todo tipo el testimonio de los abusos de poder del gobierno americano, que no duda en exportar el crimen y el dolor a todo el mundo en defensa de intereses coloniales. Su enajenación mental, diagnosticada como esquizofrenia, permite a funcionarios desalmados abusar del joven, aprovechando la escasa credibilidad que se desprende de su dolencia. Su hermano, Dominic, el cuidador por excelencia, no representa la parte sana del dúo, ya que el dolor que le ha producido, tanto el no conocer el nombre de su padre biológico, (sólo tiene como referente al marido de su madre), como la dolencia del hermano, lo han convertido en un joven arrogante, imprudente y en ocasiones violento verbalmente, que busca en el karma, la maldición y los pecados de los padres y otros factores externos la causa de nuestro fracaso, en lugar de responsibilizarnos de nuestros actos. Otra buena metáfora de los comportamientos que genera en la sociedad  el constructo tantas veces observado de  acción-reacción. La resolución de estos enigmas serenarán el espíritu de Dominic, cuyo destino tiene relación con las creencias de los ancestros paternos.

Se ha dicho del film que es incomprensible que pueda satisfacer una historia que proporciona al espectador varias horas de angustia y dolor, y, como consecuencia garantiza pasar un mal rato. Debe ser cierta la conclusión que están obteniendo psicólogos y psiquiatras sobre la resiliencia, la mayor capacidad de aquellos que están acostumbrados a los géneros de ciencia-ficción y terror, que saben disociar mejor que los que huyen del conflicto, la ficción de la realidad, la metáfora y la parábola de aquello que representan. Yo me atrevo a aconsejar un film que aumenta nuestro conocimiento sobre el ánimo, el espíritu, la idiosincrasia, o todos aquellos aspectos que definen a una colectividad tan compleja como la norteamericana, en la que, a la manera en que lo hace Spike Lee, si bien hay grupos a los que es preciso proteger, porque han sido objeto de agresiones, procedentes de los sectores menos formados en valores humanos del país, a los que quizás les pase lo que a Dominic, (Domenico en italiano), eso no significa que todos los que forman parte de estos grupos sean inocentes individualmente. Una buena lección.

Podéis ver la miniserie en HBO.







* Zombi. Guía de supervivencia. Max Brooks, 2004. 10ª edición, Berenice.

Comentarios