Siempre el mismo día. Lone Scherfig. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a su autor

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza para la difusión del film


ROMANCE EN CUALQUIER CIUDAD DE OCCIDENTE; UNA HISTORIA DE MARIA BRAUN A FINALES DEL SIGLO XX, EN ÉPOCA DE PAZ.


Ficha técnica:


Título original: One Day
País: Estados Unidos
Año: 2011
Duración: 108 minutos
Género: drama romántico

Dirección: Lone Scherfig
Guion: David Nicholls, basado en su novela
Casting: Lucy Bevan
Dirección de fotografía: Benoît Delhomme
Música: Rachel Portman
Edición: Barney Phillip
Dirección artística: Martin Kelly
Decoración del set: Dominic Capon

Diseño de Vestuario: Odile Dicks-Mireau
Maquillaje y peluquería: Jo Adams

Productor: Nina Jacobson
Productor ejecutivo: Tessa Ross
Diseño de producción: Mark Tildesley
Compañías productoras: Focus Features, Color Force, Random House Films; distribución: Netflix

Intérpretes:


Anne Hathaway: Emma,
Jim Sturgess; Dexter,
Tom Mison: Callum,
Josi Whittaker: Tilly,
Tim Key: Modisto,
Rafe Spall: Ian,
Joséphine de La Baume: Marie,
Patricia Clarkson: lison,
...

Sinopsis:


Emma (Anne Hataway) y Dexter (Jim Sturgess) se conocen el día de su graduación universitaria, un 15 de julio. Ella es una chica idealista de clase trabajadora, él, en cambio, es un joven rico con ganas de comerse el mundo. Durante veinte años, cada 15 de julio, se muestra su vida cotidiana y lo extraordinario de su amistad. Por fin, un día, y tras sendos fracasos personales, se percatan de que lo que había estado buscando durante años lo tenían ante sí.


Lo que se dice:


El film he sido muy bien valorado por la prensa a una lado y otro del Atlántico como revelan las notas medias que otorga la página española Filmaffinity, 6,3, basada en una participación inusual en este sitio, 14,899 lectores, una media que la página norteamericana Imdb eleva a 7, basada en una participación mucho más eleva: 138,529 usuarios.

Los críticos hacen valorarciones muy polarizadas. Los hay encantados con el film que dirige Lone Scherfig, entrelos que se encuentra Jordi Costa, muy familiarizado con ' Scherfig'  y el guionista Nichols, que, según él crítico, imparten una lección magistral de concreción narrativa y conocimiento de las fragilidades humanas (¿¿¿???), pasando por Noel Ceballos (Fotogramas) que valora sobre todo la 'fontanería narrativa', cuyo resultado es una película hermosa, en el sentido que es la vida, no las películas (Mick Lasalle, SFGATE), hasta Peter Travers (Rolling Stone) que la define como una chorrada lacrimógena, adaptada por el propio Nichols de su novela...

Crítica:


Hay algo cierto en el análisis rápido y sesgado de los críticos de los grandes rotativos: 'Siempre el mismo día', es una fecha elegida por el escritor a su arbitrio como soporte de la narración, con el objetivo de observar en esa fecha de julio, el día 15, día en el que los restos de San Swithun, (San Suituno), fueron exhumados y trasladados en un relicario a la vieja catedral Old Minster de Winchester, con el objetivo de utilizarla como una metáfora de la leyenda según la cual si llueve ese día lo hará los cuarenta días siguientes (aquí se computan años). Se trata de observar si siguen vivos los sentimientos de dos personajes que se 'encontraron', en el sentido más intenso de la palabra', ese día de 1988, constatándose que en aquel momento surgió un amor difícil de enterrar como los huesos del santo. En efecto, el film se ve bien, lo cual indica que detrás hay un buen storyteller, tanto de la pluma como de la cámara, que se ensimisma en eso que se ha dado en llamar 'amor romántico', que sectores feministas llaman 'mal amor' (parece que siempre hay damnificados) pero del que pocos han podido librarse a lo largo de su vida. Los coreanos advierten de que tras la primavera llega el otoño, pero se dan un margen que Lone Scherfig no está dispuesta a aceptar, a pesar de querer a sus personajes.

Dice la sinopsis que 'Siempre el mismo' día narra el romance de una chica idealista de clase trabajadora y un joven de la clase alta, pero el discurso cinematográfico esconde estos datos; el hecho de que Emma, una aspirante a novelista trabaje de camarera en un chiringuito mejicano después de su licenciatura no significa nada como todos sabemos. Son muchos los jóvenes burgueses que, a pesar de recibir el apoyo económico de sus padres, se dedica temporalmente a estas tareas (la propia protagonista, cuya ascendencia es totalmente opaca, declara ese carácter temporal de su trabajo en un momento determinado), y, si, a causa de la soledad, la desorientación o cualquier otro motivo en el que no se profundiza hasta que no llega el día de San Swithon, forma una pareja con alguien tan despistado como ella, de pronto la vemos como una escritora con un estatus elitista, bien vestida, novia de un músico de jazz, viviendo en un pisito más que aceptable. Ella es la culta, él el triunfador joven, al que la ausencia de esfuerzo ha convertido en presentador de programas de telebasura (para el artista la cuna es solo un mueble, dicen los coreanos), gracias a los que gana dinero, mientras disfruta del favor de un público voluble, y tiene la oportunidad de 'ligar' con jóvenes frívolas y atractivas. Sólo cuando todo le falle recordará ese amor que está enterrado en la vieja catedral.

El film se ve muy bien, y tanto Hataway como Sturgess tienen una gran responsabilidad en ello. La mirada de Lone Scherfig es más abierta respecto a la relación entre un hombre y una mujer jóvenes, en igualdad de condiciones, que deciden no comprometerse, lejos de la distopía de An Education, pero poniendo un límite a la duración del amor romántico, un fin de tintes trágicos. Se ve muy bien e interesa, lo que no es poco.

Disponible en Netflix.

Comentarios