Hijos de la 'ndrangheta. Giacomo Campiotti. Ficha técnica y crítica.

 



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se usa para favorecer la identificación del film


EL RIESGO DE CORTAR EL NUDO GORDIANO DE LAS ORGANIZACIONES CRIMINALES.


Ficha de identificación:


Título original: Liberi: Di Scegliere

País: Italia

Año: 2019

Duración: 128 minutos


Equipo creativo y técnico:


Director : Giacomo Campiotti

Guion: Sofia Bruchetta, Ivano Fachin, Giovanni Galassi, Monica Zapelli, Tomasso Matano

Casting: Claudia Mignosi

 Dirección de Fotografía: Stefano Ricciotti

Música: Stefano Lentini; edición musical.

Montaje: Roberto Missiroli

Sonido: Glauco Puletti

Edición: Fiorella Di Mambro

Puesta en escena: Sabrina Ballestra


Diseño de Vestuario: Gaia Calderone

Departamento de maquillaje: Adrianna Lumare


Productor (RAI) Marta Aceto, Angelo Barbagallo. Maria Panicuci

Director de producción: Franceso Lopez

Organización general: Maria Panicucci

Compañías productoras: co-producción RAI Fiction y Bibi Film TV. con la contribución de Calabria FilmCommission, Regione Calabria, Regione Puglia, Europa. Apulia Film Comission; distribución: RAI 1, Netflix


Elenco artístico:


Alessandro Preziosi: Marco Lo Blanco,

Nicole Grimaldo: Enza,

Carmine Buschini: Domenico,

Federica Sabatini: Teresa,

Federica De Cola: María,

Corrado Fortun: Enrico,

Vincenzo Palazzo: Giovanni,

Andrea Bellisario: Gaetano,

Lollo Franco: Presidente del Tribunal,

Naike Silipo: Sig.Ra Lo Blanco,

Francesco Colella: Antonio,

Marco Gambino: Abogado,

Samuel Carrino:  pequeño domenico,

Karola Mazzei: pequeña Teresa,

...


Sinopsis:


Esta película está basada en una historia real. La Indargheta es una organización criminal presente en todo el mundo , con ingresos anuales de más 55000 millones de euros. La familia es la base de su estructura criminal y el poder se transmite siempre de padres a hijos.

El film da comienzo a su historia el 24 de diciembre de 2006 en Villa San Gioanni- Stretto di Messina, y sus protagonistas son un juez que pretende dar un golpe decisivo a la 'Ndrangheta, asociación criminal, cuyo nombre procede del vocablo griego andragathia (hombría y virtud, en el sentido clásico del término), procedente de Reggo Calabria, y que se diferencia de la mafia en la manera de reclutar a sus miembros, una gleba procedente de la propia familia. El juez, decidido a cortar el nudo gordiano de la organización, que obtiene beneficios que representan el 3,5 del pib italiano, toma las decisiones legales necesarias para separar a los menores de sus familias.

Basado en una historia real, con la dramatización necesaria para alejar el relato de sus autores y evitar daños a terceros, concluye con una información importante: "El juez y sus colaboradores ya no están solos. La Asociación Libera, los Ministros de Interior y Justicia, la Oficina Nacional Antimafia y la Conferencia Episcopal trabajan con ellos". Desde 2012 el Tribunal trasladó a  40 menores, que ahora estudian y viven como sus coetáneos, libres de miedo y con capacidad de elegir; muchas madres colaboraron con la justicia para sacar a sus hijos de la caverna.


Lo que se dice:

Todavía no hay reseñas, y sólo la página norteamericana Imdb de una nota media de 6,3, basada en 105 votos.


Crítica:


El tema de las organizaciones mafiosas siempre ha ocupado un lugar preferente en el cine negro desde su origen, pero en esta ocasión Giacomo Campiotti desplaza su foco desde Sicilia a Reggio Calabria, en el estrecho de Mesina, frente a las costas sicilianas, con el objetivo de ampliarlo y situarlo sobre una organización menos conocida que la Mafia, la 'Ndrangheta, que como la Cosa Nostra, extiende sus tentáculos por todo el mundo. Se caracteriza por reclutar a sus miembros en el seno de la familia y ser más discreta que sus homólogas italianas en sus ajustes de cuentas, aunque suelen amenazar a quienes molestan sus actividades enviándoles una bala dentro de un sobre, algo que apenas incide en la voluntad del juez que decide separar a Marco de su padre. El cineasta y sus guionistas toman una decisión clara: no desviarse de la trama principal y mandar un mensaje muy claro sobre dos conceptos contrapuestos en este contexto: La Ley y la Familia. La familia nunca recurre a la Ley, y en caso de necesidad se toma la justicia por su mano. Lo cierto es que Giacomo Campiotti un director que se formó en pedagogía en Bolonia y formó parte del grupo Ipotesi Cinema, una escuela de cine creada por Ermanno Olmi en Bassano del Grappa, basada en una filosofía de la observación y documentación de la realidad, consciente del significado ético y social del cine *, utilizando las posibilidades democráticas de los medios de grabación digital, demuestra en este film que distribuye Netflix que interiorizó bien las enseñanzas que le proporcionaron ambas materias.

El film es claro y conciso, va directo al grano sin giros innecesarios, y está protagonizado por un elenco de actores atractivos, bien escritos, bien dirigidos y muy convincentes. La película cumple con sus objetivos de entretener, formar e informar a sus espectadores acerca de la corrupción en que se sustentan hechos que, generalmente, los ciudadanos interpretan de manera errónea, teniendo en cuenta tan solo al individuo, sin tener capacidad de discernir que hay detrás de cada político, empresario e incluso funcionarios de cualquier ámbito .Curiosa la secuencia que contempla un pequeño incidente de tráfico, en el que intervienen el psicólogo que atiende a Marco, Marco y un automovilista, que pone precio al rasguño y exige su pago inmediato; el psicólogo es incapaz de salir del lío, pero la voz potente y segura de Marco, un menor, la que pertenece al que habla con energía por una única razón, porque puede, son muy elocuentes. Es interesante el análisis del papel que juegan las mujeres, sumisas y obedientes, siempre temiendo por la vida de sus hijos que, generalmente, acaban como todos los miembros de la familia: en la cárcel por un montón de años, o viviendo en un zulo con una única ambición, acumular billetes, conviviendo únicamente con un grupo de cerdos, en sentido literal. El amor al dinero acaba oscureciendo el auténtico sentido de la vida, la esencia del ser humano: poder vivir libremente, aunque sea durmiendo en la calle. Un periodista de la serie coreana Netflix nos recuerda, por si lo hemos olvidado, que el indigente que duerme en el pavimento es tan vecino nuestro como el que lo hace en su mullida cama. Esta es la lección que aprenden el joven Marco y su hermana Teresa. La madre no puede partir con ellos porque debe quedarse en el hogar cuidando del hijo mayor que cumple condena en la cárcel.

Todas las secuencias contribuyen a contar esta historia sencilla pero intensa, que muestra que plataformas como Netflix no solo se van consolidando, sino que van introduciendo en su nómina a antiguas glorias del cine concebido para ser proyectado en las salas. Barry Jenkins declara, al hablar de 'Ferrocarril subterráneo' que ha optado por el formato de serie con varios episodios, filmada para la televisión, porque el streaming permite no sólo oscurecer la habitación que elige el espectador para disfrutar de la historia que le cuentan, sino la compañía con la que desea ver el film, al tiempo que le ofrece la posibilidad de retroceder cuando no ha entendido algo o el momento en que quiere disfrutar de cada parte de la obra; el futuro ya está aquí.





* Siempre consciente del significado ético y social de las películas que produce. Ipotesi Cinema.com

Comentarios