El inocente. (Miniserie TV). Oriol Pablo. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías  productoras y distribuidoras

Se utiliza para favorecer la identificación del film


DEMASIADAS EMOCIONES PARA UN DÍA SOLO...VIOLENCIA, SEXO Y DROGAS, PERO SIN ROCK-AND-ROLL


Ficha técnico-artística:


Equipo técnico:


Título original: El inocente
País: España
Año: 2021
Duración: 50 minutos
Temporada 1; episodios 8; duración: 50 minutos
Género negro, policcíaco

Creación y dirección: Oriol Paulo
Guion: Jordi Vallejo, Oriol Paulo, Guillem Clua, basado en la novela The Innocent de Harlan Coben, adaptada por Oriol Paulo y Jordi Vallejo
Casting: Irene Roqué
Dirección de Fotografía: Bernat Bosch
Música: Fernando Velázquez
Edición: Guillermo de la Cal, Pau Itarte, Judith Miralles
Decoración del set: Gina Bernadó Muntané

Diseño de vestuario: Miguel Cervera


Productores ejecutivos: Belén Atienza, Harlan Coben, Jesús de la Vega, Sandra Hermida, Eneko Lizárraga, Oriol Paulo, Alba GarridoLaura Rubirola
Compañías productoras: Sospecha Films, Netflix España, Think Studio; distribuye Netflix


Elenco artístico:


Mario Casas: Mateo Vidal,
Aura Garrido: Olivia Costa,
Santi Pon: Gallardo,
Alexandra Jiménez: Lorena Ortiz,
José Coronado: Teo Aguilar, 
Juana Acosta: María Luján,
Miki Esparbé: Aníbal Ledesma,
Martina Gusman: Kimmy Dale,
Xavi Sáez: Sáez, 
Ana Wagener: Sonia,
Susi Sánchez: Hermana Irene,
Gonzalo de Castro: Jaime,
Anna Alarcón: Zoe,
Josean Bengoetxea: Comisario Ollete,
...


Sinopsis:



La vida da un giro radical al verse implicado en una pelea y matar a un hombre en un club. Años más tarde, la  felicidad parece estar a su alcance. Su mujer, Olivia, está embarazada y la pareja está a punto de conseguir la casa de sus sueños, pero una llamada desde el móvil de Olivia vuelve a complicar la vida de Mat por segunda vez.


Lo que se dice:



La prensa ha recibido muy favorablemente la serie creada y dirigida por Oriol Pablo, una circunstancia que refleja la página española Filmaffinity, 6,8, basada en los votos de 5,925 usuarios, una media que la norteamericana eleva a 8,0, de acuerdo con la valoración de 10,232 usuarios. Los argumentos que dan los críticos son que la sarie es un canto a las matrioshkas, un culpable dentro de otro culpable; (Ángel S.Harguindey, diario 'El País); adaptación con buen pulso (Juan Manuel Freire, Diario 'El Periódico'); una serie que te involucra (Berto Molina, El Confidencial); hay problemas para entender la intriga (Joel Keller, Decider);  extremadamente adictiva y entretenida (Karina Adelgaar, Heaven of Horror); impecable factura (Marcelo Stiletano, Diario 'La Nación).


Crítica:



Una serie de marcado talante masculinista, cine de acción policiaco emulando al norteamericano, en el que de forma torpe se amontonan los efectismos a golpe de tragedia (los primeros pasos del primer episodio son de un carácter tan luctuoso que anuncian un film a la española, no ya inverosímil como afirmaba esta mañana en la SER Javier Ocaña, sino increíble, -increíble que puedan azotar tantas desgracias a un individuo en tan poco tiempo-, extenuante y embrollado ); como dice  Ángel S.Harguindey es una matrioshka de culpables, responsables de una manera u otra de una muerte, incluidas las FARC , los corruptos de los Ayuntamientos, los jueces, los policías, las monjas, el protagonista, su mujer, etc., etc., y los gánsteres demasiado castizos y de medio pelo, algunos con pretensiones de poder hacer caer el estado. La acción se apoya en todo momento en un narrador que nos cuenta lo que las imágenes no explicitan, y el embrollo resultante es tan grande que según el mismo crítico, si se hubiera programado un capítulo por semana, no hubiera funcionado, siendo especialmente apta para los aficionados a pegarse un atracón. Ni moralina ni efectivo desarrollo del contexto y los personajes, aunque sí mucha cháchara.

Choca el valor que se atribuye a la utilización de la segunda persona en el segundo capítulo que simplemente sirve de apoyo  para presentar a la víctima y sacar conclusiones sobre su cruel destino;  no parece que se trate de una contextualización que potencie el relato y que ayude al espectador a quedar atrapado por la historia ni  siquiera el que se informe de diversas formas, como de pasada, del origen colombiano de la muerta y la oscura relación entre la mujer, una monja y las FARC, por lo que resulta complicado, ya en el capítulo cuarto, seguir la pista al personaje que interpreta Coronado, miembro de la UDEF (Unión de Delincuencia Económica y Fiscal), que se encarga de contar todo lo que el film no explicita, y cuya extensa información a la policía que lleva el caso da la impresión, aunque sólo sea por el nombre de la institución  de ser un guiño a ciertos asuntos que los jueces investigan en la actualidad, relacionados en la ficción con la trata de blancas y la corrupción de menores. Llegados al ecuador de la serie, superados los cuatro episodios que se señalan como los más interesantes, comenzamos a sentir cierto cansancio y a perder el interés por lo que resta. 

Comentarios