Sisifo. Jin Hyuk, Ficha técnica y crítica.

 



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza para favorecer la identificación del film


EL FUTURO REFLEJO DEL PASADO: ¿TÚ COTIZAS? YO PAGO 400,000 WONES CUANDO TODOS SABEMOS QUE EN 2040 NO HABRÁ PENSIONES.


Ficha técnica:


Título original: Sijipeuseu: The Myth (serie televisiva)
País: Corea del Sur
Año: 2021
Temporada 1; episodios 16; duración: 60 minutos
Género: ciencia-ficción, fantástico, drama, intriga

Dirección: Jin Hyuk (Legend of the Blue Sea, 2017); Doctor Stranger, 2014...)
Guion: Jeon Chan-ho, Lee Je-in

Productores: Park Joon-seo, Park Sang--eok
Productores ejecutivos: Jung Seung-son
Compañías productoras: JTBC Studios; distribución JTBC, Netflix


Intérpretes:


Cho Seung-woo: Han Tae-sul,
Park Shin-Hye: Kang Seo-hae,
Tae In-ho: Edward 'Eddy' Kim,
Jeong Hye-in: Kim Seo-jin,
Kim Jong-tae: Kang Dong Ki,
Sung Dong-il: Presidente Park,
Chae Jong-hyeop: Choi Jae.sun,
Cho Jung-woo: Seung Hwang.hyun,


Sinopsis:


Un inexplicable incidente lleva a un genio de la ingeniería a descubrir peligrosos secretos del mundo y embarcarse en un viaje junto con una mujer del futuro. 


Lo que se dice:


Hay todavía pocas referencias, pero las que se encuentran son muy buenas. Imdb le atribuye una nota media de 7,1, basada en 1265 votos. Los argumentos que dan los críticos son muy limitados porque se basan en el primer capítulo, que introduce a los espectadores en un universo extraño que apenas comprenden, y que impide deducir que hay detrás de un título tan genérico en inglés como The Myth; se introduce una ficha técnica muy limitada, porque escasean al parecer los traductores de coreano y las traducciones se limitan a la inscripción de subtítulos en diferentes idiomas.

Las cosas que se dicen son generalidades del estilo de una buena producción y un magnífico elenco de actores que la convierten en una de las series más prometedoras del año (Daniel Hart, Ready Steady Cut);  la acción estalla en un primer capítulo vibrante, con mucha intriga y misterio (Greg Wheeler, The Review Geek).


Breve crítica:


Los usuarios de Netflix son conscientes de la actividad febril de una plataforma que, mientras Occidente se ahoga en una pandemia que parece incompatible con la idiosincrasia de un número importante de sus ciudadanos, no cesa de vomitar series y películas que la prensa norteamericana, la más acostumbrada a convivir con la industria del cine, valora muy positivamente. Desde el principio entendemos por qué en España se ha precisado el nombre del mito y se le ha señalado como Sísifo, el rey fundador de Corinto, castigado cruelmente con una pena que consistía en empujar cuesta arriba por una montaña una gran piedra que se le escapaba antes de llegar a la cumbre y tenía que descender y volverla a subir, repitiendo el movimiento incesantemente, algo similar a lo que le ocurre a Han Tae-sul, (interpretado por Cho Seung-woo), atormentado por la muerte de su hermano diez años atrás. Los emigrantes no vienen de otro continente, sino de otro tiempo, y en torno a ellos se organiza el mismo sistema de control que el que impide que los extranjeros atraviesen las fronteras para llegar a una zona de imaginada prosperidad, que desde el futuro ofrece un escenario parecido al de ' Soy leyenda' de Francis Lawrence realizado en 2007 cuando todavía no se había producido la primera crisis global que estalló en septiembre de 2008 tras la caída de Lehman Brothers;  Sisifo es un film que no evita un relato apocalíptico, que ya ha entrado a formar parte del imaginario coreano, 

Desde el primer momento se ve la influencia de las grandes superproducciones norteamericanas, con una actualización de la tecnología (Han Tae-sul es un ceo del conglomerado más importante de Corea, no por casualidad de innovación tecnológica). Si bien es cierto que algunos aspectos técnicos no los entendemos bien, como la forma en que protege el cristal frontal del avión que protagoniza la acción del primer episodio, ni cómo logra evitar la catástrofe, hay otros que se hayan más cerca de los dispositivos audiovisuales, no sólo los medios, actuales y como consecuencia se parecen más a los que conocemos que los que imaginó Steven Spielberg en Minority Report, un film que no sólo innovaba formalmente, sino que ponía a prueba la capacidad de guionista y del director de predecir un futuro inmediato en el que el miedo empujaría a amplios sectores de países desarrollados a iniciar su propia decadencia justificando recortes de libertades y guerra preventiva. Esta antorcha la han recogido los coreanos del Sur y nos auguran un futuro apocalíptico en el que las ciudades abandonadas se convierten en el imperio de los roedores a los que no les hace falta el dinero ni físico ni virtual.

La factura es magistral y la historia está muy bien contada, como es habitual en el cine coreano, el mejor que se está haciendo en este momento. En esta historia de ciencia-ficción contextualizada en un periodo de crisis, lo que convierte su background en distópico, no falta la 'firma' que caracteriza las series de este país: cámaras lentas y músicas melódicas que anuncian que el romance no anda muy lejos de relatos más o menos intensos, si bien al incorporar como protagonista la acción el contacto físico, no siempre agradable en este género en el que predominan los golpes, se impone al escasísimo contacto sentimental casi inexistente en un cine que se cuestiona con frecuencia la posibilidad de la pareja trascendida a cualquier tiempo o lugar, muy bergmaniana, que algunos espectadores occidentales, acostumbrados al cinismo que impera en nuestros lares, no acaban de entender. Entre otras cosas porque la decisión de no compartir habitación con la pareja se caracteriza por ser una decisión consensuada y de buen rollo, sin la amargura, la crueldad  y el maltrato psicológico que hacen tan intensas las historias del gran cineasta sueco.

La serie dura más de 16 horas, un característica que la distancia de las películas que se exhiben en los cines, y que exige una reflexión más profunda que estos apuntes iniciales y que haremos más adelante. Disponible en Netflix.

Comentarios