A los gatos, ni tocarlos. Un asesino en Internet. Mark Lewis. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se usa para hacer reconocible el film


¡QUÉ MIEDO!



Ficha técnica:


Título original: Dont F**k with Cats: Hunting an Internet Killer
País: Reino Unido; co-producción Reino Unido/Estados Unidos
Año: 2019
Duración: 185 minutos; temporadas:1; episodios: 3 ('El gato y el ratón'; 'Matar por un click' ;  'La red se cierra')

Dirección: Mark Lewis
Guion: Mark Lewis
Dirección de fotografía: Stefano Ferrari
Música: Andrew Skeet
Edición: Michael Harte, Bjorn Johnson

Productor: Felicity Morris
Productores ejecutivos: Jonathan Mussman, Dimitri Doganis, Adam Hawkins
Compañías productoras: Raw Television; distribuidora: Netflix


Participantes:


Deanna Thompson (aka 'Baudi Moovan', analista de datos en un casino de Las Vegas
John Green,
Claudette Hamlin : policía de homicidios de Montreal,
Antonio Paradiso: policía de homicidios de Montreal,
Anna Yourkin: Madre de Luka Magnottas
Benjamin Xu: mejor amigo de Jun Lin,
Marc Lilg: policía de Berlín,
Joe Barmington: periodista del diario Toronto Sun.


Sinopsis:


El vídeo narra la 'investigación', con efectos secundarios, que realizó un grupo de internautas al margen de la ley, tras ver en internet los brutales vídeos que había subido un retorcido criminal en los que un individuo asfixia de forma cruel a dos pequeños gatitos. Estas personas crean un grupo en Faceboook desde el que comienzan esta investigación con el objetivo de dar con el culpable, hasta dar con él. Este individuo se llama Luka Magnotta, y perseguía la notoriedad a toda costa, subiendo el nivel de brutalidad hasta acabar con un estudiante chino, Jun Lin, en circunstancias espantosas.


Lo que se dice:


El documental ha sido bien recibido por la prensa y el público a un lado y otro del Atlántico, como refleja la página española Filmaffinity, que le otorga una nota media de 7,2 , basada en 5,552 votos, una media que la norteamericana Imdb eleva a 8,0, de acuerdo con una participación de usuarios mucho más amplia: 36,540.

Los argumentos que dan los críticos de los grandes rotativos son queel documental supone una mirada fascinante sobre la gente que da caza a un asesino con las mismas herramientas que todos tenemos a nuestro alcance (Joel Keller, Decider); la serie en torno a un asesino de mascotas tiene buen ritmo (Ashile D.Stevens, Salon); historia increíble con momentos desgarradores (Stuart Heritage, The Guardian); el director sabe cómo llegar y salir de lo abyecto (Milagros Amondaray, Diario 'La Nación)...

Crítica:


La miniserie da mucho miedito, porque demuestra que todos aquellos que buscan notoriedad a toda costa saben donde están los nichos de los mercados donde existen mayores posibilidades para alcanzar sus objetivos. Todos vemos cientos de vídeos, muy visitados, compartidos y enviados a conocidos, en los que a muchos animales, y especialmente a los gatos, porque son más manejables, a causa de su tamaño, que su gran rival doméstico el perro, vestidos con camisetas, tocando instrumentos, lavando vajilla y realizando otras actividades que gustan mucho al que ve estos productos, pero no parece que tanto a los felinos. Alguno parece que ha recuperado una vieja costumbre, (no siempre la sociedad ha respetado a los animales ), la de martirizarlos o incluso matarlos, a sabiendas de que eso les proporcionará muchas visitas y más de un like. Las redes sociales nos muestran que toda moneda tiene haz y envés, y que a la exhibición del desprecio hacia el dolor y la muerte, al que se se une últimamente la falta de empatía, corresponde la existencia  de quienes se sienten justicieros y deciden ponerse a investigar por su cuenta, apoyados en periódicos sensacionalistas como The Sun.

Los críticos han valorado positivamente estas acciones, pero pasan por alto el riesgo que supone que masas incontroladas, como muestra el documental, se dediquen a localizar a gente con características parecidas al que se ve de forma borrosa e incompleta en el vídeo, lo que pone a cualquier ciudadano que cuelgue su fotografía en las redes a los pies de los caballos, si los 'investigadores' creen que se parece al que buscan por todo el mundo; tampoco sabemos el resultado que puede tener para una mente enferma la constatación de que su forma de actuar tiene semejante respuesta en todo el mundo. De hecho, como se ve en el primer episodio, como consecuencia de estas actividades, un joven afectado por una depresión acaba suicidándose al verse señalado. Cuando las cosas se ponen feas, una de las activistas del grupo, que trabaja en un Casino de Las Vegas, no sabe cómo decirle a su jefe que la amenazan porque en su puesto de trabajo y en su jornada laboral se ha entregado a estas pesquisas. Entre los asesinos en serie y los cazadores de criminales están provocando que las redes den 'miedito' a cualquier honrado ciudadano, más o menos exhibicionista.




Comentarios