Derry Girls (Serie TV). Lisa McGee. Ficha técnica, reseñas de prensa y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza para la identificación del film


LA MADURACIÓN DE UNAS ADOLESCENTES IRLANDESAS ENTRE LA GUERRA Y EL PROCESO DE PAZ.


Ficha técnica:


Título original: Derry Girls
País: Reino Unido
Año:   2018
Temporadas :2; episodios: 12; duración : 22 minutos aproximadamente
Género: Sitcom

Creador: Lisa McGee
Directores: Lisa McGee y Michael Lennox
Guion: Lisa McGee
Casting: Carla Stronge
Dirección de fotografía: Oliver Russell
Dirección artística: Francis Taaffe, Tracey O'Hanlon
Decoración del set: Kevin McCabe

Diseño de Vestuario: Cathy Prior
Diseño de maquillaje y peluquería: Clare Ramsey

Productores: Sam Pinnell, Catherine Goslin Fuller
Productores ejecutivos: Caroline Leddy, Liz Lewin, Lisa McGee, Jimmy Mulville, Fiona McDermott
Diseño de producción: Nicola Moroney
Compañías productoras: Hat Trick Productions, Channel 4 Television; distribuidora: Netflix


Intérpretes:

Saoirse-Monica Jackson: Erin  Quinn,
Louisa Harlanda: Orla McCool,
Nicola Coughlan: Clare Devlin,
Jamie-Lee O'Donnell: Michelle Mallon,
Dylan Llewellyn: James Maguire,
Tara Lynne O'Neill: Mary Quinn,
Kathy Kiera Clarke: Sarah McCool,
Tommy Tiernan: Gerry Quinn,
Ian McElhinney: Joe McCool,
Siobhan McSweeney: Hermana Michael,
Leah O'Rourke: Jenny Joyce,
Claire Rafferty: Miss Mooney,
Kevin McAleer: Tía Colm
...


Sinopsis:


En pleno conflicto político entre Irlanda del Norte e Inglaterra, católicos y protestantes, en la década de los 90, cinco estudiantes de una escuela religiosa y segregada se enfrentan a los retos de la adolescencia.

Lo que se dice:


La serie ha sido muy bien valorada por la prensa y el público occidental, como se pone de manifiesto en las notas medias que ofrecen páginas como la española Filmaffinity que publica una nota media de 7,3, basada en el voto de 2,250 lectores, una media que Imdb eleva a 8,3, según la valoración de 21,360 usuarios. Aunque no hay críticas negativas, si hay una clara alineación de los creadores de opinión de un lado y otro del Atlántico, siendo las norteamericanas, por razones obvias más favorables al resultado final de la serie. Valentine Morillo (Fuera de Series) recomienda encarecidamente 'Derry Girls', a la que tacha de comedia divertidísima que enamorará a los espectadores; Robyn Bahr (The Hollywood Reporter) la nomina su comedia favorita del año; John Doyle (The Globe and Mail, Canadá) tras definirla como pequeña obra maestra, la recomienda de todo corazón. En Inglaterra  se introducen matices: Rebecc Nicholson (The Guardian) la tilda de absurda, profana y brillante, tan tonta como espabilada; para David Sexton (London Evening Standard ) resulta refrescante por la manera en que se enfrenta a estas chicas...



Crítica:


Derry Girls es una sitcom irlandesa, serie que se divide en dos partes, con seis episodios breves cada una: en la primera pasa de puntillas sobre los acontecimientos históricos que en el siglo pasado ensangrentaron y causaron dolor en Irlanda del Norte, con episodios tan graves como el que se denominó Domingo sangriento, 1972), en el que una manifestación en Derry a favor de los derechos de las mujeres y en contra del encarcelamiento sin juicio de sospechosos de pertenecer al IRA, acabó con una matanza que inmortalizó U2 en 'Sunday Bloody Sunday'; las bombas, los controles militares y la atmósfera de guerra en la que inician su camino hacia la independencia  cinco adolescentes, alumnas de un colegio segregado católico (en Irlanda el catolicismo forma parte de la esencia de ser irlandés), al que se incorpora un chico inglés, primo de una de ellas, James, que tiene serias dificultades de convivencia con sus compañeras; entre otros conflictos, uno que no carece de importancia, es que en estos colegios no hayan servicios para los chicos. Pero, como parece ser lo normal, los adolescentes, aunque implicados emocionalmente de forma tangencial en el conflicto, tienen una prioridad: tranquilizar sus hormonas. Un inglés será imperialista y protestante, pero, sobre todo es un ser del sexo opuesto a  conquistar. Pinceladas discontinuas, y grandes elipsis, que pueden rellenar los conocedores de la reciente historia de Irlanda, que cada año es humillada por la marcha de los unionistas que celebran su triunfo sobre los nativos en la Batalla del Boyne, (1690) en la que Guillermo de Orange derrotó al rey católico Jacobo II., lo que pone en evidencia la gravedad de unas heridas cuya denuncia constituye el background del relato.

La serie, ni formal ni discursivamente, responde al momento en que estamos viviendo; aporta una mirada histórica, aunque con grandes elipsis,  crítica y desacralizadora de sus protagonistas irlandeses (los ingleses-protestantes apenas tienen presencia en el film), a menudo incluso ridícula, en varios momentos verdaderamente hilarantes: cuando las niñas obsesionadas creen que una virgen de la escuela les sonríe y llora y ha resucitado al perro muerto de una de ellas,  la intermediación con Dios de un sacerdote narcisista y petimetre o la aparición, durante la noche de la monja que se presenta  como la única tutora, profesora y cuidadora de sus alumnas, cubierta con un batín nocturno en una actividad que exige pernoctación, colocado encima del hábito, sin que podamos imaginar qué significa esta indumentaria. La segunda parte aborda el clima que se va creando en el país tras el pacto con el IRA y el liderazgo de Gerry Adams, un tiempo en el que entran ya profesores seglares en los centros, las chicas cambian el color de sus caminas de blanco a morado, algunas salen del armario, y se favorecen intercambios culturales con chicos protestantes ingleses, que demuestran ser todavía más puritanos que las desinhibidas alumnas irlandesas, que están quitándose el corsé. Una evolución en la que se suceden los pasos hacia adelante y hacia atrás; hoy las escuelas irlandesas suelen ser, en su mayor parte segregadas. El film capta la idiosincrasia de parte de estas islas, separadas del continente europeo, que han hecho naufragar los grandes hitos en la marcha hacia la construcción de los Estados Unidos de Europa (Irlanda rechazó el Tratado de Niza, e Inglaterra ha abandonado la Unión mediante el proceso del Brexit), y nos muestra la precariedad en que se mueven las clases medias, con anécdotas tan estrafalarias como la de que cinco chicas y un chico puedan acabar con las compras de dulces navideños en unas pocas horas; los colegios y los lugares de entretenimiento son también modestos, y la fotografía se adapta a una realidad de tonos marrones.





Comentarios